Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Miguel Puertas, socio director de Asset Growth EAFI

«Los bancos sí cobran por asesorar al inversor, pero lo ocultan»

Esther García López

Miguel Puertas es un adalid de las Eafis que defienden los intereses de sus clientes frente a los bancos. Afirma que Asset Growth practica un asesoramiento financiero «independiente y transparente» y que la banca no siempre lo hace.

Miguel Puertas constituyó Asset Growth EAFI en 2012, cuando un grupo familiar, al que había asesorado informalmente en la gestión de su patrimonio durante 15 años, le pidió que les ayudara a constituir un family office. Durante el proceso surgió la idea de cambiar la misión de la empresa y pasar de estar dedicada a una familia a hacerlo a múltiples familias. Así cambió su misión para ser un multifamily office.

¿En qué se diferencia su Eafi de otras empresas de asesoramiento financiero?

Nuestro modelo de asesoramiento es totalmente independiente. No percibimos compensación o beneficio alguno de terceros (bancos, gestoras, sociedades de valores). Nuestros ingresos proceden exclusivamente de los honorarios abonados por nuestros clientes. Además, no tenemos productos de inversión propios que intentemos comercializar. Todo esto nos hace ser totalmente transparentes y nos permite recomendar aquellos productos que creemos que mejor se ajustan al perfil de riesgo del cliente. También contamos con un equipo de profesionales con muchos años de experiencia en Londres y Nueva York que nos da un conocimiento privilegiado de los mercados internacionales.

¿Cómo afectará la implantación de MiFID II a las Eafis? 

Si la implementación de MiFID II se hace correctamente debería de traer más transparencia al sector de la gestión de activos. Ahora pocos inversores son conscientes de las comisiones que les cobran las entidades gestoras, bien directas o vía retrocesiones de terceros. Incluso cuando un inversor solicita un detalle exhaustivo de las mismas, las entidades no lo ofrecen. Esto hace creer a los ahorradores que los bancos no cobran por el asesoramiento o comercialización de los fondos de inversión. La realidad es bien distinta, ya que en muchos casos hasta el 50 por ciento de las comisiones de los fondos las perciben los bancos que comercializan esos fondos. Con MiFID II esto va a cambiar pues obligará a las entidades a detallar las comisiones cargadas a los clientes. Con ello se conseguirán dos objetivos: mejorar la transparencia y poner en valor la calidad del asesoramiento de cada entidad.

¿Los inversores son conscientes de que el asesoramiento financiero hay que pagarlo?

Debido a los costes ocultos del servicio de asesoramiento de los bancos, a algunos inversores les cuesta entender por qué han de pagar a un asesor independiente. Según su entendimiento, el banco proporciona el mismo servicio gratis. La realidad es muy distinta. De media, los bancos cobran de forma oculta mucho más que los asesores financieros, por ello el inversor final obtiene menor rentabilidad sobre su inversión. En el caso de Asset Growth, la rentabilidad obtenida en las carteras de inversiones recomendadas a clientes ha mejorado la que éstas tenían cuando solo las asesoraba el banco, debido a que recomendamos los productos que creemos que mejor rentabilidad proporcionan dado un nivel de riesgo y porque aseguramos que las comisiones cobradas por las entidades financieras custodiadoras de los activos de nuestros clientes son justas. Estos dos beneficios hacen que nuestros honorarios se paguen solos y que la rentabilidad final del inversor sea superior. Además, los banqueros privados son remunerados, principalmente, por la captación de activos y no por la rentabilidad ofrecida a los clientes. Por ello, en muchos casos, su trabajo se centra en conseguir nuevos clientes, relegando a un segundo plano el servicio a sus actuales clientes. 

¿Por qué en España la bancarización de la gestión patrimonial es mayor que en otros países?

Hay dos motivos. El primero es que no tenemos la misma tradición de gestión patrimonial que tiene EE. UU. o Inglaterra. El segundo es la existencia de un fuerte lobby bancario que limita la implementación de leyes y normativa que afecte a su cuenta de resultados y que de verdad mejore la rentabilidad de los inversores finales.

¿En qué se diferencia el asesoramiento que da un banquero de banca privada al que dan ustedes? 

Nuestro asesoramiento es independiente y sin conflictos de interés, mientras que el de un banquero privado no siempre lo es. Este comercializa los productos propios de la gestora o del banco para el que trabaja y, en algunos casos, de terceros. Nosotros, al no tener producto propio, solo recomendamos productos de terceros, con lo cual siempre recomendamos el producto de inversión que creemos que tiene más sentido para el cliente dado su perfil de riesgo.

Ustedes están especializados en el asesoramiento de la gestión del patrimonio familiar, ¿qué diferencias existen entre asesorar a una familia y a un particular?

Es diferente porque cuando asesoras a un patrimonio familiar tienes que asegurar que todas las metas y los intereses de cada miembro de la familia se cumplen. No solo es la gestión patrimonial, sino todo el proceso de toma de decisiones, la selección de las inversiones que se hacen, la relevancia de cada uno de los miembros de la familia... Cuando asesoras a un patrimonio familiar a través de un family office tienes que asegurar que los valores son identificativos de cada uno de los miembros, que cada una de las opiniones están bien capturadas en todo el proceso de toma de decisiones, que los objetivos y las misiones de cada uno para con ese patrimonio se cumplen. Todas esas diferencias hay que trabajarlas para que la familia reme en la misma dirección.

¿La empresa familiar es consciente de que debe apoyarse para gestionar su patrimonio en especialistas?

Desde 2008 sí. Todos los escándalos que ha habido durante la crisis: colocación de acciones preferentes, bonos subordinados que se han convertido en acciones, colocaciones en bolsa que han sido inversiones desastrosas... han hecho abrir los ojos a los inversores finales al ver que las entidades financieras tienen ánimo de lucro y no necesariamente son sus amigos. Se han percatado de que sus intereses no están alineados con los de la entidad financiera y es entonces cuando les surge la necesidad de tener a un tercero trabajando a su lado para asegurar que aquellos productos que le comercializa el banco son los más adecuados para su perfil de riesgo y de cara a obtener la rentabilidad que anticipan.

¿Qué inversiones recomendaría ahora a un cliente particular o a una familia para obtener la mejor rentabilidad?

El proceso de toma de decisiones de inversión en España suele estar centrado en rentabilidad. A nosotros nos gusta verlo en función de qué nivel de riesgo estás dispuesto a asumir en tu cartera y en función de esto te diré la rentabilidad que puedes obtener. Ahora, los tipos de interés están en mínimos históricos, por ello vemos mucho riesgo en inversiones en renta fija que haya que vender antes de vencimiento. Esto hace que las carteras de inversiones de clientes las estructuremos de forma bipolar: o bonos de corto plazo a sabiendas de que apenas van a dar rentabilidad o inversiones en renta variable diversificadas a través de fondos o ETFs de España o del resto de Europa, que es donde vemos más recorrido a la renta variable.

publicidad
publicidad
publicidad