16 de Diciembre, 02:44 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

La riqueza de los hogares también toca techo al situarse en 1.260 billones

Las familias baten récords en ahorro financiero

El volumen de activos financieros de las familias españolas fue de 2.063 billones de euros en el primer semestre del año, y su vehículo de inversión favorito son los fondos, en los que invirtieron 8 de cada 10 euros.

La agonía de la crisis, la recuperación del mercado laboral y la buena evolución de los mercados en los primeros meses de 2015 han hecho que el ahorro de las familias españolas en activos financieros bata récords al alcanzar, en el segundo trimestre del año, los 2.063 billones de euros, lo que supone un 4,4 por ciento de incremento en el primer semestre, según datos del Banco de España.

También su riqueza financiera -activos menos pasivos- ha alcanzado un máximo histórico situándose en 1.260 billones de euros. Según fuentes de Inverco, el ahorro financiero neto de las familias españolas, en términos porcentuales sobre el PIB, alcanza el 117 por ciento, frente al 65 por ciento de diciembre de 2008, lo que significa que en poco más de seis años las familias casi han duplicado su riqueza financiera neta. 

Las causas del aumento del ahorro financiero en los hogares las apuntan los expertos. «Desde 2013, la recuperación del mercado laboral y la mejora de las condiciones de financiación de las familias han conducido a incrementos de su renta disponible, lo que les ha permitido destinar parte de su renta a la adquisición de activos financieros. Esto, unido a la positiva evolución de los mercados en los primeros meses de 2015, ha logrado un saldo de activos financieros en máximos históricos, superior al 190 por ciento en términos del PIB», señala José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco. 

Para Javier Gazulla, estratega de Inversión en DiverInvest, estos récords se han debido a una propensión al gasto menor en las familias, a unos ingresos mayores y a la incertidumbre respecto a lo que les depare el futuro. «La crisis ha tocado fondo aunque la herida creada en las familias aún no se ha cerrado. Esto hace que piensen muy bien en cómo utilizar los recursos que poseen, que cada vez son más abundantes», asegura.

Por su parte, Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, apunta que este crecimiento se ha originado por el temor en las familias al desempleo y porque los buenos resultados que han dado los fondos de bonos y de bolsa han atraído dinero

FONDOS DE INVERSIÓN, LOS ELEGIDOS

Ocho de cada diez euros invertidos por las familias este año se dedicaron a suscribir fondos de inversión, que acumulan en 2015 casi el 80 por ciento del total de adquisiciones de activos por parte de los hogares españoles, según informan fuentes del Banco de España.

Además, los buenos rendimientos que han ofrecido en 2014 y 2013 (6,4 y 3,7 por ciento, respectivamente) junto a las características de estos fondos como liquidez, seguridad, buena fiscalidad, diversificación y gestión profesional configuran a este activo financiero como un producto óptimo de ahorro para los particulares.

La preferencia de las familias ahorradoras por los fondos de inversión «tiene su lógica», asegura Víctor Alvargonzález, ya que «los resultados que han dado en los últimos años son espectaculares comparados con los depósitos o la inversión inmobiliaria». 

De la misma opinión es Javier Gazulla, para quien los depósitos, que eran los «reyes del ahorro», ahora «tienen rentabilidades irrisorias» y el riesgo que tienen es demasiado alto para la poca rentabilidad que dan. «Hemos visto el caso de Banco Madrid que nos ha concienciado del riesgo intrínseco que tienen estos instrumentos». Otro de sus atractivos, a su juicio, es la fiscalidad: «Un fondo de inversión se traspasa sin pagar impuestos».

José María Luna, director de análisis de Profim, cree que el ascenso de patrimonio invertido en fondos de inversión va ganando «cotas interesantes y puede ir a más», debido a que la mayoría del ahorro de las familias sigue manteniéndose en depósitos que cada vez ofrecen menor rentabilidad. «Lo lógico es que un ahorrador busque otras alternativas y, si está bien asesorado, estas se localizarán en los fondos de inversión». Añade que seguirá venciendo más dinero en bonos y obligaciones y «salvo que se desee asumir grandes riesgos en inversión directa como deuda o bolsa, lo lógico es pensar que ese dinero será invertido en fondos».

RIQUEZA FINANCIERA, MAYOR QUE NUNCA

Durante el segundo semestre, también ha tocado techo la riqueza financiera de las familias con 1.260 billones de euros. Esto se ha debido tanto al incremento del saldo de activos como a la disminución en 6.252 millones de euros del pasivo financiero de las familias en 2015, que mantienen su proceso de desendeudamiento, colocándose ya en niveles de 2005. «Por una parte, el ahorro de las familias ha aumentado y, por otra, los vehículos de inversión, sobre todo renta variable, han recuperado valor. Esto se suma a que el endeudamiento de las familias se ha reducido y todo ello ha contribuido a que su riqueza financiera aumente», asegura Francisco Marín, presidente del Comité de Servicios a Asociados de EFPA España. 

DEL LADRILLO A ACTIVOS FINANCIEROS

Pero mientras que en poco más de seis años las familias han duplicado su riqueza financiera neta, su riqueza inmobiliaria se ha reducido en un 33 por ciento, pasando de representar el 590 por ciento del PIB, en junio de 2007, al 414 por ciento, en junio de 2015, casi dos billones de euros de destrucción de valor para las familias españolas. Esto, a juicio de José Luis Manrique, se ha debido «al ajuste del precio de los inmuebles y no tanto a las desinversiones». 

En opinión de Víctor Alvargonzález, tras la explosión de la burbuja inmobiliaria nadie se cree que «el ladrillo nunca baja» y los inversores «son conscientes» de la necesidad de diversificar. «Al bajar el precio de los inmuebles también ha bajado el valor del patrimonio inmobiliario».
Para Javier Gazulla este traspaso de patrimonio inmobiliario a financiero es «muy sano y diversifica la riqueza de las familias porque en España el patrimonio inmobiliario es excesivo si se compara con el de otros países».

La mejora económica vuelve a las familias más 'arriesgadas'

La escasa rentabilidad de los depósitos bancarios -que junto al efectivo suponen un 40 por ciento del ahorro financiero de los hogares- ha hecho que las familias pierdan parte de su aversión al riesgo. Esto puede acarrear consecuencias y de ellas advierten los expertos. «Las familias han decidido asumir riesgos y canalizar su ahorro hacia los fondos. Otra cosa es si son conscientes de ese riesgo. No creo que muchas asuman que invertir en un fondo de renta variable puede comportar una pérdida momentánea del valor liquidativo de sus ahorros. Una cosa es menor aversión al riesgo y otra el desconocimiento del riesgo que se asume», afirma Francisco Martín.

publicidad
publicidad