Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

Consenso entre los expertos: Draghi no tendrá más remedio que aumentar el 'QE'

La compra de bonos soberanos, el 'quantitative easing' de Mario Draghi, va movilizar 1,1 billones de euros para intentar revitalizar la economía europea, pero aún así no será suficiente. De acuerdo con una sondeo entre economistas dirigido por Bloomberg, más de dos tercios de los encuestados piensan que el banquero italiano tendrá que aumentar el programa, cuya duración está prevista hasta septiembre de 2016, y la práctica totalidad de estos expertos piensan que este incremento llegará durante los próximos nueve meses.

Es cierto que los economistas ven que la recuperación económica sigue su curso, pero también son conscientes de que es un proceso todavía muy superficial y tenue. Y preocupa también que al final el impulso se quede en nada y desaparezca. El propio BCE ya ha advertido de que la desaceleración del crecimiento global puede erosionar las exportaciones antes de que la demanda doméstica sea la suficientemente robusta como para compensar esta contracción. Por eso, en su última comparecencia, Draghi se encargó de dejar claro que el 'QE' es flexible en tamaño, duración y composición.

"Si bien es cierto que la zona euro está pasando por una fase de crecimiento decente, tal vez por encima de su potencial, los más probable es que no sea suficiente y termine de nuevo en un entorno de bajo crecimiento y con una tasa de inflación peligrosamente cercana a cero", apunta Gianluca Sanna, gestor del banco Monte dei Paschi di Sienna.

En la encuesta de Bloomberg, el 68% de los 41 economistas encuestados opinó que el BCE va a intensificar su programa de compra de bonos. Entre quienes contestaron sobre las fechas, el 65% considera que este anuncio de extensión llegará antes de diciembre. Si en vez de diciembre tomamos como referencia marzo del año que viene, entonces ya el 87% de los expertos piensan que para entonces Draghi ya habrá anunciado la extensión del programa.

En cuanto a la cantidad, el 43% de de los economistas piensa que las compras mensuales del BCE pasarán de los actuales 60.000 millones de euros. Respecto a los activos objeto de las compras, el 29% piensa que Draghi ampliará la gama.

El BCE tiene otros instrumentos de política monetaria aunque con menos control sobre su alcance. Así, por ejemplo, está la quinta ronda de préstamos a los bancos a largo plazo, cuyas peticiones se cursarán la semana que viene, y que tienen como objetivo llegar a empresas y familias de la economía real. Los expertos prevén que las entidades soliciten al BCE unos 70.000 millones de euros. Estos préstamos vencen en septiembre de 2018 y tienen un tipo de interés del 0,05%.

La cuestión de fondo es que, por mucho que las economías europeas hagan los deberes, los riesgo son globales y pueden terminar por desencarrilar toda la recuperación. "La situación interna de muchas economías de la zona euro ha mejorado, sobre todo en España e Irlanda, pero hay vientos en contra, a saber, China, Brasil y otros mercados emergentes", asegura Fabian Fritsche, de la firma Collineo AM. No obstante, este experto piensa que el efecto positivo del descenso de petróleo superará al efecto negativo derivado de las menores exportaciones.

Así las cosas, como apunta Allan McQuaid, de Merrion Capital Group, "todas las opciones están abiertas para el BCE en relación con la intensificación del programa de compra de activos". En un principio, este experto ve una ampliación de la gama de activos, y más adelante un incremento de los importes mensuales, para finalmente extender el programa más allá de de septiembre de 2016.

publicidad
publicidad