25 de Enero, 19:12 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

compra de bonos soberanos

Todos felices con el 'QE' menos Merkel: Teme que los países se relajen

Juan Carlos Barrena (Berlín)

Angela Merkel y su titular de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se cuidarán muy mucho de ofrecer su opinión acerca de la decisión del BCE de abrir aún más la espita de la liquidez con el argumento de que la institución de Fráncfort goza de absoluta independencia. Pese a todo, y desde la localidad suiza de Davos, Merkel advirtió este jueves de que con independencia de las medidas del BCE, «es la política la que debe provocar los impulsos de crecimiento mediante condiciones marco razonables». Además, consideró que ahora no existe un problema de liquidez en los mercados.

Son muchas las voces críticas en Alemania hacia la política de Mario Draghi, empezando por el presidente del Bundesbank. Jens Weidmann ha expresado reiteradamente su temor a que países necesitados de reformas urgentes como Italia o Francia aprovechen el regalo de Draghi para descuidar sus compromisos y tomar prestado más dinero barato en vez de acometer políticas de ahorro. «La presión para una mejora de la competitividad en Europa debe mantenerse, ya que de lo contrario absolutamente nada servirá de ayuda», comentó el lunes Merkel a modo de advertencia.

Más concretos en sus críticas han sido pesos pesados de la economía alemana como el presidente de la Confederación de Cajas de Ahorros, Georg Fahrenschon, quien afirmó que el BCE «está quemando su último cartucho». En vez de llenar aún más la casi rebosante bañera de dinero barato habría que llevar adelante las inevitables reformas estructurales, dijo Fahrenschon. «El BCE se ha convertido en prisionero de sus propios anuncios», lamentó a su vez el gerente de la Confederación Alemana de Cámaras de Industria y Comercio, Martin Wansleben. A su juicio, Draghi «ha jugado sin necesidad su último comodín y eso que predominan los riesgos: los efectos de la compra de deuda soberana sobre el desarrollo de los precios son totalmente inciertos».

Para el presidente de la Federación de Empresas Familiares, Lutz Goebel, el BCE no ha hecho «sino favorecer a aquellas fuerzas que engañan al ciudadano y le hacen creer que Europa será capaz de recuperarse sin reformas ni reducción de la deuda». Y el presidente de la mayor compañía reaseguradora del mundo Munich-Re, Nikolaus von Bomhard, considera que el BCE está poniendo seriamente en juego la confianza, ya que «la crisis del euro sigue estando presente y hay problemas fundamentales sin resolver aún».

publicidad
publicidad