28 de Enero, 23:07 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

BALANCE 2014

Los protagonistas del año en el mundo financiero

Desde Pablo Iglesias a Vladimir Putin, pasando por Jenaro García, el "pequeño Nicolás", o Thomas Piketty, hacemos un repaso por los principales personajes del año.

Llega final de año y el momento de hacer balance. ¿Cuáles han sido los protagonistas del año? Hemos un repaso por los nombres que han marcado la actualidad en este ejercicio que termina. 

Pablo Iglesias comenzaba el año como profesor universitario y tertuliano y lo acaba como eurodiputado y líder de un partido político, Podemos, primero en intención directa de voto y segunda o tercera después de la "cocina" (o de aplicar ciencia demoscópica) de las encuestas. Pablo Iglesias y Podemos, el partido revelación de las elecciones europeas (consiguió más de un millón de votos y cinco escaños en el Parlamento Europeo apenas tres meses después de su fundación), concurrirá a las elecciones de finales de 2015 mirando cara a cara al resto de formaciones, sobre todo al PP y al PSOE, y un poco por encima del hombro a otras, especialmente a Izquierda Unida y a UPyD. Podemos puede llegar al Gobierno. Pero, antes de eso, ya ha provocado cambios sustanciales en la política española durante los últimos doce meses. Sobre todo, que el bipartidismo esté de verdad en cuestión en España, que se haya producido el relevo generacional en ciertas instituciones y que se haya profundizado en transparencia y lucha contra la corrupción. Ante la posibilidad real de que la formación de Iglesias llegue a la Moncloa, ante su deseo de que así suceda, su mensaje y su programa se han modulado. Iglesias ya no quiere ocupar la izquierda, sino la centralidad política. 

Thomas Piketty. "El Capital en el siglo XXI" es el libro del año, según Financial Times. Podría ser el nuevo "El Capital", la obra cumbre de Carlos Marx. Aunque quizás sea ir demasiado lejos. De todas maneras, la obra con la que el economista francés Thomas Piketty ha saltado a la fama mundial tiene un grandísimo mérito. El de haber puesto encima de la mesa un gran problema de nuestro tiempo: el aumento brutal de la desigualdad. Piketty no ha sido el único que lo ha hecho. Ni siquiera el primero. Pero sí el que ha destripado su causa: un crecimiento de los beneficios empresariales superior al del PIB. Cuando esto sucede, los ricos se van haciendo cada vez más ricos, y los pobres, cada vez más pobres, dado que la tasa de acumulación del capital es superior a la del crecimiento de la economía en su conjunto. Cuando esto ocurre, el capital se hace con una porción de la tarta superior a la que, en justicia, le correspondería. Este fenómeno ahora, en tiempos de crisis, se está acelerando. Y en algunos países, sobre todo en España, a una mayor velocidad que en otros, como indican las principales estadísticas internacionales. También interesante es la propuesta de reforma fiscal de Piketty. Considera que la imposición sobre el factor trabajo ha llegado al límite de sus posibilidades y que ahora es el turno de que tributen los patrimonios. No en vano, hemos llegado a la fase del capitalismo patrimonialista. 

Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, está marcando un nuevo rumbo en la política monetaria del Viejo Continente, un poco más alejado de la ortodoxia a la que estábamos acostumbrados. No sólo ha bajado los tipos de interés hasta prácticamente el 0%, sino que ha situado el tipo de depósito en zona negativa y ha realizado inyecciones de liquidez a la banca condicionadas al crédito. Además, ha instaurado un programa de compra de activos respaldados por créditos (ABS). Y, con cada vez más insistencia, con cada vez más convicción, se habla de la posibilidad de que ponga en marcha un programa de compra de deuda como el que desarrolló la Reserva Federal norteamericana durante prácticamente seis años. Muchos expertos apuestan porque se anunciará durante el primer trimestre de 2015. Posiblemente más cerca de enero que de abril. El riesgo de deflación en Europa es muy grande. 

Janet Yellen, la presidenta de la Reserva Federal norteamericana (Fed), acaba de cumplir un año al frente de la institución. Su estrategia ha sido muy continuista respecto a la de su antecesor, Ben Bernanke. De acuerdo con lo previsto, en el mes de septiembre acabó el programa de compra de activos. Y ahora va, poco a poco, preparando al mercado para el siguiente paso en la normalización de la política monetaria: la subida del precio del dinero. Su preocupación por el mercado de trabajo, no ya sólo por la tasa de paro, sino por la calidad del empleo que se crea, por los salarios y por la población activa, ha hecho pensar en algunas ocasiones al mercado que el endurecimiento monetario tardaría en llegar. Pero la mejora en todos estos capítulos del empleo estadounidense es palpable y la propia Yellen lo reconoce. Ahora los inversores esperan que para mediados de 2015 se produzca la subida de tipos que ya descuentan tanto los bonos como el propio dólar, que ha subido contra todas las divisas. 

Ana Botín es la nueva presidenta del Banco Santander tras la muerte de su padre, Emilio Botín, el 10 de septiembre de 2014. Sus primeros movimientos al frente de la entidad van por el buen camino, según explican los analistas. Especialmente, el nombramiento de José Antonio Álvarez, ex director financiero, como nuevo consejero delegado en sustitución de Javier Marín. Álvarez era considerado uno de los directores financieros más reputados del mundo. Los analistas, además de esta circunstancia, destacan su visión global, que cuadra con la dimensión del banco. Y su carácter cauto en la gestión. Los retos del tándem Botín-Álvarez pasan por la innovación en la banca comercial, para que las nuevas plataformas tecnológicas no le coman el terreno; el cumplimiento de los nuevos criterios de solvencia; así como el crecimiento, tanto en Europa como en el resto del mundo, porque, una vez aquí, no puede parar. 

Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés, moría apenas cinco días después que Emilio Botín, y también a los 79 años. Álvarez, sobrino del fundador de la emblemática cadena de distribución, Ramón Areces, llegó a la presidencia del grupo a la muerte de éste, en el año 1989, coincidiendo con el 75 aniversario de la fundación de la firma, aunque desde mediados de los sesenta se encontraba en la cúpula del grupo y fue el responsable de la expansión y el éxito de la firma durante los años del desarrollismo español, marcando la diferencia con sus servicios posventa. Él, ya en los noventa, fue el artífice de la diversificación del grupo, con la creación de las marcas que hoy en día conocemos, desde Hipercor hasta Sfera. También, de la compra de su eterno y ya debilitado rival, Galerías Preciados, en el año 1995. Dimas Gimeno, sobrino de Álvarez, se convertía al poco rato de la muerte de su tío, en nuevo presidente del gigante del sector comercial español. Y tiene muchos retos por delante, como seguir lidiando con la crisis del consumo en España, además de con los nuevos hábitos de consumo, cada vez menos presenciales y más telemáticos. 

Jenaro García, presidente de Gowex. Sin duda, la gran y más desgraciada noticia empresarial del año vino de la mano de Gowex, la compañía (o el fraude) presidida por Jenaro García. Todo comenzó cuando una firma de análisis prácticamente desconocida, Gotham City Research, emitió un informe afirmando que el 90% de sus ingresos eran falsos y que sus acciones valían cero. La primera reacción de Jenaro García fue negarlo todo. Pero poco después no tuvo más remedio que reconocer que llevaba cuatro años falseando las cuentas. Hasta entonces, Gowex era la compañía más brillante del Mercado Alternativo Bursátil: su valor se multiplicó por 22 veces desde su debut hasta el estallido del escándalo. Por eso, porque Gowex llegó a ser el buque insignia de las empresas cotizadas en expansión, el fraude tuvo nefastas consecuencias en ese mercado en general y en la mayoría de sus empresas, aunque muchas de ellas llegan a final de año con rentabilidades muy sustanciosas, como Altia o Neuron, que más que duplican su valor en bolsa desde enero, o como Ibercom o Medcomtech, que suben prácticamente un 100 por ciento. Otro puñado de ellas ha acumulado fuertes descensos, como es el caso de Vousse, Ebioss o Commcenter. Jenaro García, por tanto, ha pasado de ser el emprendedor estrella a ser un personaje maldito. Algunos le han llegado a comparar con el protagonista de "El lobo de Wall Street", una de las películas del año. 

El "pequeño Nicolás", otro de los grandes personajes del año, también forma parte de la crónica más oscura de la forma de hacer algunos negocios en España, basada en la construcción de más o menos tupidas redes de relaciones personales sobre simulacros y falsedades, aunque sin tan graves consecuencias para el inversor como las maniobras y mentiras de Jenaro García, claro. El "pequeño Nicolás", además de hacerse pasar por espía del CNI, colaborador de la videpresidencia, de la Casa Real, hizo creer que era ayudante de la CNMV para conseguir contactos y participar en reuniones. Arturo Fernández, ex presidente de la patronal madrileña, así como el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, son nombres que han salido relacionados con el "pequeño Nicolás". 

Alex Saldmon, el ministro principal de Escocia y líder del movimiento independentista, anunció su dimisión a las pocas horas de conocerse el referéndum por la independencia de Escocia y ese gesto le honra. Y es que la consulta se saldó con la victoria del no (55%) frente al sí (45%). Pero hay que tener en cuenta que puso en valor al más de un millón y medio de escoceses que votaron por la independencia del país para conseguir mayor nivel de autogobierno. Los inversores siguieron de cerca el proceso escocés y hubo numerosos análisis respecto a lo que sucedería con la libra, con la deuda y con la bolsa británica en caso de que la democracia diera la libertad a Escocia. También, con la propia Escocia, con los propios activos escoceses, por la posibilidad de que se produjera una huida de capitales. Pero, además, si se monitorizó todo lo que ocurría en el Reino Unido también se debió a que podía constituir un precedente para otras regiones europeas, muy especialmente para Cataluña, que también tenía preparada una consulta, es este caso no vinculante y, además, declarada ilegal, para el 9 de noviembre

Vladimir Putin. El presidente ruso ha ocupado las portadas de los periódicos intermitentemente durante todo el año. La revolución ucraniana dio lugar a un Gobierno pro-europeo y anti-ruso que provocó que las minorías rusas se sintieran amenazadas y buscaran el apoyo de la que aún hoy consideran su madre patria. El peso demográfico ruso es mayor en Crimea que en cualquier otra región de Ucrania y, además, su valor estratégico es superior. Ambas circunstancias, la poblacional y la geopolítica, provocaron la celebración de un referéndum en la península que desembocó en su anexión a Rusia. La guerra en el este del país aún continúa. Allí la minoría ruso-ucrania posiblemente cuente con el apoyo de las tropas de Putin, pese a que éste ha insistido en que no tiene ningún interés anexionista. Pese a todo, las sanciones, tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos, están ahogando a la economía rusa. La situación del país se ha agravado en los últimos meses con la fuerte caída del precio del petróleo, lo que se ha traducido en la entrada del país en una recesión que se adivina muy, muy larga. Menos mal que tiene reservas para luchar contra la depreciación del rublo, lo que no ha evitado que el rublo sea la moneda que más cae en este 2014 y que su Bolsa haya sido la peor del año. Pero Putin ha tenido el valor de reconocer la debilidad que implica la escasa diversificación de la economía del país. 

Abdalla Salem El-Badri es el presidente de la OPEP, el cártel petrolero, en gran medida, el responsable de la fortísima caída del precio del petróleo que está ahogando a Rusia, un efecto colateral con el que no debe de estar demasiado descontento el Gobierno de Estados Unidos, pese a que estos precios tan bajos pone en cuestión la viabilidad de los nuevos actores en el negocio del "fracking". ¿Por qué decimos que El-Badri es el responsable de la caída del precio del crudo? Porque la organización que preside decidió mantener la producción, no reducirla, pese a la disminución que se prevé de la demanda. Y hay algunas fuentes de la institución o de alguno de sus países miembros, sobre todo de Arabia Saudí, que apuntan que incluso si el precio del barril llegara a 40 dólares no recortaría el suministro. La OPEP tiene los costes de producción de crudo más baratos, con lo que obtiene rentabilidad con precios más bajos, mientras que las empresas que extraen combustible con la técnica del "fracking" tienen costes mucho más elevados, con lo que necesitan un crudo más caro para tener beneficios. 

Dilma Rousseff volvió a ganar las elecciones de Brasil, para disgusto de los inversores, puesto que consideran que no va a realizar las reformas necesarias en el país para recuperar la senda del crecimiento. Además, la acusan de ser en exceso intervencionista. No sólo en el sector empresarial, sino también en la política monetaria que aplica el banco central. Sin duda, Brasil y su desaceleración será una de las preocupaciones centrales en este año que comienza. Frente a él, los analistas señalan a México como encarnación de todas las virtudes posibles (pese a la terrible violencia), sobre todo su dependencia económica de Estados Unidos, un gigante económico que ya ha alcanzado la velocidad de crucero en su ritmo de crecimiento.

publicidad
publicidad