publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista con Mark Burgess, CIO de Threadneedle Investments

Hay que olvidarse de la volatilidad e invertir a largo plazo

Entre todos ellos, este año brilla para él uno: la renta variable estadounidense.


Mark Burgess es CIO de la gestora británica Threadnedle desde enero de 2011 y como tal, es el responsable de dar continuidad a la rentabilidad de la compañía en todas las clases de activos. Entre todos ellos, este año brilla para él uno: la renta variable estadounidense. Es la apuesta de la mayor parte de su equipo y se refleja en los activos que componen las carteras. Pero sin duda, su principal consejo es el de no dejarse llevar por el miedo. La volatilidad repunta, pero Burgess es partidario de mantener las apuestas a largo plazo.

¿Cómo de fuerte podemos considerar la recuperación en los países desarrollados?

La recuperación en Estados Unidos parece robusta. Vemos síntomas de mejoría en el ligero aumento de los salarios en el sector privado y en varios componentes del PIB que nos hacen ser optimistas sobre su evolución. Parece que la economía se encamina a crecer un 3 por ciento, aunque la clave para los próximos meses estará en los beneficios empresariales. Reino Unido también evoluciona favorablemente. Sin embargo, todo esto contrasta enormemente con los datos de Europa, que nos parecen preocupantes y que, en definitiva, forman un contexto de grandes divergencias entre los países.

¿Y Japón?

El crecimiento del país parece estar bien, pero, sin duda, se ha beneficiado de la debilidad del yen. Ahora su recuperación económica se ve amenazada, al menos a corto plazo, porque depende en gran parte de las exportaciones que realiza al resto del mundo. Si el resto de economías se frenan, Japón sufrirá. 

¿Qué le espera a Europa entonces? 

El Viejo Continente se enfrenta a un periodo de tiempo muy largo de bajo crecimiento. Será su principal desafío de cara a los próximos 5 a 10 años. El mercado de deuda va a permanecer a la baja y las bolsas seguirán siendo menos atractivas que otros mercados del mundo. Nos preocupa la debilidad de Alemania. Si su crecimiento se desacelera es más fácil que Europa caiga en una tercera recesión.

Un QE por parte del BCE sería muy positivo para la renta variable europea, pero Threadneedle continúa prefiriendo la renta variable estadounidense. ¿Por qué? 

Dentro de Europa nos gustan las compañías expuestas al sector exportador, pero conforme el crecimiento de la eurozona se ralentice, van a enfrentarse a grandes desafíos. Preferimos los valores de Estados Unidos porque el crecimiento para los próximos años va a ser fuerte y los balances de las compañías están en buena forma. Pero la principal razón de que prefiramos bolsa estadounidense por encima de la europea es que, conforme el crecimiento se ralentice y la rentabilidad de los bonos caiga, las valoraciones parecen más atractivas en la renta variable. Esto se debe a que la rentabilidad por dividendo es más alta que la que se puede obtener con la deuda.

¿Cuáles son las perspectivas de la firma de cara al último trimestre del año y principios del que viene?

Está claro que la volatilidad va a repuntar debido a varios factores, como la deflación en Europa o las tensiones geopolíticas a nivel mundial, pero también es cierto que lo hace desde niveles realmente bajos. Esperamos que la renta variable en general siga subiendo, porque en comparación con la renta fija, parece barata. 

En este contexto ¿qué activo podría ser el más defensivo?

La economía española ha experimentado un programa muy severo de austeridad y ahora mismo comienza a responder bastante bien, pero si yo fuera un inversor español, y dado que el euro va a debilitarse frente al dólar aún más, los activos estadounidenses serían buena opción. También las bolsas japonesas, sobre todo en los niveles en los que se encuentra y a pesar de que el yen es probable que se debilite más que la divisa europea. En este caso, la recomendación clara es olvidarnos de la volatilidad e invertir a largo plazo.

publicidad
publicidad
publicidad