Vocento 15 años 16 de Diciembre, 00:21 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

PRIMERO MAYO

Los sindicatos minoritarios también se movilizan en defensa del trabajo digno

Noticias EFE

Los sindicatos minoritarios -USO, CGT y CNT- se han sumado a la jornada reivindicativa del Primero de Mayo con distintas manifestaciones en las principales ciudades españolas en las que se ha exigido trabajo digno y se ha denunciado la pérdida de derechos sociales y laborales "con la excusa de la crisis".

Estos tres sindicatos han coincidido en destacar que este Primero de Mayo se ha sumado más gente a sus movilizaciones que otros años, lo que han achacado al "descontento social" que ya se hizo notar en las Marchas por la Dignidad del 22 de marzo pero también en el "descrédito y desgaste" de los sindicatos mayoritarios, han explicado a Efe sus responsables de Comunicación.

En Madrid, la concentración convocada por USO, que ha reunido a unas dos mil personas, según el sindicato, ha concluido con una intervención de su secretario general, Julio Salazar, quien ha criticado las "proclamas del Gobierno, cual campanadas festivas, anunciando que se está saliendo de la crisis".

Salazar se ha preguntado "quién es el beneficiario de esos efectos" dado que "a la economía real no le ha llegado ni una pizca de sombra de esa recuperación que predican".

El líder de USO ha pedido a la Comisión Europea, al FMI, al Eurgrupo, al Gobernador del Banco de España, a la CEOE y al Círculo de Empresarios que "prediquen con el ejemplo" cuando piden rebajas de salario o congelación de retribuciones.

"A ninguno de ellos se les cae la cara de vergüenza cuando hacen esas peticiones; a buen seguro porque muchos de ellos carecen de la misma".

El líder de USO ha dicho que su sindicato tiene propuestas y aquí ha recordado que muchas se articulan en el plan de inversiones que la Confederación Europea de Sindicatos (CES) presentó ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Además de la movilización de Madrid, USO ha percibido una importante afluencia de gente en las manifestaciones de la Comunidad Valenciana, Murcia, Cataluña y País Vasco.

Por su parte, la Confederación General del Trabajo (CGT) ha reunido a varios miles de personas, según el sindicato, en una manifestación en Madrid que ha culminado en Atocha.

Al término de la marcha se ha leído un manifiesto en el que el sindicato ha hecho hincapié en los millones de personas que, desde el inicio de la crisis, han perdido sus "derechos básicos debido a las políticas del Gobierno" a quien ha acusado de "dar un golpe de estado contra la mayoría social".

CGT ha dicho que los españoles salen hoy a la calle "en defensa de derechos básicos para una vida digna" y han lamentado que el Gobierno trate de "amordazar" esos derechos impulsando normas "como la ley de Seguridad Ciudadana o la de huelga".

También CNT ha convocado manifestaciones en varias ciudades españoles, en concreto en 54.

El secretario de Comunicación, Carlos Arillo, ha explicado a Efe que la concentración de Madrid es "la más carismática" pero las más relevantes son las que se celebran en Barcelona, Bilbao, Valencia y Córdoba, "lugares donde la CNT tiene más presencia en las secciones sindicales y más conflictos abiertos".

Arillo ha subrayado la mayor presencia de manifestantes este año y ha considerado que se debía al "desgaste" de los sindicatos mayoritarios pero también al descontento social.

En un manifiesto, CNT ha expresado su rechazo al paro y la exclusión social y ha lamentado que este sea "el precio a pagar para la salida de la crisis provocada por las élites financieras y empresariales".

Por otra parte, el sindicato CSI-F, el más representativo en las administraciones públicas pero que tradicionalmente no convoca movilizaciones esta jornada, ha emitido un manifiesto en el que aboga por "renovar el contrato histórico de los trabajadores con un sindicalismo moderno, transparente, honesto y profesional".

CSI-F se ha referido a la "tremenda campaña de desprestigio" que están sufriendo los sindicalistas y los empleados públicos y en ese contexto ha reivindicado un sindicalismo responsable, máxime "cuando el deterioro laboral ha impulsado al paro a seis millones de personas y ha secuestrado el futuro del 57 % de los jóvenes".