Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MOTOR ALEMANIA

Dimisión en Club de Automóvil alemán tras elección amañada del coche del año

Noticias EFE

El presidente del Automóvil Club de Alemania (ADAC), Peter Meyer, presentó hoy su dimisión tras conocerse que la organización amañó la elección anual del "coche preferido de los alemanes", un escándalo que ha ocupado durante semanas a los medios de comunicación germanos.

ADAC, el mayor club de automovilistas de Europa, con cerca 19 millones de socios, reconoció desde un principio la manipulación de cifras en la elección del coche del año, pero atribuyó toda la responsabilidad a su director de comunicación, Michael Ramstetter, quien asumió los hechos y dejó el puesto.

Ramstetter confesó a sus superiores que incrementó el número de participantes en la última votación para elegir el "Gelber Engel" ("Ángel amarillo" en alemán), que fue otorgado al Volkswagen Golf con el voto de 34.299 lectores, cuando sólo había recibido 3.409 votos.

Las sospechas se extendieron a las elecciones de años anteriores y, a pesar de que ADAC aseguró que la cifra ficticia de votantes no tuvo influencia en el ránking, los socios y las principales empresas alemanas del automóvil exigieron explicaciones y claridad al club.

La semana pasada varios medios de comunicación revelaron que la organización no sólo aumentó el numero de participantes en sus estudios para darles mayor empaque, sino que manipuló la clasificación para, entre otros, beneficiar a BMW.

Según el diario "Süddeutsche Zeitung", en la encuesta de este año el BMW Serie 5 quedó en séptima posición, pero en la nota de prensa con la que se anuncio el galardón apareció en el puesto número 5, que había correspondido al Tiguan de Volkswagen.

De esta manera, explicaba el rotativo, en los primeros puestos de la lista -encabezada por el Golf- aparecían las tres principales empresas automovilísticas alemanas: Volkswagen, Mercedes y BMW.

Después de que Meyer anunciara hoy su dimisión, la consultora Deloitte, encargada de investigar las encuestas tras el escándalo, confirmó la "manipulación" en el último galardón y las sospechas de que pudo ocurrir lo mismo en ediciones anteriores.

La consultora detectó tanto "cambios intencionados" como "un tratamiento técnico erróneo" de lo datos de las encuestas, lo que llevó a ADAC a anunciar que emprenderá acciones legales contra su exdirector de comunicación.

El presidente del club, que ayer mismo sostenía en una entrevista que no pensaba dimitir, anunció su dimisión porque, dijo, no quiere asumir en solitario la responsabilidad de los "fallos y manipulaciones" de los directivos del club.

Las respuestas de la grandes empresas automovilísticas alemanas no se hizo esperar y Daimler fue la primera en anunciar que devolvía el "Ángel amarillo" conseguido en los últimos años por sus Mercedes.

Siguió el mismo camino BMW, que manifestó que "las distinciones y los premios sólo tienen sentido si son otorgados de forma independiente y transparente", y Volkswagen y Porsche no tardaron en comunicar que también rechazan los galardones logrados.

El mundo de la política se felicitó por la dimisión del presidente del club, pero el ministro de Transportes, el socialdemócrata Heiko Maas, subrayó que la organización no recuperará la confianza perdida simplemente con la salida de Meyer.

En la misma línea, el ya expresidente de ADAC emitió un segundo comunicado, tras anunciar su dimisión, con el que quiso dejar claro que no asumía las responsabilidades políticas del caso y que, a su juicio, debería haber cesado toda la dirección del grupo.