19 de Septiembre, 21:30 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis

Bernanke en su laberinto: ¿Qué se sacará hoy de la chistera?

Se han gastado billones de dólares en EEUU y no se ha resuelto nada. ¿Dónde están los helicópteros cuando hacen falta? ¿Qué sacará hoy Bernanke de la chistera?

Si recuerdan a principios de 2009, Ben Bernanke y Timothy Geithner se pusieron delante de las cámaras y nos dijeron que tenían la cura para la crisis de deuda. Se crearía un billón de dólares de la nada y, al mismo tiempo, los tipos de interés se llevarían a niveles cercanos a cero durante un período indefinido de tiempo. Esta combinación estimularía la economía y dará lugar al crecimiento y al empleo. Era el comienzo de lo que se denominó la flexibilización cuantitativa. Luego volvieron en agosto de 2010 y dijeron que todo iba miel sobre hojuelas, pero que para estar seguros se necesita modificar el motor de crecimiento un poco más. A fin de cuentas más valía prevenir que curar!

Este nuevo empuje fue bautizado como QE2 y le costó al país otros 600.000 millones de dólares. Un par de meses más tarde se requería algo más de ajustes pero esta vez decidieron que no deberían referirse a ellos como una mayor flexibilización cuantitativa, temerosos de que si se le daba otro número más pensarían en que habrían más, así que decidieron llamarle Operación Twist. Esta fue la manera de la FED de robar a Pedro para pagar a Pablo, pero nadie debía preocuparse, ya que todo saldría bien al final. Por supuesto, todo el mundo tenía siempre mucho cuidado en no dejar constancia de lo que realmente pensaban y gracias a todos los grupos de presión en Washington, nadie en el Congreso podía hacer la pregunta más molesta de todas: "¿Cómo se puede curar una crisis de la deuda mediante la creación de más deuda?"

Alrededor de un mes o dos después de la puesta en marcha de la Operación Twist tanto el Sr. Bernanke como Geithner fueron al Congreso para declarar la victoria y a cambio recibieron el agradecimiento de la nación. Nadie parecía darse cuenta, o al menos preocuparse, de que el desempleo seguía siendo superior al 8%, es decir, que cada vez que un QE iba a terminar, el crecimiento corría riesgo de desacelerarse. Además, me sorprende enormemente que después de la creación de miles de millones de dólares de la nada, a nadie le pareciese extraña la ausencia misteriosa a la fiesta de la inflación.

Y aquí estamos sobrepasando la mitad de 2013, Geithner es cosa del pasado, Bernanke tiene un pie en la puerta, y el desempleo sigue siendo del 7,6% mientras que el crecimiento se sitúa en menos del 2%. Pero esos datos de desempleo no son muy realistas. La tasa de participación en la fuerza laboral, ahora en el 63,5%, y la relación empleo-población, que se encuentra en el 58,7%, extrañamente siguen muy bajos, es más, durante este año la tasa de participación de la fuerza laboral se ha reducido en 0,3 puntos porcentuales. Aquí se puede ver que la tasa real de desempleo (U6), que incluye a los trabajadores a tiempo parcial que quieren trabajar a tiempo completo y a los que simplemente se han desanimado por buscar empleo pero quieren trabajar, es casi el doble de lo que se publicó el pasado 5 de julio:

Con cerca de cincuenta millones de estadounidenses sobreviviendo gracias a los cupones de alimentos y uno de cada dos estadounidenses recibiendo algún tipo de ayuda del gobierno, hace patente que no se ha resuelto absolutamente nada. Billones de dólares se han ido por el agujero del váter y estamos a punto de hacer frente a la mayor escasez de todo, la liquidez!!! ¿Cómo sé que hay escasez de liquidez? Pues en primer lugar porque el dólar estadounidense sigue subiendo. El plan de la FED era inicialmente ir depreciando lentamente el dólar con el fin de hacer desaparecer la deuda y mantener las tasas en cero para que los bancos pudieran ganar dinero, ya que de esa forma obtendrían dinero de forma gratuita desde la FED y volverían a hinchar sus balances como consecuencia de ello.

Pero el hecho de que tengamos al mismo tiempo un dólar en alza y un aumento de las tasas de interés es claramente deflacionario. Y ya no estoy hablando de las semillas de la deflación, sino que estamos hablando del hecho de que el ciclo se está arraigando profundamente en la economía de EE.UU..

Ahora agregue esto al hecho de que Asia en general y China en particular, tienen una masiva sobrecapacidad productiva y por ello están exportando deflación al resto del mundo. Y por último tenemos a una Europa que se desliza por el terreno del tránsito entre la recesión a la depresión y ya tiene todas las piezas del rompecabezas en su lugar. Cualquier nueva creación de moneda fiduciaria a cambio de la deuda sólo va a agravar la situación. Ese gran experto en la depresión y deflación está completamente atrapado en la red que juró evitar y ahora debe estar planteándose, ¿dónde están todos esos helicópteros cuando realmente los necesitas?

Veremos que es lo que se saca de la chistera esta tarde...

publicidad
publicidad