20 de Septiembre, 18:57 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

GAL-CAJAS INVESTIGACIÓN

Exalcalde Carlos Príncipe alude a la gestión clientelar como raíz de problema

Noticias EFE

El exalcalde de Vigo Carlos González Príncipe ha aludido hoy a una "red de influencias" y modo de gestión "clientelar" como "raíz del problema" de las cajas de ahorro gallegas, y ha agregado que "si hoy Galicia no tiene cajas es porque los capitanes de los dos barcos se equivocaron".

Príncipe ha comparecido hoy en la comisión parlamentaria de investigación que analiza el proceso de desaparición de las dos cajas gallegas, fusionadas y transformadas finalmente en la entidad Novagalicia Banco que posiblemente se venda este otoño.

El exregidor ha iniciado su intervención asegurando que interviene ante la Cámara autonómica en condición de vigués y con la reivindicación de un sistema financiero público en la comunidad.

Ha recordado que la primera caja de ahorros de Galicia fue la Caja de Ahorros Municipal de Vigo en 1880 y ha descartado que las dos cajas, Caixa Galicia y Caixanova, fracasaran por su modelo productivo, pues no se basaba en la construcción, ha dicho.

La responsabilidad, ha continuado, la tuvieron los "malos gestores", pues "las cajas de ahorro de Galicia pudieron y debieron ser salvadas con otra gestión".

Ha aludido a "maniobras torticeras" de Julio Fernández Gayoso para impedir la renovación de los órganos de gestión y dirección de la entidad viguesa, quizá para que él, entre otros, no pudiera tomar posesión del puesto en el consejo de administración y no poder preguntarle.

Una gestión, ha dicho en referencia a Caixa Galicia, que "en el norte es exactamente igual".

El exalcalde de Vigo ha asegurado además que descubrió que se estaban haciendo "artificios contables" y citó la crisis de los barcos de Namibia, que requirió de conversaciones con el entonces presidente del Gobierno Felipe González para "buscar una salida de verdad para los barcos".

Además, ha insistido en que la burbuja inmobiliaria no "tiene nada que ver con el fin de las cajas" y se ha preguntado qué hacía la entidad viguesa en una empresa de alquiler de maquinaria o invirtiendo en bolsa.

"El problema fue el patrón que dirigió el barco. Si hoy Galicia no tiene cajas es porque los capitanes de los dos barcos se equivocaron", ha enfatizado Príncipe, quien ha instado a los parlamentarios a analizar determinadas relaciones políticas sobre "si se trabajó para Caixa Galicia y Caixanova de alguna forma".

En sus críticas a Gayoso, el exregidor ha sostenido que era el directivo quien "daba los nombres" en el grupo popular, y en sus denuncias sobre la red de influencias ha enumerado diversas relaciones entre cargos políticos y familiares en importantes empresas, por lo que ha enfatizado sobre la gestión de las cajas: "escogimos mal".

Tras su intervención, el portavoz del grupo socialista, Abel Losada, ha eludido pronunciarse acerca de sus palabras, mientras que la nacionalista Carme Adán ha dicho no comprender los localismos en este tema y ha advertido de que Galicia se encuentra en "el proceso más acelerado de desgalleguización" de su historia.

El portavoz popular Pedro Puy ha citado el comienzo de la intervención de Príncipe en la que se declaraba vigués para manifestar que ello "no lo hace sospechoso cuando dice que su posición sobre las cajas tiene una perspectiva más gallega".

"Desde algunos ámbitos locales se utilizaron malamente con intencionalidad política posibles problemas de la entidad para intentar evitar que hubiera una cohesión" y lograr una entidad gallega.

Príncipe le ha respondido que ha dicho que es vigués porque en su ciudad en los últimos meses o años "aquel que no opina igual que los grandes altavoces mediáticos y políticos es acusado de antivigués".

"Y no hay ninguna duda de que yo defendí la caja de Vigo hasta el final. Hice lo que no hice por mi familia ni por mis hijos, que fue ir a mendigar a Bruselas e intentar que no interviniera el Banco de España", ha indicado.

Príncipe ha señalado como su día de mayor alegría aquel en el que se aprobó la ley de cajas, y el peor cuando Vigo no quiso recurrir la valoración del FROB, ha evocado.

"Le dimos la confianza a gente que no la merecía", ha concluido.