Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Niega que haya ninguna relajación en la lucha contra el déficit

Economía.- (Ampl.) Montoro dice que las cuentas de 2014 "nos sacarán de la crisis" y que las previsiones son superables

EUROPA PRESS

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado este martes en el Pleno del Congreso que los Presupuestos de 2014 serán los que "nos sacarán de la crisis", que ya está en sus "estertores", y ha defendido que las previsiones recogidas en el techo de gasto para el próximo ejercicio son prudentes y superables.

En el primer debate de la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2014, que versa sobre los objetivos de estabilidad presupuestaria y el techo de gasto, el titular de Hacienda ha repetido en diversas ocasiones que "España está en el umbral de la salida de la crisis".

"No caben alegrías, gestos o alharacas, pero éstas son las cifras que nos sacarán de esta crisis, que es lo único que importa. Y ya está abierta la puerta de salida de la crisis. Traicionaríamos la confianza de los españoles trayendo una propuesta (de estabilidad presupuestaria) diferente", opina el titular de Hacienda.

A su juicio, la mejora de la situación queda atestiguada por datos como el superávit de la balanza de pagos por cuenta corriente, la mejora en el acceso a los mercados financieros a un coste menor, y la "muy baja inflación, que será todavía menor a lo largo del año".

"Estas tres cosas nos permite afirmar con toda seguridad que España ha dado la vuelta a la esquina de la crisis económica, que estamos en otra situación que no tiene nada que ver lo vivido hasta hace pocos meses con lo que tenemos por delante. Se lo podemos decir con toda claridad y rotundidad a los españoles: hay un futuro prometedor por delante y vienen etapas de crecimiento siempre que sigamos apostando por la estabilidad económica", ha proclamado.

NO SE AFLOJA EN LA LUCHA CONTRA EL DÉFICIT

Porque, según Montoro, reducir el déficit y contener el aumento de la deuda pública son condiciones 'sine qua non' para salir de la recesión, por mucho que se trate de una "cirugía dolorosa". "No habrá nunca crecimiento si no hay austeridad. No es correcto decirlo de otra forma", ha llegado a afirmar, recordando que "lo que nos pasa es que nos hemos endeudado en exceso y eso lastra la evolución del país".

"Si hoy doblamos la esquina de la crisis es porque hemos hecho reformas estructurales como la laboral o la financiera, pero también porque hemos reducido el déficit público. Por eso, contraponer el ajuste presupuestario con el crecimiento es equivocado y también es un error decir a los españoles que vamos a una relajación de los escenarios de déficit", ha avisado.

De hecho, según las previsiones del Gobierno el déficit se reducirá en sus componentes estructurales "en la misma proporción" que en 2012 y "no se plantea ninguna relajación ni para la Administración General del Estado, ni para ningún subsector, ni para las comunidades autónomas ni para las entidades locales". "Quien lo entienda así es que no ha entendido cómo estamos saliendo de la crisis", ha apostillado.

Adelantándose a las críticas con respecto al reparto del margen de reducción de déficit con el resto de niveles de la administración --y particularmente con las comunidades autónomas--, Montoro ha defendido que se ha planteado una "distribución ponderada" y ha recordado que, por ejemplo, el peso de la Seguridad Social (que debe tener equilibrio presupuestario en 2014) debe repartirse entre las diferentes administraciones porque "no es una responsabilidad de las Cortes ni del Gobierno" y hay que "financiarla correctamente" para dar garantías a pensionistas y parados.

En este sentido, también ha instado a los responsables públicos a fijarse en los ayuntamientos, que han conseguido mantener con carácter general un déficit cero en los últimos ejercicios y que, en algunos casos, incluso han acumulado superávit que se podrá destinar a algunas inversiones. "Ésa es la lección que nos están dando las corporaciones locales y que debería imbuir a todas las cámaras autonómicas y al Congreso". "Deberían escuchar el eco de ese planteamiento: no queremos más déficit", ha insistido.

PROPUESTA "CARGADA DE RIGOR"

Con respecto a los datos concretos en los que se basan los objetivos de estabilidad, el ministro ha asegurado que están "cargados de rigor" tras modificar las proyecciones que se remitieron a Bruselas el pasado mes de abril para recoger una "suave pero constante recuperación de la demanda interna" y una "recuperación paulatina del consumo privado".

Así, se prevé que el PIB crezca medio punto el año próximo, una cifra que inferior a la que de la mayoría de los analistas nacionales. "Ahora no podrán poder que es un escenario optimista", ha dicho a la oposición, que en los últimos dos ejercicios ha acusado al Gobierno de plantear previsiones irreales e incumplibles en materia de crecimiento y de ingresos tributarios.

En cualquier caso, los escenarios que prevé el Ejecutivo son "superables" y, además, los afronta con la intención de "no conformarse" con los datos actuales que, "aun siendo positivos, son claramente superables". "En la fase en que estamos, el objetivo del Gobierno es mejorar los escenarios económicos porque es factible hacerlo. Estoy convencido de que vamos a ganarle a esos escenarios económico porque estamos ya prácticamente en los estertores de la recesión y estamos viviendo el proceso en el que debemos aspirar, como en el pasado, a mejorar los escenarios", ha dicho.

Con respecto al techo de gasto, el ministro ha reconocido que "vuelve a ser austero" como corresponde a "un escenario económico de moderado crecimiento" y ha señalado que la mayor parte del ligero incremento de capacidad de gasto se irá a la Seguridad Social mientras que las asignaciones a los ministerios "seguirán bajando". "Seguimos en la política de austeridad porque es la que nos está sacando de la crisis. Estos escenarios marcan un horizonte presupuestario que no provocará más recesión sino que, antes al contrario, acortará la crisis", ha zanjado.

Con respecto a las exigencias de la Unión Europea a España en materia presupuestaria, Montoro ha defendido que cumplir las recomendaciones comunitarias "hace más creíble y fiable nuestra casa". "Somos Europa, somos euro y, una vez superada la crisis de identidad que tuvo el año pasado el euro, podemos decir que los españoles encaramos cada vez con más fiabilidad nuestro presente y nuestro futuro que, a no muy largo plazo, tiene que ser el del final de la crisis y volver a ese crecimiento económico creador de empleo", ha concluido.

publicidad