Vocento 15 años 23 de Octubre, 02:49 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

TURISMO

El turismo minero y geológico coloca enclaves rurales y aislados de Galicia en rutas europeas

Noticias EUROPAPRESS

OURENSE, 24 (EUROPA PRESS)

El turismo minero y geológico tomará impulso con el proyecto europeo Atlanterra en el que explotaciones de wolframio, arsénico o de oro en época romana y situadas enclaves rurales poco accesibles de toda Galicia, serán señalizadas, estudiadas y promocionadas con otras semejantes de Portugal, Francia, País de Gales e Irlanda, para aprovechar su potencial económico.

La sede gallega del Instituto Geológico Minero de España (IGME) elabora un mapa que incluirá minas romas de oro, hoy abandonadas, o más modernas de carbón, arsénico, wolframio o granito, entre otros materiales, para "dar visibilidad a este potencial turístico que sobre todo en zonas rurales y de acceso más difícil, puede impulsar cierta actividad económica en torno a lugares de interés minero y geológico, desarrollados ya en otros lugares del mundo", según ha explicado a Europa Press el jefe del IGME en Galicia Angel Ferrero.

Mientras el mapa se completa, el IGME gallego ya ha acordado otras acciones en lugares emblemáticos en ese ámbito como las minas romanas del municipio ourensano de San Xoán de Río conocidas como "Os Biocos" (del gallego "buratos"), donde "en cuanto la climatología lo permita", se colocarán nuevas señales y paneles que darán a conocer su valor geológico, minero y arqueológico.

Las minas de "Os Biocos", según Ferrero, aúnan el interés patrimonial las minas romanas, su situación en la Vía Nova construida en el siglo I por los romanos entre la ciudad lusa de Braga y la leonesa de Astorga, utilizada como vía de comunicación entre ambas y de transporte del oro extraído hacia Roma, su peculiar situación en un enclave totalmente rural, de gran interés paisajístico, protegido por la Xunta de Galicia con la denominación "Val do Navea", y en un entorno que cuenta con otros puntos de interés en la cercana Serra do Courel.

La protección de las minas de San Xoán de Río fue una de las recomendaciones incluidas en un estudio realizado por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), encargado por el ministerio de Cultura a un grupo de Madrid especializado en época romana dirigido por Francisco Javier Sánchez Palencia. CARACTERISTICAS UNICAS

Sánchez ha explicado a Europa Press que la Vía Nova o Vía XVIII está "muy dejada de lado" y esto contrasta con la abundancia de vestigios mineros romanos "pues en la cuenca media del río Sil, entre Quiroga y Las Médulas de León, no hay dos kilómetros seguidos sin una mina romana y desde el último vuelo americano que se hizo sobre esta zona en los años 50, ya desaparecieron la mitad bajo embalses y transformaciones urbanas".

En las minas "Os Biocos", según el investigador del CSIC, permanecen visibles las estructuras mineras sobre la roca, con galerías abiertas de prospección y de evacuación de residuos, y marcas de punteros y picos "que no se han visto antes en otras minas romanas conservadas en Galicia".

En su estudio, ha recomendado limpiar y señalizar los cuatro grandes agujeros visibles a cielo abierto y el remate de la investigación coincidió con la puesta en marcha del proyecto del IGME para hacer eso precisamente.

Según el CSIC, el estudio de la Vía Nova en toda la provincia de Ourense terminado en 2011, evidenció su buen estado en algunos lugares y la necesidad de mejoras en otros concretadas en 15 recomendaciones que aluden no sólo a "Os Biocos" sino a otros enclaves de interés especial como el monte Medo.

Sánchez Palencia ha explicado que el santuario de los Milagros, situado en el monte Medo, se levantó en una gran extensión rota y fracturada abandonada tras una explotación abierta por los romanos "para obtener probablemente estaño, y hoy cubierta por grandes pinares y el santuario que, para la gente del lugar, conmemora el milagro de un lugar tan peculiar cuyo aspecto se debe a la mina romana original". NUEVO PROYECTO

El estudio sobre la Vía Nova ourensana, de obligado paso para los romanos de camino a Astorga, dio paso en el CSIC a un nuevo proyecto que comenzará en 2013 para estudiar la minería aurífera de época romana en la región lusa de Tras os Montes oriental. Minas gallegas para turismo Europeo

La señalización de "Os Biocos", según Ferrero, sólo espera la llegada del buen tiempo para instalar también paneles que explican la estructura geológica que originan la mineralización explotada en la zona "y que forma parte de un contexto en el que hay otras minas como las del municipio vecino de Ribas de Sil (Lugo) CAballón, Neboledo y As Barráns, investigadas recientemente por una empresa minera".

Otras acciones incluidas por el IGM en el proyecto europeo Atlanterra fueron ya ejecutadas en las minas también ourensanas de Brués (Boborás), donde se obtuvo arsénico y oro en el siglo XX, en las de wolframio de San Fins (Lousame) y Fontao (Vila de Cruces) con la instalación de paneles informativos en sendos museos mineros, o la difusión de material audiovisual sobre la antigua explotación de caolín de Laxe, entre otras. REVISION GENERAL

La previsión inmediata de Ferrero es hacer una revisión general de los puntos de interés minero y geológico para elaborar un mapa general de todos los puntos potencialmente geoturísticos de Galicia lo que facilitará información para hacer visible este potencial en el resto de Europa donde el proyecto Atlanterra cuenta con socios investigadores y dinamizadores en todo el arco atlántico, desde el Alentejo portugués hasta Irlanda.

Anteriores fases del proyecto europeo, destinaron financiación para el parque turístico-minero de Río Tinto, en España, y para el "parque temático" de la ciudad irlandesa de Castlecomer en torno a su antigua riqueza en carbón.

publicidad
publicidad
publicidad