Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Crédito y débito

Tarjetas bancarias: radiografía del mercado español

Los titulares de tarjetas prefieren los pagos en débito, aunque sea para importes mínimos que, de media, ya no alcanzan los 15 euros.

Tiramos más de tarjeta, pero no precisamente de la de crédito. En las compras, ya sean en comercios o a través de la pujante Red, se utiliza cada vez menos dinero en efectivo, aunque no nos encontremos en una época de «boom» económico en la que los consumidores utilicen el crédito rápido y fácil de las tarjetas. Así se destaca en el informe «La nueva generación de pagos», que ha elaborado Visa y en el que se muestra una realidad consumista muy diferente a la que existía hace apenas cinco años. 

Uno de los factores más destacados del comportamiento de los españoles es que cada vez utilizan más las tarjetas de pago con la modalidad de débito (cobro al instante, o en un plazo temporal muy próximo). En concreto, el gasto en comercio con este tipo de medios de pago ha aumentado un 4,9 por ciento en el último año, frente al descenso del 1,64 por ciento, en el caso de la modalidad de crédito. De hecho, en Europa, el 79 por ciento del gasto en comercios se realiza a través del débito. «Existe una clara tendencia hacia esta modalidad que al clásico crédito en el comportamiento de los españoles, como consecuencia de los ajustes que realizan en sus presupuestos por la crisis», explica Luis García Cristóbal, director general de Visa Europe para España y Portugal.

Intereses y comisiones más caros en el crédito

Hay que recordar que el coste medio por mantenimiento de una tarjeta de débito se encuentra en los 20,25 euros, según los últimos datos disponibles del Banco de España, mientras que el de la tarjeta de crédito es de 37,71 euros. Es decir, casi el doble. Pero uno de los comportamientos más llamativos que están asumiendo gran parte de los titulares de tarjetas consiste en utilizar esta forma de pago para la mayor parte de sus compras, tanto para las que son elevadas como las de menor importe. De hecho, el valor medio de las compras ha descendido un 2,75 por ciento en 2012, hasta los 48 euros por operación. «Nos centramos ahora en transacciones de bajo importe, un mercado que es en el que queremos penetrar», explica García Cristóbal. 

El escenario tributario y financiero

Se gastan menos euros, pero se realizan cada vez más operaciones con tarjetas. «Nos adentraremos en operaciones medias por debajo de los 15 euros», indica el responsable de Visa. Además, los cambios en el sistema financiero también modificará el comportamiento de los titulares de tarjetas. Por ejemplo, «el cierre de cajeros va a provocar un aumento del uso de tarjetas en los comercios», indica García Cristóbal, así como el hecho de que se haya limitado el uso de efectivo para operaciones superiores a 2.500 euros.

La principal diferencia entre ambos modos de pago es que, en el primer caso, la entidad no aplica intereses a la hora de comprar, mientras que en el caso del crédito, los intereses pueden llegar al 25 por ciento. Para un usuario, resulta tan económico abonar unas entradas al cine con una tarjeta que con dinero en efectivo. Para los responsables de la compañía de tarjetas, el futuro del sector pasa por el comercio electrónico. El gasto materializado a través de estas plataformas aumentó un 16,4 por ciento el año pasado, hasta alcanzar los 4.000 millones de euros. Varias iniciativas como el pago sin contacto o el abono de operaciones a través de monederos electrónicos marcarán la pauta del futuro y pueden acabar con la clásica imagen de la tarjeta de crédito.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad