Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

a corto plazo

Portugal vuelve a los mercados con una subasta de 2.500 millones

Efe

Los acuerdos del rescate suscritos con la UE y el FMI prevén que en el último trimestre de este año Lisboa se financie por sí sola, aunque tiene la garantía de recibir apoyo de Bruselas si no lo consigue por circunstancias ajenas al cumplimiento de sus co

Portugal subasta hoy 2.500 millones de euros en la primera emisión de deuda de 2013, un año en el que debe volver a financiarse solo en el mercado cuando se acaben, en septiembre, los fondos de su rescate.

El Instituto luso de Gestión de Tesorería y de la Deuda Pública (IGCP) espera colocar entre 2.250 y 2.500 millones de euros a tres, doce y 18 meses en la primera prueba del año para la confianza de los mercados sobre las perspectivas de recuperación de la economía portuguesa.

El Tesoro luso espera beneficiarse de la mejora que han experimentado los títulos de deuda de España e Italia y de la menor presión que sufren en el mercado secundario sus bonos a diez años, que se cotizan en torno al 6,3 %.

La deuda de Portugal no había registrado intereses tan bajos desde varios meses antes de que pidiera el rescate financiero a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en abril de 2011.

Pese a los 78.000 millones de euros que empezó a recibir poco después, el interés de los bonos lusos no paró de subir y llegó hasta el 17 % hace ahora un año.

Pero desde entonces, las subastas de títulos a corto plazo, de tres meses a un año casi siempre, realizadas mensualmente por el Tesoro luso para complementar los fondos del rescate han visto como se relajaba de forma paulatina la presión de los inversores.

Al anunciar la subasta de hoy, el IGCP adelantó que estudia la posibilidad de colocar títulos a largo plazo durante este año.

Además de la subasta de hoy, Portugal ya ha puesto fecha a otras dos colocaciones.

El 20 de febrero emitirá deuda a tres y doce meses por un montante de entre 2.000 y 2.250 millones, y el 20 de marzo subastará bonos de 3 y 18 meses también por las mismas cantidades.

Estas tres colocaciones, mayores que las realizadas en el último año y medio, deben cubrir más de la mitad de las necesidades de financiación del Estado luso en los mercados durante 2013, calculadas en 11.500 millones por el IGCP.

Si las condiciones y la demanda de títulos lusos mantiene la evolución positiva el Tesoro portugués piensa además ya en emitir obligaciones (a más de cinco años) en el mercado primario.

Los acuerdos del rescate suscritos con la UE y el FMI prevén que en el último trimestre de este año Lisboa se financie por sí sola, aunque tiene la garantía de recibir apoyo de Bruselas si no lo consigue por circunstancias ajenas al cumplimiento de sus compromisos.

Las exigencias del rescate han obligado a adoptar duras medidas de austeridad desde 2011 cuyos efectos se han sumado a los problemas de la grave crisis económica que sufre el país.

El Banco de Portugal volvió a agravar el martes sus previsiones sobre la caída de la economía lusa en 2013 y la situó en el 1,9 %, tres décimas más que en la estimación del trimestre pasado.

En 2012, a falta aún de datos definitivos, las proyecciones oficiales calculan que la caída del PIB fue de alrededor del 3 %.

El instituto emisor justificó el empeoramiento de los cálculos para este año en el menor crecimiento que se espera ahora de las exportaciones, que se quedarán en el 2 % cuando su anterior estimativa apuntaba a un aumento del 5 %.

Pero también reconoció que al retroceso de la economía contribuirán las medidas de ajuste presupuestario puestas en marcha por el Gobierno conservador de Pedro Passos Coelho, entre ellas un fuerte aumento del impuesto sobre la renta.

Las proyecciones del Banco de Portugal se han agravado mucho desde mediados del año pasado, cuando estimaba que en 2013 habría crecimiento cero.

Ahora la mejoría de la economía lusa no se espera ya hasta 2014, cuando debería registrarse una subida del PIB del 1,3 %, aunque el Banco de Portugal advirtió de que esa previsión está aún sujeta a los posibles efectos de nuevos recortes presupuestarios.

publicidad
publicidad
publicidad