Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EEUU

Superado el abismo fiscal ¿llegará el barranco fiscal?

Roubini y otros expertos vuelven a la carga con sus agoreras predicciones: Aunque republicanos y demócratas alcancen un acuerdo en los próximos días, se esperan recortes y subidas de impuestos que frenarán el desarrollo de la potencia mundial

El mercado está justificando su particular 'rally' navideño en las esperanzas de solución del embrollo del 'abismo fiscal', el brutal conjunto de recortes y subidas de impuestos que entrarán automáticamente en vigor el 1 de enero en Estados Unidos, a no ser que republicanos y demócratas alcancen un acuerdo para evitarlo. La cuestión es que, incluso aunque Gobierno y oposición lleguen a un consenso para evitar las medidas más drásticas, se esperan ajustes suficientes como para lastrar el desarrollo de la primera potencia económica mundial durante el ejercicio que viene. Muchos son los que lo han avisado en la esfera internacional o patria, desde el agorero Nouriel Roubini a José Luis Martínez, estratega de Citi. Aunque el parqué prefiera mirar para otro lado...

El mediático Roubini, por ejemplo, cree que ni tan siquiera importa si se llega a un acuerdo sobre el abismo fiscal, pues incluso aunque se logre superar este trago, la política fiscal estadounidense se llevará por delante 1,4 puntos del PIB, provocando que la potencia crezca un "mero" 1,7% en 2013.

La clave de la cuestión radica en "cómo se enfrente el ajuste fiscal, en cómo se matice", según José Luis Martínez, quien avisa de que, en todo caso, "matizar (el impacto) no es evitarlo".

En este sentido, un reciente informe de Goldman Sachs analizaba los posibles escenarios que podrían darse respecto al abismo fiscal. En el más positivo (o no tan malo, según se mire), republicanos y demócratas llegarían a un acuerdo para extender las exenciones fiscales de la era Bush y las prestaciones por desempleo, así como retrasar la aplicación de la mayoría de los recortes. En este escenario, las medidas de ajuste se limitarían al final de las deducciones en la fiscalidad del trabajo y la adopción de nuevos impuestos para financiar la reforma sanitaria de Obama. Pero incluso en este marco "benigno", la política fiscal restaría 1,5 puntos del PIB en 2013, ralentizando el crecimiento hasta el 1,5%. Ni tan siquiera "el tirón del sector privado o las políticas expansivas de la FED" podrían evitar el choque, según Goldman.

La cuestión es que la cosa se podría poner aún más fea si el acuerdo alcanzado incluye acabar también con las exenciones fiscales de la era Bush y las prestaciones por desempleo. En ese caso, la fiscalidad supondría dos puntos porcentuales del PIB, de manera que Estados Unidos crecería un 1%.

Pero aún así, el asunto podría empeorar si no se alcaza un acuerdo. En ese supuesto, los recortes de la inversión y subidas de impuestos adicionales supondrían cuatro puntos porcentuales del PIB, llevando a Estados Unidos a la recesión, según el informe de Goldman Sachs, que no obstante que reconoce que las estimaciones son difíciles de hacer en este caso concreto, dado que las negociaciones están en marcha.

"Aun con acuerdo sobre el abismo fiscal, las deudas son tan enormes y crecen tan rápido, que esto tiene que terminar estilo zona euro tarde o temprano. Es cuestión de tiempo. No se puede dar a la impresora de forma indefinida. También parecía imposible que la zona euro pudiera estar como está ahora...", alertaba en este sentido José Luis Cárpatos, de Serenity Markets, quien explicaba que Estados Unidos se ha salvado hasta ahora de la presión sufrida por otros países europeos gracias a la credibilidad de su moneda y a la confianza que suscita en los inversores, que no le han retirado la financiación.

¿Cómo podrá afectar todo esto al mercado?

Lógicamente, el mercado podría llevarse un gran susto si no se alcanza un acuerdo, tal y como ocurrió en el verano de 2011 tras la rebaja de la calificación estadounidense por parte de Standard & Poor's. Asimismo, una ralentización del crecimiento en Estados Unidos podría suponer presión bajista adicional, según los expertos.

En todo caso, Javier Flores, jefe de estudios de Asinver, confía en que el balón de oxígeno de la Fed y la credibilidad del dólar supongan un "seguro contra recaídas relevantes". En ese sentido, cree que "el escenario central sigue siendo alcista".

Si este tema te interesó, quizás te interese "Abismo fiscal: Lo que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar".

publicidad
publicidad
publicidad