Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

valoradas en 400.000 millones

Grecia: Las reservas 'fantasma' de gas griego ¿solución a todos los problemas?

J.Jiménez

¿Podría darse la paradoja de que Grecia ande pidiendo limosna por la Unión Europea siendo uno de los estados potencialmente más ricos? ¿Qué hay bajo el subsuelo heleno además de valiosas ruinas históricas? ¿Guarda Atenas un as bajo la manga? Mientras que los gobiernos de la UE han dado la enésima patada a seguir al espinoso problema de la deuda griega -lo justo para que no moleste hasta las elecciones alemanas de septiembre- Grecia podría tener bajo tierra la solución a todos sus problemas de confirmarse el potencial de las reservas de gas que acumula el subsuelo heleno.

La posibilidad de hallar este tesoro se conoce ya desde finales de 2011, tras el descubrimiento de importantes yacimientos de gas natural en la plataforma marina de Israel. Inmediatamente, los vecinos empezaron a explorar y al final parece ganar enteros la teoría de que toda la plataforma de la zona oriental del mediterráneo se haya sobre una inmensa reserva de petróleo y gas sin explotar. Eso si, hay que explorar y probarlo. En un reciente informe, los analistas de Deutsche Bank analizan la cuestión y explican que el Gobierno heleno ya habría dado luz verde a los primeros estudios geológicos, que estarán listos para mediados del año que viene.

Tal y como reconocen los economistas del banco alemán, las incertidumbre asociadas a una exploración de esta naturaleza son muy elevadas y el plazo para su desarrollo (de ocho a diez años) muy largo. Pero los primeros tanteos -basados en estimaciones sobre el gas que hay en la cuenca levantina- han puesto sobre la mesa cifras mareantes. Unos 3,5 billones de metros cúbicos de gas, seis veces lo que consume al año en gas toda la UE. Unos 600.000 millones de dólares en números redondos que acabarían de un plumazo con todos los problemas. La deuda griega sería sostenible.

Como siempre, no faltan problemas. Primero, estas reservas han de probarse reales. Y luego, como advierten los economistas de Deutsche Bank, hay que tener en cuenta que las incertidumbres asociadas a una exploración de esta naturaleza son muchas. Incluso en el caso de que las reservas resultaran probadas, no es probable que se llegue a tiempo para resolver la crisis de deuda griega. Suponiendo que a medidos del año que viene los estudios geológicos encargados por el Gobierno sean positivos, el siguiente paso sería que el Ejecutivo subastara las licencias de explotación.

Pero claro, la medida tendría que ir acompañada de importantes cambios legislativos. En primer lugar, habría que aclarar el régimen fiscal de los recursos naturales y las normas de amortización de las inversiones. "En plazos normales de tiempo, estaríamos hablando de entre 3 y 5 años de exploración", apuntan en Deutsche Bank. Suponiendo que las reservas resulten probadas, se tardarían otros cinco años para construir la infraestructura necesaria para la extracción comercial del gas. En otras palabras, apuntan, hablar de 8 o 10 años no es un cálculo malo para poder empezar a ver los primeros ingresos.

En caso de que se pudiera llevar a cabo la explotación, los analistas de Deutsche Bank calculan que el valor de la reservas alcanzaría los 427.000 millones de euros. De esta cantidad habría que descontar los costes de producción y el beneficio de las empresas que realizaran la explotación. Pero al final, el Gobierno heleno podría tener en sus arcas unos 214.000 millones de euros, lo que supone el 107% del PIB. Esta cifra no es un valor presente neto. Solo el valor que tendrían las reservas griegas a los precios del gas de hoy. Como el objetivo de la troika es conseguir que la deuda griega sea del 120% del PIB para 2020 (frente al 170% actual) de ser cierto que este gas existe, justo en 2020 podría empezar a explotarse, con lo que la deuda de Grecia sería sostenible gracias al gas.

publicidad
publicidad
publicidad