Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CAT-ELECCIONES CATALUÑA FISCALIDAD

Subida de tasas y creación de impuestos para sanear unas maltrechas finanzas

Noticias EFE

La maltrecha situación financiera de la Generalitat, agravada por la caída de los ingresos, ha llevado al gobierno catalán a introducir importantes cambios en materia de fiscalidad, bien a través de la creación de nuevos impuestos, como el turístico o el euro por receta, o mediante el aumento de algunas tasas.

El propio presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha llegado a calificar de "casi diabólica" la asfixiada tesorería del ejecutivo autonómico y ha reconocido que en los próximos tiempos será imposible rebajar la presión fiscal.

Para hacer frente al objetivo de reducción del déficit público de las autonomías -el 0,7 % del PIB en 2013-, la Generalitat ha tenido que aplicar ajustes en ámbitos tan sensibles como la educación y la sanidad, recortar la plantilla de algunas de sus empresas públicas e impulsar procesos de privatización y venta de patrimonio.

La otra vía a la que ha recurrido el Govern para disponer de mayores ingresos ha sido la impositiva.

Cataluña fue la primera y, por ahora, única comunidad autónoma en aplicar la tasa del euro por receta médica, que pagan todos los ciudadanos que retiran un medicamento expedido por la sanidad pública en una farmacia, excepto unas 127.000 personas que, por su bajo nivel de renta, quedan excluidas de esta medida.

La Generalitat estima que este impuesto le reportará unos ingresos de unos 50 millones de euros este 2012 y unos 100 el que viene, que servirán para financiar el sistema sanitario catalán.

Sin embargo, el futuro de este impuesto es incierto, ya que el Gobierno, que recientemente también ha implantado en España el copago farmacéutico, considera "inconstitucional" la tasa catalana y amenaza con recurrirla ante el Tribunal Constitucional.

El Govern, por su parte, ha manifestado su intención de mantener el euro por receta, avalado por el Consejo de Garantías Estatutarias.

El otro tributo creado por el gobierno de CiU en estos cerca de dos años de legislatura ha sido la denominada tasa turística, que desde el pasado 1 de noviembre grava las pernoctaciones en establecimientos hoteleros de Cataluña.

Este impuesto se ha empezado a aplicar entre críticas del sector y prevé el cobro de una cuota de entre 0,45 euros y 2,25 euros por persona y noche.

La Generalitat prevé recaudar unos 50 millones de euros anuales con la tasa turística, que también ha despertado el recelo por parte del Gobierno, que la considera "innecesaria" y "discriminatoria", si bien reconoce que Cataluña, al igual que otras comunidades, tiene la libertad y la discrecionalidad para llevar a cabo esta medida.

Más allá de la creación de nuevos tributos, el ejecutivo catalán ha aplicado un incremento de las tasas universitarias, que han subido una media del 37,5 %, aunque en algunos casos el aumento ha llegado al 66,7 %, en función de la renta de las familias.

El malestar creado en la comunidad educativa por este aumento ha llevado a los estudiantes universitarios a convocar varias jornadas de protesta en las calles, al considerar que la medida provoca una "elitización" de las universidades públicas y el desmantelamiento de los centros públicos.

El único impuesto que CiU ha suprimido, tal y como se comprometió en la anterior campaña electoral, es el de sucesiones, un tributo que por ahora descarta recuperar, pese a la difícil situación económica de la Generalitat, al considerar que afectaría negativamente a las clases medias.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad