Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Nuevo foco de incertidumbre

Abismo fiscal: Lo que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar

María Gómez Silva

En plena cuenta atrás para que entre en vigor el 'fiscal cliff', Estados Unidos (y por ende el resto del planeta) se asoman a un precipicio de imprevisibles consecuencias

La economía mundial vive una agonía sin descanso. Cuando parece remitir (que no desaparecer) la tensión por la crisis de la deuda en Europa, el planeta entero se asoma a un precipicio de imprevisibles consecuencias, que podría reducir a la categoría de anécdota el 'shock' producido por la rebaja de la calificación crediticia que S&P asestó a Estados Unidos en el verano de 2011. Se trata del 'abismo fiscal', una serie de recortes y subidas de impuestos que entrarán automáticamente en vigor el 1 de enero si republicanos y demócratas no alcanzan un acuerdo para evitarlo. Esto es lo que tiene a los mercados tan nerviosos. Desgranamos sus claves.

¿Cómo se gestó el 'fiscal cliff'?

Ocurrió en el verano de 2011, en mitad de la tormenta producida por el enfrentamiento entre republicanos y demócratas ante el desbordamiento de las cuentas públicas, que estuvo a punto de bloquear el país y provocó la rebaja de la calificación crediticia por parte de Standard & Poor's. Para desbloquear la situación, Gobierno y oposición encargaron a un comité formado por republicanos y demócratas que buscase un pacto para reducir los gastos en 1,2 billones de dólares a lo largo de una década. Ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo, el comité definió una serie de recortes del gasto y la inversión pública que entrarían automáticamente en vigor en enero de 2013. Fatalmente, al mismo tiempo vencen una serie de beneficios fiscales de la etapa Bush, así como ciertos subsidios por desempleo y ayudas a los más desfavorecidos. En total, se calcula que la cuantía total superará los 600.000 millones de dólares.

¿Qué impacto tendrá sobre la economía estadounidense?

La fecha límite se acerca y, de no lograrse un acuerdo para evitarlo, la economía estadounidense tendrá que asumir al mismo tiempo fuertes subidas de impuestos y grandes recortes del gasto, especialmente en defensa. ¿Les suena? Efectivamente, la economía estadounidense se vería sometida a la misma terapia de austeridad que está sufriendo actualmente Europa, con potenciales efectos negativos sobre el PIB de hasta el 5%. "Su impacto teórico es equivalente a 5 puntos del PIB en apenas un trimestre, lo que supone un shock económico difícil de asimilar", explica el estratega de Citi en España, José Luis Martínez. Al ser la principal economía del planeta, esto provocaría importantes efectos sobre la economía mundial. "El abismo fiscal representa el mayor riesgo a corto plazo para la recuperación económica", ha alertado la agencia de ratings Fitch, en este sentido. No obstante, Martínez recuerda que el impacto sería de naturaleza distinta a los sufridos por Grecia o Lehman Brothers, pues se trataría de una crisis de cariz macroeconómico y no de confianza, como las anteriores.

Todos pierden con el 'fiscal cliff'

Lo más perverso del abismo fiscal es que ninguna de las partes resulta beneficiada. Los republicanos verán caducar los recortes de impuestos de la era Bush y reducirse el gasto en defensa; mientras que los demócratas tendrán que afrontar el final de ciertas ayudas para los desempleados y las familias de ingresos bajos, así como recortes en la seguridad social.

¿Habrá acuerdo 'in extremis'?

Aunque las posturas siguen enfrentadas entre republicanos (partidarios de reducir el presupuesto de varios programas sociales) y demócratas (favorables a subir los impuestos a las rentas más altas), nadie desea poner a la economía contra las cuerdas. En ese sentido, los analistas de Sabadell creen que Estados Unidos podrá evitar el 'fiscal cliff' a tiempo, aunque antes sufrirá dos meses de incertidumbre máxima. Asimismo, explican que Obama se verá obligado a hacer ajustes (aunque no sean tan extremos como los contemplados en el abismo fiscal) con un impacto negativo de entorno al 1,5% del PIB, lo que provocará que la economía estadounidense "sólo" crezca en torno al 2% en 2013.

¿Cómo posiciono mi cartera de cara al 'fiscal cliff'?

Desde Sabadell, creen que los meses de noviembre y diciembre "ofrecerán oportunidades de compra en la bolsa estadounidense" por la tensión de los mercados relacionada con este tema. A partir de enero, creen que los sectores que podrían verse beneficiados son energías alternativas, educación e infraestructuras. Por valores, Sabadell menciona concretamente a Acciona, Iberdrola, Gamesa, Siemens, OHL, Ferrovial, ACS, e indirectamente ArcelorMittal, Vinci y Saint Gobain. Por su parte, de cumplirse el peor escenario previsto y ponerse en marcha el abismo fiscal, Martínez explica que sería "negativo para las bolsas y positivo -pero limitado a que se apruebe un aumento de la deuda- en renta fija". En el mercado de divisas, "en principio sería malo para el dólar, pero depende de la situación de desconfianza y tensión derivada de la crisis del euro".

publicidad
publicidad
publicidad