Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

las elecciones griegas, el primer match point

¿Qué hace falta para que el euro y la eurozona se salven de la tormenta perfecta?

Cristina Casillas

El BCE tiene la llave para calmar los mercados: bajada de tipos, compra de deuda y subastas de liquidez para la banca

El futuro del euro y de la eurozona está más que nunca en entredicho. No solo porque la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha asegurado que quedan tres meses para salvar a la moneda única o porque el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan haya dicho que el experimento ha fallado, sino también porque los líderes europeos han sido incapaces de atajar una crisis de deuda con un gran componente especulativo que ha llevado al rescate a cuatro países europeos y que si no lo remedian afectará a un quinto, Italia.

Ayer la rentabilidad del bono español a diez años con respecto al alemán rozó el 7%, niveles críticos, tras la rebaja de Moody´s a la deuda española. El italiano tampoco estuvo indemne y superó el 6,2%. Ante este esta presión sobre la deuda soberana, los expertos de Saxo Bank vaticinan el rescate de ambos países en menos de seis meses.

Desde Aspain 11 reclaman una bajada de tipos, que consideran necesaria, "dado que la única forma de salir de la actual crisis, es que el BCE haga su trabajo aunque estemos a las puertas de una hiperinflación futura".

Sin embargo, en la reunión del 6 de junio, su presidente, Mario Draghi, no dio ninguna pista al respecto para el encuentro de julio. Los analistas creen que el organismo debería bajar los tipos un cuarto de punto hasta el 0,75%. Incluso Citi va más allá y espera dos rebajas: julio y septiembre.

Pablo del Barrio, analista de XTB, no descarta el rescate a ambos países y depende de la actuación del BCE y de que Alemania ceda en su posición de austeridad y recortes.

En Aspain 11 recuerdan que "cada vez son más las voces que piden que se dé marcha atrás a esta obcecación de reducir gastos por parte de Alemania y una actuación del Banco Central Europeo (BCE) comprando deuda de los países con problemas de financiación.

El analista de Serenity Markets, José Luis Cárpatos, cree que sí que se puede llegar a la situación desesperada de que hiciera falta. "El problema es que no hay bastante dinero para rescatar a la tercera y cuarta economías de la eurozona." termina.

Por su parte, el estratega de Citi en España, José Luis Martínez, cree que "No es cuestión de tipos; es cuestión de la velocidad del deterioro y su persistencia. Creo que será una consecuencia en el futuro de tres factores: medidas por los gobiernos domésticos, mayor integración europea y el ECB".

El BCE puede hacer más

Pablo Barrio, analista de XTB, enumera tres acciones que debería llevar a cabo el BCE lo antes posible. Por un lado la bajada de tipos a niveles cercanos al 0% como en Estados Unidos o Japón, o sino al 0,5% como en el Reino Unido. Por otro lado, la compra de deuda soberana en el mercado secundario, y que tuvo una buena respuesta cuando el organismo lo hizo. Y, por último, retomar las subastas de liquidez, que no han terminado de tener el efecto positivo por la carga negativa que supone a los bancos acudir a ellas.

José Luis Cárpatos, analista de Serenity Markets, cree que es incomprensible la actitud del BCE. "No tiene ningún sentido gastar miles de millones en rescates, para luego dejar al mercado actuar cuando está cometiendo excesos. El mercado de renta fija es muy ilíquido, basta poco para moverlo mucho. Reactivando el programa de compras y comprando pequeñas cantidades puede quitar la parte especulativa del mercado".

Martínez asegura que hay muchos argumentos para que el BCE ponga racionalidad en un mercado dominado por el pánico. Para ello, es preciso mayor disciplina fiscal y mejorar el potencial de crecimiento a nivel interno y mayor cohesión/solidaridad financiera a nivel europeo

España, clave para el euro

La agencia de calificación sostiene que "eventos claves" en las últimas semanas, como la parálisis electoral en Grecia, la nacionalización de BFA-Bankia y el acuerdo del Eurogrupo para prestar hasta 100.000 millones de euros a España para recapitalizar la banca han vuelto a poner el foco de los mercados en la salud financiera de gobiernos y bancos, en el apetito de la eurozona de actuar y en el riesgo de contagio si un país abandonara la moneda única.

Por todo ello, "la eurozona ha entrado en una fase crucial y las citas en las próximas semanas, tales como las próximas elecciones griegas, las reuniones de la UE y la cumbre del G20 jugarán un papel importante a la hora de definir la dirección futura" del área de la moneda común, sostiene S&P.

Aún así, Barrio se muestra optimista y cree que la moneda única sobrevivirá. En parte, porque los bancos alemanes ya han aceptado una quita de la deuda griega y no estarán dispuestos a perder más dinero.

Aunque Alemania goce de una posición fuerte, la eurozona esta amenaza, continúa Barrio, "ya que está habiendo una fuga de capitales desde el mundo anglosajón, que se muestran escépticos, ya que no es una crisis de deuda de los periféricos, sino es la crisis de la zona euro".

Las elecciones griegas serán el punto de inflexión, ya que el mercado está descontado que se suavicen las condiciones impuestas al rescate griego. Y es que la política de austeridad no es suficiente y es necesario políticas de crecimiento. En este sentido, tendrá una vital importancia la cumbre europea sobre el crecimiento que tendrá lugar a finales de mes.

"Se está llegando a la máxima tensión por parte de Alemania, pero no puede pedir y pedir sin dar a cambio y, aunque puedan sobrevivir de nuevo con el marco, en caso de una hipotética ruptura del euro, nunca tendrán la posición de fuerza que han demostrado tener ahora", sentencia Barrio.

Por su parte, Cárpatos cree que "la única explicación que encuentro es que Alemania, Austria, Finlandia y Holanda que son los que lo obstaculizan todo están convencidos de que puede caer todo y ellos salvarse sin ningún problema".

Por su parte, Saxo Bank cree que "La forma en que España solvente su exposición inmobiliaria va a suponer una apuesta a todo o nada para el euro. La economía española es la cuarta más fuerte de Europa y, en términos de gravedad, esta "crisis" supone más que la de los otros cuatro países PIIGS juntos.

En cambio, Martínez recuerda que "el euro fue una decisión política. Y su supervivencia está en manos de los políticos. Mientras, seguiremos avanzando en la integración financiera y fiscal".

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad