Vocento 15 años 19 de Octubre, 23:44 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El banco en casa

¿Bajo el colchón? No, los españoles prefieren las cajas fuertes

María Gómez Silva

El miedo a un corralito multiplica las ventas de cajas fuertes en España. Le proponemos una breve guía sobre precios, modelos y calidades mínimas para proteger su dinero en casa

Jubiladas arruinadas por la compra de preferentes, rescates de entidades bancarias y negros rumores sobre un posible rescate de España se han instalado en la mente de los españoles, avivando el miedo a perder lo ahorrado durante toda una vida. Mientras muchos se preguntan si su dinero estará más tranquilo bajo el colchón de la cama o depositado en una entidad bancaria, se han multiplicado las ventas de cajas fuertes para uso doméstico en España. Aunque no hay cifras oficiales, fabricantes españoles como Fac o Baussa aseguran haber registrado un incremento de hasta el 20% en algunos modelos en el primer trimestre del año. Y es que la posibilidad de abrir una cuenta en Suiza no está al alcance de todos, pero las cajas fuertes están a disposición de cualquier bolsillo y, en muchos casos, ni siquiera requieren de una complicada instalación.

Joaquín de la Rosa, adjunto a la dirección general de Fac Seguridad, explica que los modelos más demandados en estos momentos son de fabricación española, donde prima la calidad y "una seguridad contrastada". A su juicio, "la gente busca en estos momentos algo que le de tranquilidad de verdad".

Para los que estén algo perdidos con este asunto, proponemos una breve iniciación a los precios, modelos y calidades mínimas para proteger su dinero en casa.

¿Qué modelo escojo?

El mercado de cajas fuertes es variado y la elección dependerá del valor de lo que queramos poner a su recaudo. Existen cajas de fabricación asiática por un módico precio de unos 70 euros, que perfectamente pueden servir para guardar bienes o documentación de escaso valor. Si, por el contrario, queremos poner a salvo varios miles de euros, es recomendable seleccionar una caja de mayor calidad, a partir de 200 euros y con una puerta de un espesor de acero mínimo de entre 8 y 15 milímetros.

El adjunto a gerencia de Baussa, Mitxelko Ugalde, recomienda una caja certificada con un grado de seguridad mínimo 3. Explica que los grados del 0 al 11 indican la resistencia del aparato, siendo cero el más bajo. Una joyería, un banco o una estación de servicio están obligados a instalar una caja de seguridad de nivel cuatro, por lo que un 3 da garantía suficiente a un particular. Las de Baussa de ese grado cuestan a partir de 800 euros.

Una tercera opción es optar por una caja profesional. "Si hablamos por proteger bienes por encima de los 20.000 euros, gastarse entre 1.500-2.000 euros en la caja fuerte puede ser una inversión que voy a amortizar", reflexiona por su parte De la Rosa.

En todo caso, en los puntos de venta o empresas de seguridad especializadas le asesorarán adecuadamente sobre sus necesidades concretas.


¿Qué fabricante da más seguridad?

De la Rosa explica que, si lo que se busca es garantías de seguridad, es preferible acudir a un fabricante europeo, pues de esa manera se garantiza que el producto cumple con los requisitos mínimos de calidad.

"Una caja fuerte no es una simple caja de zapatos. Si usted quiere ir a comer al campo, a lo mejor unos cubiertos del 'Todo a cien' le valen. Pero, si lo que quiere es una cubertería para invitados, preferirá algo de más calidad", explica De la Rosa.

Asimismo, si se opta por una empresa española, el cliente se garantiza que va a recibir un servicio técnico de proximidad. Y hay muchos casos en que éste es imprescindible: Imaginemos una abuela que acaba de fallecer y guardó en una caja sus joyas familiares, una clave olvidada o una llave extraviada.

"Esta misma mañana, nos han llamado de Marbella. Era un señor que tenía el DNI y una cantidad de dinero importante en la caja. En esos casos, hay que ir con el servicio técnico y resolver. Y ese servicio técnico se puede dar a partir de una gama media-alta. La gama baja te cogen un destornillador y la abren", explica De la Rosa.


¿Cómo hago la instalación?

Uno de los mitos más comunes está relacionado con la instalación. Muchas personas piensan que es necesario hacer una gran obra para instalar la citada caja en la pared. Sin embargo, muchas cajas de gama media pueden ser instaladas por la propia persona mediante anclajes. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, para violentar muchas de estas cajas, sólo es posible hacerlo tras abrirlas, debido a los anclajes químicos que se emplean. Además, su elevado peso dificulta transportarlas, aun cuando se lograse separar el escollo de retirar los anclajes.

Puntos de venta: Por Internet, mejor no

Ugalde explica que aunque hay mucha venta por Internet, los clientes no tienen los conocimientos suficientes para comprar el producto adecuado. Por este motivo, recomienda que se encargue la instalación al especialista que ha realizado la venta, con prioridad para las empresas de seguridad.

Asimismo, se pueden encontrar en una gran superficie o una ferretería. Cuando más grande sea el establecimiento, más gama de modelos se pueden probar in situ. "Es como comprarse un coche. Yo iría donde vea una empresa solvente, que tenga un respaldo y donde haya muchos modelos", valora De la Rosa.


Garantía: Nada protege al 100% contra el robo

La garantía es otro de los factores que hay que tener en cuenta a la hora de hacerse con una caja fuerte de seguridad. La mayoría de las marcas ofrece dos años, aunque ésta se refiere a imperfectos del producto, nunca a la protección contra robos.

"Garantizar que una caja no se puede abrir es como garantizar que no se puede robar el banco", explica De la Rosa. Según este especialista, de lo que se trata es de asegurarse de que la caja va a resistir un ataque determinado de una radial, una maza o un martillo percutor durante el tiempo suficiente para que funcione el sistema de alarma, acudan los vecinos, o alguien se ponga sobre aviso.

En ese sentido, reconoce que la combinación de sistema de alarma y una caja de seguridad añade una protección extra: "Con la combinación de las dos es cuando vas a tener la certeza de que vas a poder defenderte". Asimismo, la cuota que exigen los seguros del hogar es inferior si se cuentan con elementos extra de seguridad, como una puerta blindada.

Ugalde coincide en este punto: "Combinar caja fuerte y alarma es lo ideal. Porque la alarma detecta la intrusión, advierte a la policía y en ese intervalo de ese tiempo la caja tiene que resistir el ataque".


¿Y si me olvida la llave?

Como se ha mencionado antes, éste es otro de los motivos para contratar un servicio del que estemos seguros que vamos a poder recibir la atención adecuada. En todo caso, existen cerrajeros especializados en abrir cajas de todo tipo. Aquí, la cuestión final es, ¿si no confía en su banco para poner a salvo su dinero, en quién prefiere confiar?

En todo caso, pese a las consejos que ha ofrecido antes, el adjunto a gerencia de Baussa, Mitxelko Ugalde, reconoce que en su caso no optaría por esconder sus ahorros en casa: "Me parece exagerado. Yo confío en el sistema bancario español y no voy a meter el dinero en casa, aunque no me guste la situación", asegura.

Los expertos coinciden con su visión. Javier Flores, jefe de estudios y análisis de Asinver, califica de poco "sensato" el tener guardado en casa el grueso de los ahorros, "más allá de aquellas cantidades que se quiera tener disponibles de manera inmediata, joyas o documentos".

Flores reconoce que la actuación de políticos y banqueros "no ha estado a la altura", dando "pie a que la gente se alarme". Pero aun así, recuerda que, "incluso en el peor escenario", los depósitos de los españoles están seguros "hasta un límite de 100.000 euros por titular".

publicidad
publicidad
publicidad