29 de Noviembre, 08:22 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

desentierra la guerra fría

Putin anuncia un rearme sin precedentes como estrategia electoral

MOSCÚ (COLPISA) / RAFAEL M. MAÑUECO, CORRESPONSAL

Putin anuncia, como estratagema electoral, un rearme sin precedentes para los próximos diez años.

Ante el aluvión de ataques que el primer ministro, Vladímir Putin, está teniendo que soportar desde la calle y las redes sociales, no hay nada mejor que agitar la amenaza externa para presentarse como la única garantía de seguridad para el país. Se lanza así un mensaje a la población de que no están las cosas como para andar cambiando de dirigente en momentos tan turbulentos en la escena internacional y de que él es el verdadero defensor de la patria.

Ayer apareció en el diario 'Rossískaya Gazeta' un artículo más de las serie preelectoral de Putin. Esta vez lo ha dedicado a las cuestiones de defensa y propone un rearme sin precedentes en los próximos diez años.

Afirma también que la industria militar rusa debe ser el puntal del desarrollo económico del país. A juicio del jefe del Gobierno y candidato a las presidenciales del 4 de marzo, la resolución de los problemas globales ha puesto sobre la mesa «los límites de la soberanía nacional (...) y no podemos tentar a nadie con nuestra debilidad». Por eso, prosigue Putin, «mientras no nos dotemos de armamentos de la nueva generación deberemos mantener el papel disuasorio de las armas nucleares».

Putin considera que su país «se ve empujado por la política de Estados Unidos y la OTAN consistente en desplegar su escudo antimisiles en Europa» y advierte que «la respuesta a la defensa antimisiles global norteamericana y su segmento en Europa será efectiva y asimétrica».

El hombre fuerte de Rusia afirma que la política de rearme está ya definida. «En diez años incorporaremos al Ejército más de 400 misiles intercontinentales dotados de cargas atómicas, 28 submarinos, más de 50 navíos de guerra, más de 600 aviones, más de mil helicópteros (...), más de 2.300 tanques y decenas de rampas móviles para misiles antiaéreos de la última generación». Se prevé asignar a defensa unos recursos por valor de 23 billones de rublos (cerca de 583.000 millones de euros).

Comentando el artículo de Putin, el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, señaló que «Estados Unidos no va a estar en condiciones de poder interceptar nuestros misiles nucleares por lo menos durante los próximos diez años», de ahí la necesidad de modernización urgente que requieren las Fuerzas Armadas rusas.

Se da la circunstancia de que este nuevo manifiesto del primer ministro, el sexto ya desde que empezó la campaña electoral, coincide con la publicación de un sondeo que le atribuye la victoria en primera vuelta en los comicios presidenciales. La encuesta fue realizada este mes en 138 localidades de 46 regiones del país y sostiene que Putin conseguirá el 58,6% de los votos.

Ataque de Occidente

Para evitar una segunda ronda electoral basta con que obtenga el 50% más uno de los sufragios. Su más inmediato seguidor, el comunista Guennadi Ziugánov, se quedaría en el 14,8%. El sondeo es el primero en varios meses que vaticina tan buenos resultados para el dirigente ruso.

Y es que, de acuerdo con los datos de otro estudio realizado a finales de enero, el 55% de los rusos admiten estar muy preocupados con la posibilidad un ataque de Occidente.

En clara alusión a Libia, Siria e Irán, Putin escribe que «ante nuestros ojos surgen nuevas guerras regionales y locales. Aparecen zonas de inestabilidad, de caos dirigido e incentivado de forma artificial. Percibimos intentos de provocar esos conflictos junto a nuestras fronteras o la de nuestros socios». Moscú, que apoyó la resolución de la ONU para la intervención de la aviación de la OTAN en Libia, denunció después el papel aliado, argumentando que sobrepasó el mandato del Consejo de Seguridad.

Rusia y China se han quedado solas entre las potencias en su apoyo al régimen sirio de Bashar El-Assad.

El primer ministro ruso alerta que, dada la situación, su país «no puede depender exclusivamente de métodos diplomáticos o económicos para resolver los conflictos». Según sus palabras, hace falta que «Rusia se sienta segura y que sus socios entiendan sus argumentos».

publicidad
publicidad
publicidad