Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Harrison Ford

XLSemanal/Ixone Díaz Landaluce

"No me encuentro bien. tengo catarro", dice harrison ford, frunciendo el ceño, mientras se toma una aspirina y da un trago a una botella de agua.

No es una buena noticia. A Ford no le gustan las entrevistas y arrastra una reputación de arisco y cascarrabias que hace ponerse en guardia a cualquier periodista. Si, además, está resfriado... pero no. Hoy, el actor está dispuesto a quitarse su -dice- inmerecida fama de gruñón. Intenta ser locuaz y prueba a sonreír, aunque el amago se queda en esa famosa mueca con el labio torcido que es su manera de hacer notar que algo le ha hecho gracia, pero tampoco mucha. Una vez que comienza la conversación, hasta se relaja y cuenta un chiste. Todo, con esa expresión de tipo duro que lo ha convertido en un mito vivo del cine. Ahora vuelve a ser carne de taquillazo en Cowboys & Aliens, donde interpreta a un coronel que gobierna un pueblo del salvaje Oeste con mano de hierro hasta que los extraterrestres deciden invadirlo.


Confiesa Ford que el papel le llegó de rebote cuando otro actor lo rechazó. Su carrera está construida sobre ese tipo de carambolas. Fue a clases de interpretación porque quería ligar y, cuando un pez gordo de Hollywood le dijo que no tenía futuro como actor, se hizo carpintero. Así conoció a George Lucas, para quien construyó los armarios de su cocina. También de rebote logró el papel de Han Solo en La guerra de las galaxias mientras les daba la réplica a otros actores durante la audición. Y solo logró ser Indiana Jones porque Tom Selleck rechazó el papel. Pero a sus 69 años -que nadie le echaría gracias a su aspecto de siempre y a ese pendiente que luce en la oreja izquierda- ya no tiene que demostrarle nada a nadie. Hollywood le interesa más bien poco. Trabaja por dinero, no le importa admitirlo. Sobre todo ahora que tiene un hijo de 10 años, Liam, con su mujer, la actriz Calista Flockhart. Y aunque no puede evitar ser algo esquivo y habla en un somnoliento tono monocorde, ni el catarro merma su magnetismo y un atractivo que peina canas desde hace mucho tiempo.


XLSemanal. La primera pregunta es obligada. Aliens o vaqueros, ¿con qué se queda?


Harrison Ford. Crecí viendo las películas de vaqueros de Roy Rogers en las matinés de los sábados y siempre quise hacer un wéstern. Salvo por El rabino y el pistolero, que rodé hace más de 30 años, nunca había tenido esa oportunidad. Aunque, como dice Jon (Favreau, director del film), muchos de mis personajes están basados en arquetipos del género de vaqueros: Han Solo, Indiana Jones...

La entrevista completa en el XLSemanal

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad