18 de Noviembre, 19:56 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mal panorama laboral, financiero y productivo

Fiebre alta y cuidados intensivos: La economía española sufre en todos sus frentes

JOSÉ JIMÉNEZ

Un estudio que sintetiza los trece indicadores más significativos muestra que los males de la economía española son ya crónicos.

Con fiebre permanente y en cuidados intensivos. Este es el estado sumamente delicado en el que se encuentra la economía española, tocada en el ámbito laboral, financiero y productivo, según se desprende del estudio "Temperatura Económica" elaborado por la consultora Eyescon.com. Este documento conjuga en un solo indicador las áreas productivas, laborales y financieras. Y la lectura no invita al optimismo. Desde hace más de un año, la fiebre de la economía española no puede rebajarse de los 39 grados.

Quizás la peor noticia posible es que el Gobierno no ha encontrado la medicina para aliviar al enfermo. Es más, cada doctor del Ejecutivo maneja su particular diagnóstico. Así, mientras que el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, considera que en el corto plazo "no vamos a observar grandes creaciones de empleo", el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, augura seis meses de buenos datos, según declararon ambos en el "XVIII Encuentro del Sector Financiero" organizado por Deloitte y ABC.

Más allá de las declaraciones, la realidad de las cifras publicadas en el reciente "Boletín Económico del Banco de España" muestra un "modesto" crecimiento del PIB del 0,6% hasta febrero, dos décimas menos de lo que creceremos en todo el año, un 0,8%, según las previsiones de la institución. No se alcanzará el 1,3% previsto por el Gobierno, en parte por la debilidad del consumo pero sobre todo por el lastre que supone tener una tasa de paro del 20,4% y sin visos de mejorar.

Del mercado de trabajo, el Banco de España ha calificado los dos primeros meses del año como desfavorables y el desempleo -principal preocupación para el 81% de los españoles según el Barómetro del CIS publicado ayer- se ha ido en marzo a los 4,3 millones de personas. La institución apunta que de todos los desequilibrios que acechan a la economía española, el paro "es el más persistente". Así, puede seguir creciendo este año y solo podrían verse mejorías el año que viene, si hay avances en las reformas.

Hay quien tiene opiniones similares. Según explica Rosa Duce, analista de Deutsche Bank España, la previsión de crecimiento que manejan en la entidad germana es del 0,8% -igual que la del Banco de España- una tasa que consideran que "será insuficiente para generar empleo".

Para Juan Ramón Rallo, director del Observatorio de Coyuntura del Instituto Juan de Mariana, la situación del mercado laboral está agonizando y ha llegado a un punto crítico que requiere cuanto antes las reformas necesarias. De otro modo, apunta, no será posible la creación de empleo en términos netos.

Entre las reformas que Rallo ve más acuciantes está la del mercado laboral, porque tiene una incidencia directa en la creación de empleo. Lo que no puede ser, recuerda, es que los salarios suban cuando está bajando la productividad, porque esta situación termina por erosionar los márgenes empresariales y dificulta aún más la creación de puestos de trabajo

Si bien la foto fija del mercado laboral es la más preocupante, el cuadro general que observa Eyescon.com tampoco es para tirar cohetes. A la luz de su propio informe realizado a partir de trece indicadores distintos, en la consultora apuntan que nos encontramos antes un país "fuertemente endeudado, con un consumo contenido, una tasa de paro insoportable, inflación creciente y una gran dependencia exterior de los productos energéticos y otras materias primas".

¿Queda algún margen para los brotes verdes?

Si bien la situación es muy complicada, siempre hay alguna variable que se escapa de la tendencia. Así, apunta Duce,  el año pasado sorprendió por el "buen comportamiento del sector exportador", que creció un  0,3% anual, el segundo mayor aumento de la zona euro tras Alemania. La experta espera que esta tendencia se mantenga en 2011 como motor de crecimiento. "España ha sabido aprovecharse de la fortaleza de la economía alemana y hacia este país ha dirigido sus exportaciones. Esto se ve reflejado en la inversión en equipo, cuyo crecimiento es positivo desde el segundo trimestre", apostilla.

Otra cosa es salvar el escollo del sector constructor. Según explicó ayer Campa, el ladrillo restó 1,7 puntos al PIB español del año pasado. Este año no habrá mejores noticias. Y es que la inversión en construcción sigue siendo muy negativa, como recuerda la economista de Deutsche Bank. Actualmente, el peso de esta inversión en el PIB se sitúa en el 4,4%, muy por debajo de los máximos históricos del 9,5% del año 2006. De hecho, es el valor más bajo en 17 años. Y esta tendencia negativa se mantendrá en este 2011.

En Eyescon.com reconocen la gravedad del diagnóstico pero creen que todavía se puede revertir la tendencia si se toman algunas medidas; entre ellas, citan la restricción del gasto no necesario de las administraciones públicas (en especial las subvenciones), la adecuación del sistema financiero a la realidad mediante una tasación fiel de sus activos, la liberación de la contratación laboral o la potenciación del alquiler de viviendas.

Su estudio sintetiza en un solo indicador (ver gráfico adjunto) trece variables significativas que se agrupan en tres áreas productivas: Laboral, productiva y financiera. Estas magnitudes son la población ocupada, la tasa de paro, el número de funcionarios públicos, la deuda pública (en volumen y como porcentaje del PIB), los créditos concedidos a las empresas, los créditos concedidos a los hogares, el IPC, el déficit fiscal, el PIB a precios constantes, las exportaciones o el consumo de energía.

Fuente: Eyescon.com

publicidad
publicidad