25 de Enero, 06:54 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el yen se revalorizará

Implicaciones económicas del terremoto de Japón: las inversiones favorecerán al PIB

CRISTINA CASILLAS

Algunas casas de analisis revisan al alza las previsiones de crecimiento para 2012

Han pasado ya cinco días desde que un terremoto de magnitud 8,9 en la escala Ritcher azotase Japón. El tsunami que desencadenó llevó la destrucción y el caos al país del sol naciente. Ahora, una posible catástrofe nuclear centra la atención de todas las miradas dentro y fuera del país. Japón se enfrenta a una titánica tarea de reconstrucción en el peor momento: el país todavía no se ha recuperado de la crisis financiera más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Hace unas pocas semanas, Japón cedió el segundo puesto como potencia económica en beneficio de China. La economía de la isla representa el 8% del PIB de la mundial mientras que el área dañada es un 10% del PIB aunque el problema estriba en que se puede extender a todo Japón e incluso a otros países.

Retos económicos

El primer lugar, el movimiento sísmico ha afectado a las principales centrales nucleares del país. El riesgo de una fusión nuclear es de difícil cuantificación porque dependerá de cómo y hacia dónde se mueva la nube radiactiva y dónde acabe el núcleo fusionado tras la explosión. El país deberá buscar alternativas energéticas para sustituir los 12.000 MW producidos por las centrales mediante un incremento de la demanda de carbón y petróleo, lo que provocará una escalada del precio del crudo y más inflación.

De momento, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) desconoce cómo afectará el parón nuclear japonés a las importaciones de petróleo por parte de ese país. Aunque la situación "evolucionará en los próximos días", la AIE confirmó que la capacidad de generación de energía ha quedado reducida en Japón en 9,7 Gigawatios, lo que equivale a unos 200.000 barriles diarios de petróleo.

En segundo lugar, todos los fabricantes de automóviles japoneses (Toyota, Nissan, Honda, Mazda, Mitsubishi y Suzuki) han suspendido la producción de vehículos en sus plantas niponas.  Toyota dejará de producir unos 40.000 vehículos.

En total, las pérdidas económicas superarán los 100.000 millones de dólares (71.500 millones de euros), según la consultora estadounidense Eqecat, especializada en el cálculo de riesgos ante catástrofes.

La firma señala que estas pérdidas continúan aumentando a medida que se suceden otros problemas derivados del seísmo, correspondiendo el grueso a los "cuantiosos daños materiales en edificios residenciales y comerciales y a la restauración de las infraestructuras críticas".

Al menos el 30% de las viviendas registrarán daños "de mínimos a severos" cuyo coste podría superar los 20.000 millones de dólares (14.300 millones de euros) a lo que hay que añadir los gastos generados por quienes se vean obligados a abandonar sus domicilios podría doblar esta cifra.

En lo que respecto a los incendios, Eqecat estima que las pérdidas podrían rondar entre los 5.000 y los 10.000 millones de dólares (3.600 y 7.200 millones de euros).

Asimismo, apunta que el daño en infraestructuras, según datos preliminares, podría ascender a más de 30.000 millones de dólares (21.500 millones de euros).

Por su parte, AIR Worldwide ha cifrado el coste de esta catástrofe para las aseguradoras en un rango de entre 15.000 y 35.000 millones de dólares (10.700 y 25.000 millones de euros).

El 3% del PIB o 130.000 millones de euros calcula Banif el coste del terremoto.

Consecuencias 

1 Para la reconstrucción habrá que inyectar millones de fondos públicos y privados que estimulen la economía, favoreciendo el crecimiento y la recuperación económica.

Hans Redeker, jefe global de divisas de BNP Paribas, estima que el coste de la reconstrucción de Japón tras el terremoto, ascienda al 2-3% del PIB. "El gobierno estaba planeando ir a la consolidación fiscal y eso no va a suceder después de este terremoto".

Para los analistas de Citi, la actividad económica se frenará a corto plazo. Calculan que los daños pueden ser entre 5 y 10 billones de yenes. Estas pérdidas económicas se verán compensadas por un aumento de la demanda motivada por la reconstrucción para el segundo semestre del año en 1 billón de yenes y de 1,3 billones de yenes para el primer semestre de 2012.

Para paliar los efectos de la crisis el Banco de Japón ha realizado dos inyecciones de liquidez. La primera de 15 billones de yenes, es decir, 131.256 millones de euros, y la segunda de ocho billones, 26.433 millones. Con ellas se pretende evitar el colapso del sistema financiero.

Para Citi habrá una caída de la economía en la primera mitad del año, para recuperarse en la segunda, lo que hace que se revise al alza el PIB en 2011 en dos décimas, del 1,9% al 2,1%.

En cuanto a la economía mundial, los expertos del banco estadounidense no esperan un impacto importante en la economía mundial, en la recuperación o en el apetito por el riesgo de los inversores. En este sentido, recuerdan que para los europeos lo más importante es la marcha de la economía de la Unión Europea y de Estados Unidos; por este motivo, rechazan que el terremoto de Japón sea suficiente para provocar una recaída en la recesión.

Mantener el precio del dinero barato permitiría la recuperación, sin olvidar que las empresas más afectadas en Europa serían las de automóviles y las empresas de servicios, especialmente, las marcas de lujo, concluyen los analistas de Citi.

Como ejemplo de lo anterior JP Morgan ha revisado el crecimiento del PIB para el trimestre desde 2,2% hasta 1,7%, y para el trimestre desde 2,2% hasta el 0,5%. Sin embargo para el trimestre lo suben desde el 2,5% hasta el 4%, y para el cuarto trimestre desde el 2% hasta el 2,5%. El año 2011 quedaría con un crecimiento del 1,4%, desde un 1,7% anterior. La estimación para el 2012 quedaría en un 2% desde un 1.8% anterior.

 2. Un yen más fuerte

 La moneda nipona tendrá que ayudar a la recuperación. Se ha producido una revalorización debido a que las aseguradoras y empresas japonesas repatrían fondos para ayudar a la recuperación. Además, el Banco de Japón mantendrá los tipos prácticamente en el 0% para ayudar a la reconstrucción económica. Por su parte, DWS Investments cree que a largo plazo el Banco de Japón favorecerá un yen débil.

3. Caída de los precios del petróleo, pero sólo de manera transitoria

Los precios del crudo cayeron de forma importante el pasado viernes, en parte como respuesta a una probable disminución de la demanda de Japón y en parte por el menos turbulento de lo esperado "día de la ira" que se celebró el viernes pasado en Arabia Saudí. Así, ayer el barril de Brent, de referencia en Europa, perdió algo mas de un 4% hasta los 109 dólares.

 Sin embargo, habrá que ver cómo reacciona cuando el país aumente la demanda.

4. Menos demanda de los bonos del tesoro en EEUU

Tras un desastre de la magnitud de la tragedia de Japón, el país del sol naciente que es el tercer mayor comprador de deuda de EEUU, tras la Reserva Federal y China, no tendrá tanto dinero para las siguientes subastas de bonos del Tesoro.

Keith Wade, economista jefe de Shroders, considear que "la pregunta clave para los inversores en estos momentos es si Japón puede permitirse financiar el gasto extra que necesita (para la reconstrucción), cifrado entre 45.000 y 90.000 millones de euros (entre el 1% y el 2% del PIB). ".

Japón ya cuenta con uno de los mayores lastres de deuda del mundo, con una ratio de deuda bruta-PIB del 226% y un déficit presupuestario ligeramente por debajo del 10% en 2010 (según datos del FMI). La cantidad de deuda que hay que refinanciar este año (próxima al vencimiento y nuevos préstamos) se ha calculado en el 30% del PIB. El lunes, Moody's alertó de que se podría dar una situación en la que los inversores huyen, suben los rendimientos de los bonos y la refinanciación se vuelve insostenible. Tanto Moody's como Standard & Poor's recortaron sus calificaciones para Japón a comienzos de este año.

 

publicidad
publicidad