17 de Diciembre, 13:29 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Endurece las exigencias en provisiones

Mafo mete prisa a la fusión de las cajas, que tienen 39.500 millones en activos tóxicos

JOSÉ JIMÉNEZ

Las cajas más expuestas al ladrillo son las que han entrado de lleno en el baile de fusiones

No va más. El Banco de España no quiere esperar más tras anunciar que no habrá prorroga del FROB. El tiempo se acaba el próximo 30 de junio y el supervisor ha decidido dar un impulso a la reestructuración del sector. Sólo en este contexto puede entenderse que la entidad presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez vaya a endurecer los criterios para contabilizar los créditos morosos, que sólo en activos tóxicos del ladrillo superan los 39.500 millones de euros.

La cifra la han calculado los analistas de Nomura y representa la foto fija de la exposición inmobiliaria a la que hacen frente las cajas de ahorro. Son 39.570 millones de euros y no toda esta cantidad se reparte por igual. Y es que, mientras que el ratio medio de activos en riesgo sobre activos totales es del 2,95%, algunas entidades superan holgadamente el 9%, como es el caso de Caixa Terrasa o Caixa de Catalunya, mientras que un buen puñado (Laietana, Kutxa, Cajasur o Sabadell) está por encima del 5%.

Curiosamente, las cajas de ahorros con mayor exposición inmobiliaria están en la pista del baile de las fusiones. Caixa Terrassa y Caja de Sabadell tienen cerrada junto a Manlleu la segunda fusión de cajas catalanas, el conocido proyecto Unnim.

Mientras CajaSur ha terminado intervenida por el Banco de España ante el aborto de fusión con Unicaja, Caixa Catalunya capitanea la unión con Tarragona y Manresa, Laietana entra en todas las quinielas y la Kutxa aspira tras muchos años a juntar a las entidades vascas en una gran caja.

Pero hay más, porque si la norma sale adelante tras el periodo de consultas, se modificará el tratamiento de los inmuebles adjudicados por las entidades en pago de deudas. Así, en cuanto el inmueble pasa al banco lo hará con un deterioro automático del 10% como mínimo, que será del 30% a los dos años. Los expertos del banco japonés apuntan que esta media es especialmente significativa para las cajas, donde hay cantidad importante de activos inmobiliarios acumulados y el nivel de provisión seguiría siendo bajo.

Por el momento, apuntan los analistas de Nomura, la decisión no tendría impacto sobre Santander, BBVA o Banesto, ya que todos han anotado provisiones para estos activos por el 30%. Sin embargo, entidades como Sabadell o Popular -las más expuestas al sector inmobiliario según Nomura- tendrán que generar ganancias de capital para compensar las provisiones necesarias, o alternativamente deberán reducir su beneficio antes de impuestos.

La lectura que hacen desde Citi es positiva, porque la medida acelerará los procesos de fusión en los que ahora mismo están metidas las cajas, y sugieren que la medida se incubó definitivamente tras la última visita de los representantes del FMI. Es lo menos que se podría esperar en un sistema financiero "sólido pero bajo presión" y cuando la banca española está siendo escrutada por todos los inversores internacionales.

Lo que pocos dudan es que la norma supondrá mayores provisiones para el conjunto del sistema, y de hecho, el beneficio de las entidades disminuirá un 10%. Ahora bien, según apunta Rubén Manso, director de la consultora Mansolivar y profesor de Economía, la norma puede ser mejor para las entidades con más créditos garantizados ya que la cobertura sólo se constituirá sobre la parte del crédito que exceda del valor de la garantía.

A juicio de Manso, "no cabe duda de que ante la imposibilidad de valorar los activos adquiridos como consecuencia de los créditos impagados, el Banco de España ha optado por imponer una rebaja de estos activos en función del tiempo de permanencia en el balance de las entidades". De este modo, puntualiza el experto, "probablemente se consiga el doble efecto de favorecer la venta de los mismos y de que figuren en los balances de las entidades por valores no muy alejados de los de mercado".

Sin embargo, a diferencia de lo que opinan en Citi, Manso no cree que vaya tener demasiado efecto sobre las fusiones, porque la norma está en consulta hasta mediados de junio y el plazo para pedir ayudas al FROB termina en junio.

Fuente: Nomura (millones de euros)

publicidad
publicidad