Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Registros Equifax y RAI

Cómo borrar los antecedentes de las listas de morosos

FRANCISCO S. JIMÉNEZ

El deudor debe ser informado del registro en los ficheros de impagos por los acreedores o por las agencias de la lista

Vas a pedir un crédito al banco o aplazas unas compras. Te lo deniegan porque tu nombre se encuentra en una lista de morosos. Es una situación, que se produce más veces de lo deseado. Aparte del mal trago que supone enterarse en público, acarrea más consecuencias desagradables. Finanzas.com te aclara los entresijos para salir de la lista negra.

Desgraciadamente, por la crisis, cada vez más particulares y empresas son inscritos en listas de morosos. A veces es por descuido. Otras, por abuso de las compañías acreedoras. Y en el peor de los casos, la recesión económica obliga a priorizar compromisos financieros dejando de lado algunos pagos para ganar tiempo. La consecuencia es que los datos personales pasan a formar parte de listas negras de las entidades financieras.

Es importante tener en cuenta que esta situación no implica efectos jurídicos, pero si complica algo la existencia; a la hora de solicitar un préstamo, crédito, hipoteca o financiar la compra de algún artículo. Los bancos y financieras forman parte del sistema, tanto para proporcionar los datos de los impagos, como para solicitar información al sistema. Aunque estar registrado en estos listados, no significa que la denegación del préstamo sea automática.

Si la crisis económica no echa el freno de mano y sigue el ritmo de destrucción de empleo, más personas pasarán a engrosar el registro de deudores. No obstante, la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (Asnef) teme que la tasa de morosidad en los préstamos personales se dispare hasta un 19% y un 20% a finales de año.

Para no entrar en el cículo vicioso que supone estar señalado por impagos, conviene conocer los derechos que se tiene ante esta circunstancia y dónde y cómo acudir para borrar nuestros datos personales de los listados malditos.

Aunque es evidente, lo primero es tener saldadas las deudas; pero quizás se puede escapar que se necesita que el pago esté justificado con la documentación que lo acredite. Es decir, un recibo o factura o el abono domiciliado por el banco.

La ley protege de abusos

Una vez liquidada la deuda, el consumidor o empresa tiene derecho a la cancelación del registro. La puede solicitar a la asociación u organización que gestiona los ficheros o bien a la empresa con la que se tenía el compromiso financiero y ha facilitado los datos. Los ficheros de morosos más comunes son los administra Asnef y el fichero Badexcug.

Una excepcionalidad es la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) que está administrado por órgano supervisor del sistema financiero, en el que se dan alta todas las operaciones crediticias superiores a 6.000 euros de los bancos y cajas del país.

En un plazo de siete días, se tiene que realizar la rectificación y diez días para recibir repuesta si se ha ejecutado. En caso de que no se produzca, se puede reclamar a la Agencia de Protección de Datos.

También se puede solicitar la baja a la empresa que notifica el impago de la deuda, que tiene la obligación de informar sobre la permanencia o cancelación del registro. La compañía que dé a conocer que se consta en la lista de morosos deberá indicar qué asociación dispone de los datos.

La ley obliga que se notifique que la persona es inscrita en el registro de morosos. La compañía acreedora debe avisar que el impago de la cantidad puede trasladarse a los famosos ficheros, además, de expresarlo en caso de requerimiento de pago. Los gestores del registro tienen un plazo de treinta días para dar a conocer la incorporación al mismo al interesado.

Asimismo, la legislación protege a los consumidores para que no se produzcan abusos en los registros. Uno de los caso más comunes es la inclusión en la lista de morosos cuando las teleoperadoras de telefonía informan de que el cliente no quiere pagar la penalización por permanencia, explican desde la Confederación de Consumidores y Usuarios y afirman que esto no es una deuda si no una clausura del contrato.

La CECU, también, indica que el alta en estos registros deben cumplir unas formalidades, como por ejemplo, que sobre la cantidad pendiente de cobro se haya producido un requerimiento expreso de pago y que no haya una reclamación judicial, arbitral o administrativa. En caso de incumplimiento tenemos derecho a pedir la cancelación del registro en la lista de morosos.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad