16 de Agosto, 23:57 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EEUU-TIPOS

La Reserva Federal inyectará 1,15 billones de dólares para abaratar crédito

Noticias EFE

Washington, 18 mar (EFE).- La Reserva Federal anunció hoy que comprará por primera vez bonos del Tesoro de EEUU de largo plazo, así como más títulos hipotecarios y de deuda por un valor total de 1,15 billones de dólares, con el objetivo de abaratar el crédito.

Con ello la Reserva Federal (FED) pretende reducir los tipos de interés a largo plazo, que son los que determinan el costo de los préstamos hipotecarios, de consumo y de las empresas.

El banco central de EEUU sopesaba la compra de bonos gubernamentales desde hace cuatro meses, pero el anuncio tomó por sorpresa a Wall Street, donde la bolsa se disparó al alza y su índice ganó más de un 2 por ciento de forma inmediata.

Al mismo tiempo, el dólar cayó más de un 2 por ciento frente al euro, porque la FED pagará por las nuevas compras con la impresión de más billetes verdes, lo que diluye su valor.

Tras una reunión de dos días para analizar la economía, el banco central estadounidense mantuvo sin cambios los tipos de interés entre el 0 y el 0,25 por ciento, donde se encuentran desde diciembre. Esta ha sido una decisión pronosticada por los analistas y esperada en los mercados.

Los analistas prevén que los tipos de interés se mantengan en ese nivel bajo por lo menos durante todo este año.

La mayor novedad anunciada tras la reunión de la FED fue la adquisición de las letras del Tesoro por un valor máximo de 300.000 millones de dólares en los próximos seis meses, con el objetivo de "ayudar a mejorar las condiciones en los mercados de crédito privado".

Esa intervención reducirá el costo de todo tipo de préstamos, pues los intereses de los bonos públicos a largo plazo se usan como referencia en Estados Unidos.

Inmediatamente tras el anuncio, la rentabilidad de la letra a 10 años cayó en 0,47 puntos porcentuales, hasta el 2,54 por ciento, ante la perspectiva de la entrada de la FED en el mercado.

Lo mismo ha ocurrido en el Reino Unido, donde la compra de deuda del Estado por parte del Banco de Inglaterra desde el 5 de marzo ha presionado a la baja a los tipos de interés.

Algunos analistas apuntan a que la medida entraña peligro, especialmente si los inversores extranjeros deciden que esa rentabilidad es muy baja y ponen el dinero en otro sitio, lo que haría más costoso para Estados Unidos financiar su enorme déficit.

En cambio, la Reserva Federal enfatizó en su comunicado que la debilidad de la economía estadounidense justifica las medidas "para dar un mayor apoyo al crédito hipotecario".

El banco central ampliará su intervención directa en el sector inmobiliario con la compra de títulos hipotecarios adicionales por 750.000 millones de dólares, lo que elevará las adquisiciones de ese tipo de valores hasta 1,25 billones de dólares este año.

Además, aumentará en 100.000 millones las compras de deuda garantizada por los gigantes inmobiliarios Freddie Mac y Fannie Mae, que están controlados por el Gobierno, hasta un total de 200.000 millones este año.

Asimismo, la FED dijo que es probable que amplíe un programa dotado con un billón de dólares para facilitar el crédito a las familias y las pequeñas empresas e incluya otros tipos de préstamos.

En su comunicado, el Comité del Mercado Abierto de la Reserva Federal, que fija la política monetaria, constató que la economía estadounidense sigue contraída desde enero, cuando el banco central celebró su anterior reunión.

Apuntó que las exportaciones "han dado un bajón", debido a que los socios comerciales estadounidenses han caído en recesión.

En su anterior comunicado, la FED se refirió a una mejora en algunos mercados financieros, una frase que eliminó de la declaración actual, y de una recuperación a finales de este año.

En su lugar, hoy utilizó un lenguaje más vago, al decir que las medidas de la Reserva Federal, "junto con el estímulo fiscal y monetario, contribuirán a que se reanude gradualmente el crecimiento económico sostenible".

Mantuvo la advertencia de que la inflación podría mantenerse "por algún tiempo por debajo de los tipos que fomentan el crecimiento económico y la estabilidad de precios a largo plazo", una indicación de que ve aún muy lejos la perspectiva de subir el precio del dinero.

publicidad
publicidad