19 de Diciembre, 00:39 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CUMBRE-G20/REFORMAS

G20 sienta bases de la reforma financiera, pero sin caer en el proteccionismo

Noticias EFE

Paco G.Paz

Washington, 15 nov (EFE).- La cumbre del G20 concluyó hoy con la determinación de reformar y fortalecer los mercados financieros, pero con la advertencia de que la responsabilidad es de cada país y que hay que evitar, por contraproducente, la regulación excesiva.

Al término de la cumbre, en la que han participado además de los miembros del G20, España y Holanda, los jefes de estado y de gobierno dieron a conocer una declaración final de 10 páginas, en las que se perfilan las futuras reformas que deberán acometer los países antes del 31 de marzo.

Como puntos importantes, este grupo reafirmó su vocación de continuidad con la convocatoria de una nueva cumbre antes del 30 de abril, y mostró su determinación a dar un mayor peso en los organismos internacionales a los países emergentes y en desarrollo.

Según la declaración final, Estados Unidos ha logrado imponer su tesis de que no conviene crear nuevos organismos y supervisores internacionales, como defendía Europa, así como su oposición a caer en una regulación excesiva que atente contra el libre mercado.

En línea con lo apuntado públicamente esta misma semana por el presidente de EEUU, George W. Bush, el G20 afirmó que las reformas que se van a poner en marcha tendrán éxito solo si "descansan en el libre mercado, en el respeto a la propiedad privada, y la libertad de comercio e inversión".

"Aunque reconocemos la necesidad de mejorar la regulación de los mercados financieros, debemos evitar la sobre-regulación, que pondría en peligro el crecimiento económico y aumentaría la contracción de los flujos de capital, incluidos los países en desarrollo", dice la declaración.

"Subrayamos la importancia crítica que tiene el rechazo del proteccionismo, y el no encerrarnos en tiempos de incertidumbre financiera".

En esta misma línea, el comunicado final animó a concluir antes de final de año la Ronda de Doha de liberalización comercial, y pide a los países que en los próximos doce meses no adopten ninguna medida proteccionista.

No obstante, los países del G20 reconocieron que es necesario fortalecer la transparencia y la regulación de los mercados, pero dejaron claro que ello debe ser responsabilidad de cada país.

Los Gobiernos nacionales constituyen "la primera línea de defensa contra la inestabilidad de los mercados", señalaron.

Así, toda reforma adoptada por un país debe descansar sobre cinco principios. El primero de ellos es el de aumentar la responsabilidad y la transparencia de los mercados, especialmente en lo que se refiere a los productos financieros mas sofisticados.

El segundo punto es el de reforzar la regulación de cada país, y en concreto recomienda que se ponga límite a las remuneraciones excesivas de los altos directivos, se controlen mejor las actividades de las entidades financieras trasnacionales, y se tomen medidas anticíclicas, para evitar el agravamiento de las crisis.

Precisamente, España llevó a la cumbre como ejemplo las provisiones anticíclicas que el Banco de España impuso a las entidades financieras a principios de esta década, y que les permitió crear un colchón financiero para los tiempos de crisis.

Dentro de este punto, el G20 recomendó intensificar la vigilancia de los mercados financieros, y destacó sobre todo a las agencias de calificación de riesgo, que fallaron en la ultima crisis al dar la máxima nota a los fondos garantizados con hipotecas de alto riesgo.

Otro de los puntos acordados hoy fue promover la integridad ética de los mercados financieros y proteger a los consumidores, evitando los conflictos de intereses y previniendo la manipulación ilegal, las actividades fraudulentas y los abusos.

Cada país deberá además poner su grano de arena para reforzar la cooperación internacional, en materia de regulación y de vigilancia.

El último de los puntos hace referencia al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, que deberían ser reformados para adaptarlos a los desafíos actuales.

Los mandatarios se comprometieron a dar un mayor peso en estos organismos a las naciones en desarrollo, incluidos los países más pobres.

publicidad
publicidad