24 de Mayo, 02:06 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

campaña renta 2018

Declaración de la renta: así tributan los hijos

Cualquier cambio en las circunstancias personales incide directamente en el resultado de la declaración de la renta y si esa novedad se refiere al nacimiento de un hijo todavía con más razón. En primer lugar, porque el contribuyente verá incrementados de 'facto' sus mínimos personales y familiares. Es decir, la cantidad de dinero que el contribuyente y su familia necesitan para satisfacer sus necesidades básicas y que, por tanto, no está sujeta a tributación, según Hacienda. Este «mínimo personal y familiar» del declarante está formado por la suma del mínimo personal del contribuyente más los mínimos por descendientes, los mínimos por ascendientes y por discapacidad. La reforma fiscal de 2015 incrementó estas cantidades, aplicándose 2.400 euros anuales por el primer hijo, para posteriormente elevarse hasta los 2.700 euros anuales por el segundo hijo; 4.000 euros anuales por el tercer hijo y 4.500 euros anuales por el cuarto hijo o los siguientes. Como novedad este año, recuerda Antonio Paredes, experto en Renta de Gestha (el sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda), «se podrán aplicar los mínimos por descendiente las personas que tengan su tutela o acogimiento o quienes tengan atribuida por resolución judicial su guardia y custodia». Pero no se trata únicamente de tener descendientes para poder recurrir a esta figura fiscal. Estos deben de cumplir una serie de requisitos como que los hijos tengan menos de 25 años, salvo en el caso de descendientes discapacitados. También dependerá dónde vive (deberá hacerlo en la misma casa que el contribuyente); si trabajara, no debe haber ganado más de 8.000 euros anuales y, por último, no debe haber presentado declaración del IRPF si tiene rentas superiores a 1.800 euros (aunque existen una serie de excepciones). Acerca de esta situación, Paredes recomienda hacer cuentas, ya que aunque el descendiente puede hacer la declaración de la renta porque le sale a devolver, la consecuencia directa es que los progenitores no pueden acogerse a los mínimos por descendiente. Raquel Jurado, economista del REAF-REGAF (el órgano fiscal del Consejo de Economistas) recuerda que a la inversa también se puede aplicar: «Un hijo trabajador que incluya a un progenitor mayor de 65 años y aplicarse los mínimos por ascendientes».

Cómo se tributa en pareja

La reforma fiscal contempla una deducción por familia monoparental. En el caso de que no sea así, cuando varios contribuyentes (por ejemplo, ambos padres) tengan derecho a la aplicación del mínimo familiar por un mismo descendiente (con el mismo grado de parentesco), su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales. Es decir, que no se puede aplicar al 100 por ciento cada uno, sino al 50 por ciento. Los impuestos negativos también merecen una revisión. Se trata de impuestos negativos porque se puede cobrar de golpe en la declaración de la renta o bien mensualmente como una ayuda de 100 euros mensual. Si se opta por el primer caso hay que dejarlo reflejado en la declaración de la renta marcando en la casilla correspondiente al no venir por defecto. En cuanto a las anualidades por alimentos, pasa el tope deducible de 1.600 euros a 1.980 euros.

Estas son las principales deducciones por hijo

Deducciones autonómicas

Además, de estas deducciones hay que aplicar las autonómicas. Las autonomías han aprobado sus propias deducciones que en relación con los hijos las más habituales son por adopción o nacimiento, pero también por estudios, guarderías y material escolar. Paredes recomienda revisar el manual de la Renta de la Agencia Tributaria para «no perderse ninguna, ya que algunas como las de adopción son importantes». Así, en Aragón hay deducciones por guardería o centros de educación infantil y adquisición de libros de texto. En las Islas Baleares, por adquisición de libros de texto o por aprendizaje de idiomas extranjeros. En Canarias también por guarderías, lo mismo que en Extremadura y para hijos menores de 4 años. En Madrid por gastos de uniforme o idiomas.

Declaración individual o conjunta

Las principales novedades de la Declaración de la Renta

publicidad
publicidad