Vocento 15 años 18 de Noviembre, 18:49 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

campaña 2017

Renta 2016: cómo declarar la indemnización por despido

La indemnización fiscal dio que hablar en la reforma fiscal. En un principio, el Gobierno impuso que se tributaría la indemnización por despido a partir de 2.000 euros, haciéndolo extensivo a prácticamente a todo empleado en situación de desempleo. Sin embargo, ante las protestas se elevó el límite hasta los 180.000 euros.

Desde el REAF recuerdan que si a lo largo de 2016 ha cobrado una inmdenización derivada de un despido calificado como improcedente no tendrá que declarar la cuantía percibida si no supera los 180.000 euros. Si el importe es superior deberá imputar el exceso como renta del trabajo, pero podrá atenuar la tributación aplicando una reducción del 30% con un límite de 300.000 euros si trabajó en la empresa que ahora le despide durante al menos dos años.

Sin embargo no todos los trabajadores se pueden acoger a esta exención como los directivos de empresa ni tampoco la indemonización por rescisión de contrato si aún no había entrado en vigor.

Para ello hay que demostrar una desvinculación con la empresa y se presume que no se da cuando en los tres años siguientes a la fecha del despido vuelve a trabajar con dicha empresa.

Los expertos destacan que la recuperación por los empleados públicos de la paga extraordinaria y adicional de diciembre de 2012, dentro de los tres años siguientes a su despido y cobro correspondiente de su indemnización no se considera modificación alguna de su desvinculación con el empleador.

Las cuantías recibidas por los trabajadores que se acogen a un plan de empleo de baja voluntaria no están exentas. No se trata de un despido sino de una resolución del contrato de trabajo de mutuo acuerdo.

No está exenta la ayuda pública que recibe el trabajador que compensa la pérdida que sufre de poder adquisitivo, es decir el paro, que sí tributa,

publicidad
publicidad
publicidad