Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Los músicos pueden llegar a todo el mundo

Superestrellas locales del streaming

Stefan Nicola / Angelina Rascouet

La lista de las 10 mujeres mejor pagadas de la música está encabezada por superestrellas estadounidenses como Katy Perry, Lady Gaga o Taylor Swift. No obstante, en el número 8, encontramos a una cantante alemana de nombre Helene Fischer. Aunque es poco conocida fuera de su país natal, Fischer ha barrido en prácticamente todas las listas de discos del mayor mercado musical de Europa desde su éxito en 2013, Atemlos durch die Nacht («Sin aliento durante la noche»), la canción de un artista alemán más descargada de todos los tiempos. 

El pasado año, vendió 900.000 entradas para sus conciertos que llenaron estadios y en los que hubo múltiples cambios de vestuario, un vestido que parecía estar hecho de agua y acrobacias al más puro estilo Cirque-du-Soleil, superando incluso a los Rolling Stones, a Phil Collins y a Drake en la venta de entradas. «Helene Fischer es la prueba viviente de lo que se puede conseguir con la música en Alemania», comenta Frank Briegmann, encargado de dirigir las operaciones centroeuropeas del sello discográfico de la cantante, Universal Music. «Con frecuencia, sus ideas van más allá de cualquier límite».

Helene Fischer, de 34 años, es uno de esos músicos cada vez más numerosos del mercado nacional que están logrando terminar con el dominio del pop en lengua inglesa. Pablo Alborán, estrella del pop español de la discográfica Warner, encabezó las listas de éxitos de su país el año pasado, seguido por la cantautora de Sony, Rozalén, y por otros siete artistas nacionales en el Top 10. En Francia, Johnny Hallyday está en lo más alto de las listas de éxitos más de un año después de su muerte. En Brasil, el «sertanejo», que es la versión local de country, es la música más popular en Deezer. 

Plataformas clave

Todo apuntaba a que el crecimiento de servicios y aplicaciones como Spotify, Apple Music, Deezer y Pandora convertirían al mundo en un único y gigantesco mercado musical, en el que Adele, Beyoncé y Celine Dion conquistarían más y más fans desde Boise hasta Bangkok. Pero del mismo modo que el streaming ha dado una nueva vida a la industria de la música y ha contribuido a incrementar las ventas en más de un 20 por ciento desde 2014 tras una década de triste declive, ha servido para que voces hasta ahora desconocidas se hayan convertido en la tendencia dominante. De forma instantánea, y solo con subir sus canciones a Apple Music, Spotify o YouTube, músicos de lugares en los que antes se seguían principalmente tendencias globales pueden llegar ahora a un público de todo el mundo. Aunque los sellos discográficos siguen siendo importantes en el desarrollo del talento, «el streaming ha equilibrado el terreno de juego», en opinión de David Price, Director Global de Insight de IFPI, la Federación Internacional de la Industria Fonográfica.

Europa como ejemplo

Hace tres años, Spotify contrató editores en los Países Bajos para trabajar con el talento local y crear listas de reproducción dedicadas a la música holandesa, una iniciativa muy ventajosa para el rapero Boef, que en 2017 logró 150 millones de streams en los países del Benelux, batiendo el récord del británico Ed Sheeran. En Alemania e Italia, 8 de los 10 músicos más escuchados el pasado año en Deezer eran nacionales. En Francia, la compañía con sede en París eligió a 10 de 10 músicos franceses para sus listas de reproducción de varios géneros. «Tratamos de examinar a fondo en cada mercado cuáles son los artistas que causan impacto», comenta Junior Foster, que gestiona el marketing de artistas para el servicio. El éxito de Fischer, ha vendido más de 15 millones de discos y su álbum es el más vendido en Alemania en cinco de los últimos seis años, ha llevado a las compañías discográficas a invertir más en el talento local. Bausa, un rapero alemán de la discográfica Warner, vendió el pasado año más de un millón de copias de su single Was du Liebe Nennst («Lo que tú llamas amor»), haciéndose con un insólito disco de diamante. 

La banda de rock Annen May Kantereit tocó en las calles de Colonia hasta que firmó con Universal y alcanzó la fama con un éxito titulado Pocahontas. Incluso músicos que iniciaron su andadura en la década de los 70, como Herbert Groenemeyer y Peter Maffay, han sacado álbumes en el último año que han sido éxito de ventas.

Mientras que las estrellas alemanas han tenido un éxito limitado fuera de su mercado, algunos artistas extranjeros han irrumpido en el mundo de habla inglesa: el cantante puertorriqueño Luis Fonsi y el rapero Daddy Yankee alcanzaron un enorme éxito con su canción Despacito, que se hizo viral e inspiró numerosos remix y parodias. La cantante brasileña Anitta ha barrido en las listas de éxitos de Spotify y va a protagonizar su propia serie en Netflix. Y, el pasado año, Love Yourself: Tear, del grupo surcoreano BTS entró en el número 1 en la lista de éxitos musicales estadounidense Billboard 200. Universal dice que está dispuesta a apoyar a Fischer, que ya es popular en países vecinos como Austria y los Países Bajos, en caso de que decida llevar sus espectáculos acrobáticos a mercados más lejanos. ¿Acogerán con los brazos abiertos Peoria, París o Perth a una diva alemana enfundada en un vestido de agua?

publicidad
publicidad