13 de Diciembre, 12:10 pm

Finanzas.com

publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

bancos

Goldman Sachs abre sus puertas a los particulares

Zeke Faus / Sahien Nasiripour / Sridhar Natarajan

En el año 2016, Kade Parker, de Hornbeck, La. (un municipio con 480 habitantes), ni siquiera había oído hablar de Goldman Sachs Group Inc. Este empleado del sector del petróleo, de 27 años, acababa de sufrir un recorte salarial y tenía que reducir la factura mensual de su tarjeta de crédito. Después de llamar para asegurarse de que no era una estafa, dice que solicitó un crédito por unos 15.000 dólares. « Estábamos intentando mover algo de dinero, facilitarnos las cosas», afirma Parker. «Les describí la situación y me dijeron que no había problema». Entonces, le despidieron, y un año y medio después, presentó una situación concursal con más de 135.000 dólares de deuda no garantizada, incluyendo 10 tarjetas de crédito y créditos de las compañías de crédito online SoFi, Prosper, and Affirm.

El crédito de Goldman Sachs se lo ofreció Marcus, el negocio de banca online que la compañía creó en 2016. El marketing enfocado a los particulares fue un giro sorprendente de Goldman, cuyos empleados de banca asesoran sobre fusiones de grandes compañías, operaciones con fondos de cobertura y gestión de patrimonios multimillonarios. Pero Marcus ya ha captado a un millón y medio de clientes y ha ofrecido 3.000 millones de dólares en créditos. Se promociona a través de correo directo y anuncios en tono de broma que presentan a la compañía como una alternativa responsable a las tarjetas de crédito. Sobre el escenario, en una conferencia de CB Insights, celebrada el pasado 20 de junio, a Hari Talwar, antiguo directivo de Discover Financial Services contratado para dirigir Marcus, le recordaron que en su momento se comparó a Goldman Sachs con el «calamar vampiro», por su forma de gestionar las crisis. Talwar contestó que le gustaría que Marcus se considerara más bien un «adorable osito de peluche». 

Por eso se mostraron tan sorprendidos los analistas e inversores el pasado mes de febrero cuando Goldman anunció en una publicación financiera que nada menos que un 20 por ciento de sus clientes de préstamos presentaban una calificación crediticia inferior a 660, un nivel que los relegaría a categoría subprime. Un portavoz de Goldman afirma que cerca del 15 por ciento de sus créditos son subprime y que muchos de esos deudores tenían mejor calificación cuando solicitaron el crédito. Otros clientes en cambio mejoraron su calificación. «Nosotros no estamos para dar sermones, pero tampoco queremos estar sirviendo la siguiente ronda en un bar a un cliente que no debería seguir bebiendo», afirmó Talwar en una conferencia.

Goldman Sachs no publica mucha información sobre los clientes de créditos de Marcus. Pero cientos de ellos se han declarado en situación concursal tras aceptar créditos de Marcus, y han publicado detalles de su situación financiera. Estos clientes no suponen una cuota representativa de la cartera de clientes de Marcus. Como cabía esperar de unos clientes que se han declarado en situación concursal, ahora se encuentran sumidos en deudas, a menudo con varias tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles, y deudas con otros prestamistas online. Algunos tienen préstamos del día de pago.

83.500 dólares de media 

Quienes se declararon en concurso de acreedores en abril presentaban una media de 83.500 dólares de deuda no garantizada, casi el doble que su salario anual. Algunos se habían declarado en situación concursal antes. Aparentemente, un profesor de colegio de Manassas (Virginia), ya habría recibido al menos seis tarjetas de crédito y un crédito de LendingClub Corp. por valor de 18.750 dólares cuando Goldman le concedió otro crédito de 15.000 dólares. Una persona de Springfield (Virginia), solicitó un préstamo de 34.634 dólares a Discover, otro de 13.691 a Goldman y otro de 33.354 a Lending Club, hasta reunir una deuda total no garantizada de 203.757 dólares. En su declaración concursal no constan las solicitudes de los créditos. Goldman Sachs no ha querido aclarar cuántos de sus clientes de préstamos de Marcus están en bancarrota. Prevé unas pérdidas por créditos de cerca del 4 por ciento anual.

En cierto modo, la incursión de la compañía en el sector del crédito minorista es una oportunidad que surgió a raíz de la crisis. En 2008, una semana después de la caída de Lehman Brothers, Goldman se convirtió en un banco con todas las consecuencias, para poder acceder a potencial financiación de la Reserva Federal y ofrecer así confianza a sus inversores. La idea de Marcus surgió en 2014, en una reunión de los principales directivos del banco en la casa de Gary Cohn, el presidente de Goldman. Estaban creciendo los préstamos online. Los ingresos de Goldman estaban cayendo desde los recientes máximos, y la nueva normativa amenazaba con limitar la rentabilidad de las operaciones bancarias. Marcus era una forma de poner en marcha los depósitos. El banco afirma que los créditos podrían aumentar hasta los 13.000 millones de dólares en tres años, lo que supondría 1.000 millones de dólares de ingresos.

Marcus ofrece créditos no garantizados de entre 3.500 y 40.000 dólares a tipos que fluctúan entre el 7 y el 25 por ciento. No aplica tasas de constitución ni tasas de demora. Su crédito medio es de 15.000 dólares en cuatro años, a un tipo del 12 por ciento. Aunque Marcus pague un tipo de interés un 1,8 por ciento superior a la media a los ahorradores, sigue siendo un margen muy bueno. Los clientes con los que ha contactado Bloomberg Businessweek afirman que no tienen quejas, aunque aquellos créditos no solucionaran sus problemas financieros. Afirman que Marcus les ofreció unas condiciones claras, les envió el dinero rápidamente y tuvo un trato muy agradable con ellos. «Nos gustaba lo que veíamos de ellos, aunque Goldman Sachs no haya tenido siempre la mejor reputación, particularmente entre la clase media estadounidense», afirma Joshua Fellows, de 36 años, que trabajaba como empleado de una tienda de teléfonos móviles en Columbus, Ohio, cuando solicitó un crédito a Marcus.

Aunque todos los clientes de préstamos de Marcus dejaran de pagar sus facturas mañana, no supondría un riesgo para Goldman. A su ritmo actual, la entidad compensaría esas pérdidas con ingresos de otras actividades en menos de seis meses.

publicidad
publicidad