Vocento 15 años 20 de Noviembre, 10:26 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

conoce cómo lo hace

Las pensiones gestionadas por Warren Buffett

Noah Buhayar con Katherine Chiglinsky

A Warren Buffet siempre le ha ido bien buscar los caminos menos transitados. Un buen ejemplo que suele pasarse por alto es la forma en que gestionó los activos en planes de pensiones por valor de 15.000 millones de dólares en su conglomerado, Berkshire Hathaway Inc. En las próximas semanas, filiales como Buffalo News and Geico probablemente remitirán informes detalles al Departamento de Trabajo de EE.UU. sobre sus planes. Son documentos de difícil lectura, pero que revelan una estrategia improbable para cualquier otra compañía.

La mayoría de los planes de pensiones invierten en un amplio abanico de acciones y bonos, más capital riesgo y bienes inmuebles. En parte lo hacen porque los planes tienen la obligación legal de gestionarse buscando el interés de sus participantes, y una forma de evitar preguntas incómodas sobre sus opciones de inversión es seguir la tradición de diversificar. En Berkshire, los fondos suelen estar mucho más concentrados, a menudo con menos de 20 paquetes de acciones por cada plan. Con unos tipos de interés tan bajos, la renta fija queda descartada. Buffet resumió la estrategia en 2014 en una entrevista en la CNBC: «Solo tenemos renta variable... No tenemos bonos en nuestro fondo de pensiones».

En lugar de contratar a una compañía externa para vigilar el dinero, Berkshire tiene a dos de sus gestores de fondos escogiendo acciones. Al igual que Buffet, suelen hacer grandes apuestas por compañías que consideran que tendrán un largo camino por delante. Además de los planes de pensiones, Combs y Weschler invierten en nombre de las filiales de seguros de Berkshire y las carteras suelen solaparse, según su documentación. Las acciones de compañías como DaVita Inc., un proveedor de análisis renales y el operador por cable Charter Communications Inc. aparecen en ambas carteras. 

Ahorro en comisiones

Hasta ahora, la estrategia ha salido bien. Berkshire ahorra en comisiones de gestión en sus inversiones, y el valor de las acciones que ha ido eligiendo ha aumentado. Veamos el ejemplo de Burlington Northern Santa Fe. Antes de que Berkshire asumiera el control en 2010, el fondo de pensiones del ferrocarril contaba con cientos de valores y estaba financiado en un 73 por ciento, lo que significa que solamente 73 centavos de cada dólar eran de titularidad de los participantes del plan. A finales del año pasado, la situación había cambiado. El plan contaba con una sobrecapitalización del 9 por ciento. Cuatro acciones: DaVita, VeriSign, General Motors y Verizon Communications, suponían más de la mitad de sus activos a 30 de septiembre de 2016, según un documento del Departamento de Trabajo. 

Pero a Berkshire le queda mucho por hacer. Sus fondos de pensiones estaban infrafinanciados de forma colectiva en cerca de 2.400 millones de dólares a finales del año pasado. En parte porque Buffet sigue aumentando su conglomerado y las compañías adquiridas a veces llegan con déficit de planes de pensiones. Berkshire tampoco gestiona el dinero que respalda sus pensiones para sus unidades de negocio de suministro eléctrico, en las que la financiación suele reflejarse en las tarifas que aplican. 

Además, Berkshire y sus jubilados se ven amenazado por varios riesgos nada desdeñables. Las acciones llevan subiendo más de ocho años. Una corrección podría golpear a Berkshire con más fuerza que a otras compañías del S&P 500, con un 44 por ciento de media en bonos, según un estudio de Goldman Sachs Asset Management. Además, mantener la mayoría de sus activos en unas pocas acciones podría considerarse como una diversificación insuficiente, afirma Olivia Mitchel, directora ejecutiva del Instituto de Investigación sobre Planes de Pensiones de la Wharton School. Esto podría suponer la emisión de deuda si las inversiones caen.
error no forzado 

Antes de que Weschler y Combs se pusieran manos a la obra, varios planes de pensiones de Berkshire contaban con bonos de una filial de TXU Corp. que perdió valor cuando la caída de los precios del gas le provocó dificultades para cumplir con sus obligaciones crediticias. (TXU, ahora llamada Energy Future Holdings Corp., presentó concurso de acreedores en 2014). Buffet llamó a aquella inversión «un gran error no forzado». 

Buffet puede jugar de otra forma al juego de los planes de pensiones, en parte porque Berkshire cuenta con decenas de miles de millones de dólares de tesorería. En caso de que Weschler o Combs perdieran mucho dinero destinado a las jubilaciones, la compañía debería ser capaz de tapar el agujero. La reputación de Buffet como inversor también ayuda; es raro que los pensionistas cuestionen que su equipo y él sepan lo que están haciendo. «Son muchos los que lo han intentado y han fallado» a la hora de imitarle, afirma Mitchell. «Si otra corporación me preguntara si debería copiar la forma de hacer las cosas de Warren Buffet, mi respuesta sería que es demasiado arriesgado», sentencia esta experta de la Wharton School.

publicidad
publicidad
publicidad