25 de Enero, 18:02 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas

La apuesta de Buffett en el sector inmobiliario canadiense

Noah Buhayar / Katia Dmitrieva

Marc Cohodes estaba cenando con un amigo en Slanted Door, un restaurante vietnamita de El Embarcadero en San Francisco, cuando vio las noticias. Berkshire Hathaway Inc., la compañía de Warren Buffett, acababa de lanzar un balón de oxígeno a Home Capital Group Inc., una entidad hipotecaria canadiense. Recuerda que pensó: «¡Vaya! Esto es interesante. Me sorprende que Berkshire Hathaway aparezca en algo así».

La reacción fue moderada, si tenemos en cuenta la posición de Cohodes. Cohodes se dedica a vender en corto, es decir, apuesta a que el precio de la acción va a caer y por lo tanto, había invertido dinero en la bajada de las acciones de Home Capital. Comenzó a operar en contra del mercado en 2014, divulgando su idea de que los proveedores de hipotecas canadienses tenían unas condiciones de suscripción laxas y una mala gestión. 

La apuesta no tardó en dar sus frutos. Hace dos años, desde Home Capital se afirmó que se habían detectado datos fraudulentos en los documentos suministrados por los bróker asociados, que entregaron en torno a 2.000 millones de dólares canadienses (1.500 millones de dólares estadounidenses ) a hipotecas. La entidad crediticia rompió sus vínculos con ellos. Seguidamente, la Comisión de Valores de Ontario declaró en abril que los ejecutivos habían engañado a los inversores por cuanto respecta al alcance del fraude hipotecario. Todo ello dio lugar a una retirada masiva de depósitos de cuentas corrientes de las que eran titulares los clientes. Desde su techo en 2014 hasta el mínimo registrado en mayo, las acciones de Home Capital cayeron en torno a un 90 por ciento.

Cohodes, que no va a revelar el tamaño de su posición, parecía sentirse justificado. Fueron tantos los inversores que se juntaron en la negociación que, en un momento dado, se vendieron en corto casi dos tercios de las acciones de la compañía. No obstante, en el mes de mayo, Home Capital saldó cuentas con los reguladores de Ontario. Y entonces llegó el bombazo de Buffett: el 21 de junio, a última hora, los inversores se enteraron de que Berkshire había acordado adquirir una participación del 38 por ciento por un valor aproximado de 400 millones de dólares canadienses así como otorgar una línea de crédito de 2.000 millones de dólares canadienses. La acción de Home Capital experimentó un fuerte repunte aunque después perdió parte de las ganancias obtenidas. 

La operación captó en parte la atención debido a la preocupación que se suscitó en torno al floreciente mercado inmobiliario canadiense. En Toronto, el precio medio de la vivienda en la última década ha subido un 130 por ciento hasta situarse el pasado mes en los 863.910 dólares canadienses. La deuda de los hogares en todo el país ha alcanzado niveles récord, si bien las situaciones de impago son escasas gracias en parte a que los tipos de interés se mantienen en niveles bajos y a solidez de la economía. Home Capital solo representa el 1 por ciento de los préstamos para vivienda del país, pero existía la preocupación de que el miedo se extendiese a otras entidades de crédito tras la retirada masiva de depósitos en abril.

Reconocimiento

La inversión de Buffett también pone de manifiesto el tipo de acuerdo que puede llegar a alcanzar cuando una compañía está en peligro. Adquirió su participación con descuento y la línea de crédito que ha concedido podría finalmente arrojar unos tipos de intereses elevados del 9 por ciento. Home Capital se ha negado a hablar de Cohodes pero en un comunicado afirmaba que la inversión de Berkshire suponía «un reconocimiento y un respaldo muy fuertes». 

Son pocos los inversores que lograrían estar tranquilos estando del otro lado de una operación de Buffett. Cohodes comenta que entiende los términos del acuerdo como una confirmación de su escepticismo, puesto que la inversión de Buffett puede generar rentabilidad incluso en caso de que las acciones de Home Capital caigan, como cree este vendedor en corto que pasará. «No me equivoco solo porque él aparezca de repente», afirma Cohodes.

publicidad
publicidad