Vocento 15 años 19 de Noviembre, 15:07 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Internacional

El experimento de reducir efectivo en India

Bruce Einhorn, con Vrishti Beniwal, Archana Chaudhary y Pratik Parija

Modi está instalando un sistema casi sin efectivo que expandirá los depósitos bancarios

El pasado 8 de noviembre, el primer ministro indio, Narendra Modi, sorprendió al país con el anuncio de retirada de forma inmediata del curso de legal de los billetes de 500 (7,30 dólares) y 1.000 rupias, que suponen más del 85 por ciento del efectivo que se emite. Este anuncio provocó varios días de confusión, al lanzarse miles de indios a cambiar sus billetes sin valor por nuevos billetes de 500 y 2.000 rupias, difíciles de encontrar, o por otros más pequeños. El 17 de noviembre, el banco central trató con poco éxito de tranquilizar al país, afirmando que todo estaba bajo control. «Tenemos suficiente suministro de billetes», se afirmó desde el Banco de Reserva de India. «Se ruega mantener la calma».

El objetivo de Modi con este movimiento es claramente la economía que se mueve en efectivo y que supone el 25 por ciento del producto interior bruto. Menos del 5 por ciento de los indios presentan la declaración de la renta. Muchos comerciantes facturan sus ventas y no declaran sus ingresos. Los indios con mayor poder adquisitivo suelen eludir el pago de impuestos comprando joyas y bienes en efectivo. Es en esos negocios «donde se esconde el dinero negro», afirma Shilan Shah, economista de Capital Economics Shilan Shah. Con tanto efectivo sin tributar, los gobiernos indios suelen tener dificultades para financiar proyectos de infraestructuras y otros proyectos de gasto público. 

Las autoridades fiscales recibirán informes sobre los depósitos de efectivo que superen las 250.000 rupias y compararán los mismos con las declaraciones de ingresos. Los agentes podrán exigir el pago de impuestos e imponer sanciones equivalentes al 200 por ciento del impuesto correspondiente. El gobierno estima que los 15 billones de rupias previstos, podrían quedar nada menos que 5 sin rescatarse, al no querer asumir dicho riesgo los evasores. 

A medida que se esfuma el efectivo, desaparece también la actividad económica. Ashok Kumar lleva tres décadas operando en Azadpur Mandi, el mayor mercado de fruta y verdura de Delhi, donde gran parte de las compras y ventas se realizan con los billetes que ahora han quedado fuera del curso legal. Kumar afirma que desde el anuncio de Modi, las operaciones en efectivo casi se han detenido. «Nos estamos quedando de brazos cruzados; no hay compradores», afirma. 

Gasolineras vacías

En la Autopista 24, que une Nueva Delhi y la ciudad de Dadri, las gasolineras están vacías y los camiones están abandonados. Los conductores pasan el día jugando a las cartas, al no poder utilizar sus vehículos porque los propietarios de las compañías de transportes no reciben efectivo para comprar combustible ni pagar las dietas de 100 rupias al día de los conductores. «No hay trabajo», afirma Sundar Singh, un conductor de camión de 38 años, de Aligarh, una ciudad a 145 kilómetros al sudeste de Delhi. «No puedo ni recargar el móvil», afirma, porque no tiene cambio. Para aliviar un poco la situación, el ministro de Finanzas declaró el 21 de noviembre que los agricultores podrían usar billetes de 500 rupias para comprar semillas para sus cultivos de invierno en las tiendas estatales. 

Modi lleva intentando cumplir sus promesas de acabar con la economía sumergida desde que accedió al cargo en 2014, con resultados dispares. La oferta de amnistía fiscal para los fondos repatriados del año pasado supuso unas declaraciones de apenas 25.000 millones de rupias en impuestos, 20 rupias por persona. Otra amnistía que finalizó en septiembre instó a declarar 652.500 millones de rupias; cerca del 0,5 por ciento del PIB, o lo que es lo mismo: 500 rupias per capita. 

Modi está provocando un riesgo de retroceso económico por falta de liquidez. Hasta su anuncio del pasado 8 de noviembre, el PIB iba camino de aumentar un 7,7 por ciento este año, y el gobierno había logrado algunos hitos importantes en su objetivo de mejorar las condiciones comerciales. HSBC afirmó en un informe el pasado 16 de noviembre que la economía podría perder entre un 0,7 y 1 por ciento de crecimiento en un año. «Esto va a ser muy perjudicial», afirma Disha Gera, analista de Bloomberg Intelligence en Singapur, que espera que los consumidores pospongan el gasto en artículos que se pagan con billetes grandes, como neveras y lavadoras, así como compras discrecionales como ropa cara. «Sin duda, todos esos sectores se pegarán un batacazo», afirma. 

Gera afirma que los trastornos pasarán rápido. El ataque a la economía sumergida provocará un aumento de los depósitos bancarios de hasta un 2 por ciento del PIB, según Merril Lynch, de Bank of America. Los depósitos aumentaron en 5,1 billones de rupias desde el 10 hasta el 18 de noviembre. Según las declaraciones del ministro de Finanzas Arun Jaitley del pasado 18 de noviembre, ahora que los bancos están recibiendo un aluvión de depósitos, están en mejor situación para fomentar el crecimiento económico ofreciendo más créditos. La actual reforma de Modi podría provocar también un aumento del uso de sistemas de pago electrónico. Este movimiento del primer ministro «es un paso crucial para lograr que India sea un referente en la economía digital sin efectivo», afirma Porush Singh, presidente de la región del Sur de Asia de Mastercard.

Restricciones

Además de las victorias legislativas, como la aprobación de la reforma fiscal que llevaba tiempo posponiéndose y de una nueva ley concursal, este año Modi rebajó las restricciones a la inversión extranjera en sectores como el farmacéutico, aviación y defensa. Al contrario de lo que ocurrió con el gobierno anterior, su administración no se ha visto involucrada en ningún escándalo importante. Además, el primer ministro también ha tenido suerte: con los actuales niveles tan bajos de los precios del petróleo, la presión inflacionaria se ha calmado, y tras dos años de sequía, las lluvias más copiosas de este año han aliviado a los agricultores. El banco central ha recortado los tipos de interés hasta su nivel más bajo en cinco años. 

Modi declaró el 13 de noviembre que el gobierno va a dar más pasos para combatir la evasión fiscal, incluyendo compras por parte de inversores inmobiliarios en nombre de un tercero. Hay muchos otros objetivos en esta campaña contra la economía sumergida. «No creo que esto vaya a acabar aquí», afirma Shah, de Capital Economics.

publicidad
publicidad
publicidad