Vocento 15 años 23 de Octubre, 13:48 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Autónomos

Oficina virtual, ahorro real

En esa constante revolución de nuestras vidas que se llama Internet, hace unos pocos años se produjo un nuevo hito que ha contribuido a hacer más llevadero el trabajo de miles de empresarios y autónomos. Es la oficina en la nube o 'cloud computing'.

En esa constante revolución de nuestras vidas que se llama Internet, hace unos pocos años se produjo un nuevo hito que ha contribuido a hacer más llevadero el trabajo de miles de empresarios y autónomos. Es la oficina en la nube o 'cloud computing'. O lo que es lo mismo, la posibilidad de acceder a nuestras herramientas diarias de trabajo desde cualquier lugar. Sólo es necesario un dispositivo informático, ya sea un ordenador, un smartphone o un ipad. Las ventajas que presenta este modelo de prestación de servicios y tecnología están convenciendo a cada vez a más empresas, que rompen con el miedo a colocar su negocio en un lugar inmaterial. Entre las ventajas del 'cloud computing' está el ahorro y la elasticidad de costes para las empresas. El pago por uso hace que el coste asociado a los servicios sea variable, inferior en todo caso al generado con la utilización de la tecnología tradicional. A diferencia de lo que ocurre con ésta, el suscriptor tan solo paga por el uso que hace del servicio de 'cloud computing' en cada momento.

Un estudio de Rackspace sobre los ahorros de costes, gracias a la nube, realizado entre empresas y empresarios de EEUU y Reino Unido, constata que nueve de cada 10 compañías están de acuerdo con que la aplicación de este sistema de trabajo se ha traducido en un ahorro de costes. El 56% de los encuestados aseguró que el 'cloud computing' había incrementado las ganancias de la empresa, mientras que algo menos de la mitad (49%) cree que ayudó a hacer crecer su negocio.

Andrew McAfee, científico investigador del MIT, ponía sobre la mesa datos concretos: un negocio de 16 a 100 ordenadores puede esperar un ahorro del 37% al mudarse a la nube, incluso sin necesidad de reducir personal. Con los ahorros obtenidos, las empresas consiguen margen para invertir en áreas que ayuden a expandir o fortalecer su negocio. Los defensores de este modelo de trabajo destacan también la mejora en la productividad, ya que el trabajador puede acceder a las aplicaciones y documentos desde cualquier lugar con acceso a Internet y utilizarlos. Además, permite que varias personas puedan trabajar sobre un mismo recurso en tiempo real, fomentando la productividad y la comunicación. En un modelo basado en la nube, el mantenimiento se hace más sencillo y seguro, siempre que sea contratado a un proveedor que disponga de las últimas técnicas disponibles en materia de seguridad y protección de datos. Los proveedores de 'cloud computing' disponen de sistemas que reducen la posibilidad de pérdida de información o de cese de servicio, una de las grandes barreras psicológicas a las que se enfrentan los potenciales usuarios.

Múltiples aplicaciones

El catálogo de soluciones de software que facilitan los servicios 'cloud' es amplísimo: almacenamiento de archivos en una oficina virtual, chatear con otra gente en tiempo real, comunicarse con correo electrónico, crear grupos de trabajo para compartir los documentos en la nube, realizar videoconferencias, compartir un calendario, etc... Al final, se trata de una especie de red social adaptada al trabajo. Marcos Bueno, representante de Microsoft Clouding Point , sostiene que «la parte informática de una empresa se consume como un servicio y no necesita mantener un departamento informático propio; el 'cloud' es un pago por uso y se amortiza, es flexible y se adapta a la necesidad de cada empresa; además se puede acceder a los sistemas de la empresa desde cualquier parte y con cualquier terminal».

Hay cada vez más empresas dedicadas a ofrecer este tipo de servicios. «Funciona todo igual que si tuviéramos la estructura de manera local. Pero tenerla en la nube es más seguro y más económico. Más cómodo y accesible. Ya da igual que uno o varios ordenadores de la empresa se estropean. Todo está en la nube», relata el fundador de una 'star up' española dedicada al negocio.

Existen varias modalidades de tarificación de estos servicios. Algunas empresas establecen un precio fijo (que se mueve por lo general entre los 25 y 35 euros mensuales) por punto de trabajo en la nube, según el número de puestos con los que habitualmente trabaja. Pero lo habitual es pagar por lo que se consume, sin costes adicionales.