17 de Septiembre, 12:59 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

Banca digital

8-M: Ellas tambi閚 lideran la transformaci髇 digital

Son minor韆 pero no se sienten en inferioridad de condiciones. Y, cada ma馻na, se levantan para construir el futuro de la banca espa駉la. Son las mujeres que trabajan en innovaci髇 financiera. Con motivo del 8 de marzo, hemos entrevistado a 4 de ellas

Las cifras resultan demoledoras. De los 8,4 millones de personas que trabajan en puestos relacionados con tecnolog韆 en la Uni髇 Europea, solo el 17,2 por ciento son mujeres, seg鷑 datos de Eurostat, la oficina de estad韘tica comunitaria. En el caso de Espa馻, la realidad es un punto porcentual m醩 deprimente, pues la proporci髇 ronda el 16 por ciento, por debajo de la media. Y el problema viene de base pues, de los 1,3 millones de estudiantes que optaron por carreras relacionadas con este campo en el conjunto de la Uni髇, solo uno de cada seis fueron mujeres (el 16,7 por ciento). Con estos mimbres, no es de extra馻r que los puestos relacionados con innovaci髇 tecnol骻ica y transformaci髇 digital (un 醨ea totalmente estrat間ica para los bancos) est閚 mayoritariamente copados por hombres. Pero eso no significa que no haya mujeres dando la batalla en este campo, desempe馻ndo puestos de relevancia en casi todas las entidades financieras. De hecho, cada vez son m醩 numerosas. Hemos hablado con cuatro de ellas con motivo de la celebraci髇 del 8 de marzo, D韆 Internacional de la Mujer. Es nuestro peque駉 homenaje a una labor fundamental que est醤 realizando estas pioneras: la de ir abriendo camino para el resto de f閙inas y proporcionar referentes de peso a las nuevas generaciones.

Lo primero que llama la atenci髇 al hablar con estas representantes del sector es que reh鷜en las quejas, el victimismo o centrarse en contar los momentos en los que su condici髇 de mujer les ha supuesto un freno en su carrera. Les cuesta deslizar cr韙icas y, cuando lo hacen, son bastante matizadas: 玊odas asumimos que hay ciertos puestos de alta direcci髇 en los que hay menos mujeres pero yo no lo identifico directamente con discriminaci髇 hacia m. Nunca he notado que la circunstancia de ser mujer me haya impedido optar a alg鷑 puesto. Aunque el hecho de que en los consejos haya menos mujeres, de alguna forma, nos afecta a todos, explica Berta Ares, responsable de Transformaci髇 Digital de BME. Gabriela Orille, directora de Innovaci髇 de Andbank, se expresa en la misma l韓ea: 玈i miras los porcentajes, las mujeres representan el 23,5 por ciento de los consejos de administraci髇 y Espa馻 se encuentra entre los pa韘es con mayor desigualdad. Yo tengo la suerte de que mucha gente ha confiado en m pero, en algunos momentos, no todo han sido facilidades.

縌u hacer para promover la igualdad?

Pero, m醩 all de que estas profesionales no hayan vivido situaciones de discriminaci髇 (o de que no lo quieran contar), lo que s creen es que es preciso realizar una labor importante de visibilizaci髇 de mujeres en puestos de relevancia para servir de referente a las nuevas generaciones femeninas. 獺ay que hablar de la necesidad de que las chicas opten por estudiar temas tecnol骻icos porque es lo que va a dirigir el mundo. La visibilidad, a este respecto, es esencial. En ese sentido, yo percibo un cambio en la sociedad. El hecho de que 閟te se haya convertido en un tema de conversaci髇 y de que ya todo el mundo lo asuma, va a suponer un cambio, opina Ares.

Orille tambi閚 cree que es un asunto relevante. De hecho, ella -que es una verdadera 'freak' del mundo de las finanzas (empez construyendo p醙inas web sobre an醠isis burs醫il cuando apenas contaba 20 a駉s)- s tuvo un referente femenino en carrera de ciencias (su madre, perito industrial). 玊ener un referente es fundamental. Por eso, los programas de 'mentoring' son cruciales. Porque dicen que las ni馻s empiezan a pensar que la ciencia es cosa de ni駉s a partir de los 6 a駉s. Hay que decirles que no, promover que amen la tecnolog韆. Y eso ser cuesti髇 de tiempo. Habr que ver qu hacen esas ni馻s que estamos mentorizando cuando pasen 10 a駉s, dice Orille.

Pero, 縬u otras cosas pueden hacerse m醩 all de construir un mundo plagado de referentes femeninos, seg鷑 nuestras protagonistas? Ares reconoce que tambi閚 es importante que las empresas reflexionen 玸obre si est醤 dejando a las mujeres prosperar y adopten las medidas necesarias en este sentido. Asimismo, explica que es importante que se eduque a las mujeres de manera que se sientan capaces de desempe馻r puestos de relevancia pues, en m醩 de una ocasi髇, se ha encontrado con compa馿ras que han desechado una oportunidad importante al sentirse abrumadas por el reto (y pese a contar con sobrados galones para desempe馻rlo). Por 鷏timo, hay que recordar que los problemas de conciliaci髇 familiar son una constante en 閟ta y otras industrias.

Pero, adem醩, Alicia Pertusa, responsable de Estrategia y Blockchain en Customer Solutions de BBVA, pone el acento en otro aspecto: 獷s responsabilidad de cada uno de nosotros, en nuestro 醡bito, sea grande o peque駉, crear oportunidades para el desarrollo de las mujeres, en el entorno profesional, social y familiar. Es decir, que cada uno debe poner su peque駉 granito de arena.

Pero eso no quiere decir colocar a mujeres en puestos importantes por el mero hecho de serlo. Estas cuatro protagonistas tienen unos curr韈ulos brillantes y probablemente no desean que nadie ponga en duda que est醤 ah por otros motivos. 獵reo en el talento sin g閚ero. No hay que favorecer a nadie por ser hombre o mujer, dice al respecto Orille. 獿as mujeres somos igual que los hombres: buenas, malas y regulares. No creo que tengan nada espec韋icamente que aportar frente a los hombres. Pero suponen el 50 por ciento de la poblaci髇 y es importante que se puedan incorporar en todos los sectores porque ah hay mucho talento que se tiene que intentar sacar. Si no, ser韆 una p閞dida, a馻de Raquel Garc韆.

Pero aunque estas profesionales no pongan el acento sobre ello, la ciencia s reconoce que las mujeres suelen destacar en ciertas habilidades respecto a los hombres (como, por ejemplo, en 玞apacidad de planificaci髇, en empat韆 emocional o en cerebro multitarea). Y esas habilidades podr韆n convertirse ahora en un punto a favor de su carrera, teniendo en cuenta el cambio radical que est viviendo el sector y que afecta desde la organizaci髇 de las compa耥as hasta las habilidades que se buscan en los empleados. Por ejemplo, los organigramas jer醨quicos tiene cada vez menos sentido en el mundo actual, que va a tender a favorecer cada vez m醩 las organizaciones transversales, en las que las mujeres se sienten m醩 c髆odas (se dice que las directivas suelen consensuar las decisiones en mayor medida que los hombres al mando).

Las mujeres de letras tambi閚 innovan

Por 鷏timo, hay una nueva tendencia que consiste en la introducci髇 de las disciplinas art韘ticas entre las materias consideradas tradicionalmente relacionadas con la innovaci髇, como son la ciencia, la tecnolog韆, la ingenier韆 y las matem醫icas (transformando el acr髇imo anglosaj髇 STEM en STEAM). As, mientras que antiguamente se pensaba que solo los profesionales formados en esas especialidades pod韆n desempe馻r cargos en departamentos de innovaci髇, ahora se abre la puerta a los especialistas en dise駉 y artes pl醩ticas, en los que abundan las mujeres. Orille lo explica as: 獳hora, las artes est醤 cobrando importancia en innovaci髇 y muchas mujeres se podr醤 incorporar porque habr醤 estudiado filosof韆 o lingstica. Y eso est cobrando valor en disciplinas como la rob髏ica o la inteligencia artificial porque tienes que entrenar a tu robot. Empiezan a emerger una serie de profesiones que antes no estaban tenidas en cuenta. Tambi閚 tenemos que aprender de las letras: filosof韆, historia o arte. Por ejemplo, los bancos empiezan a comprar agencias de dise駉 porque todas las aplicaciones m髒iles tienen que ser bonitas, atractivas y usables.

Su visi髇 del sector

Y, 縞髆o ven estas mujeres el futuro cambiante del sector? Una cosa que llama la atenci髇 a ese respecto es que, preguntadas por este extremo, nuestras entrevistadas no se centran en enumerar un catalogo de novedades tecnol骻icas del estilo del big data o la inteligencia artificial (aunque, por supuesto, forman parte de su vocabulario). Pero, en general, piensan que eso son herramientas al servicio del cambio. Por contra, ellas ponen el foco en c髆o va a cambiar el negocio bancario en s. As, Raquel Garc韆 cree que se va a producir un salto cualitativo en el consumidor, que cada vez va a ser m醩 proactivo y a comparar m醩. Lo mismo piensa Orille, cuando dice que los usuarios 玭o se van a casar con nadie, lo que les va a obligar a los bancos a 玡namorar a los clientes a trav閟 de una banca 玠e experiencias. Por eso, Alicia Pertusa cree que, pese a los cambios, la banca seguir 玞omo siempre: 玞entrada en dar valor a los clientes y en ofrecerles 玡l mejor servicio.

publicidad
publicidad