19 de Enero, 01:37 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

cita clave hoy

El FGD se reúne con una misión, que el ladrillo de BBVA y Sabadell no afecte al déficit

Finanzas.com

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) se reunirá este miércoles para previsiblemente aprobar una solución que evite que la venta de activos improductivos de Banco Sabadell y BBVA afecte al déficit público, después de varios meses de negociaciones en las que han estado involucrados también el Banco de España y el Ministerio de Economía y Empresa.

La solución preacordada se fundamenta en la fragmentación durante tres ejercicios de una factura de unos 4.500 millones de euros --ayudas que recibieron Sabadell, por la compra de CAM, y BBVA, por la de Unnim-- que, de computar en las cuentas públicas, habrían desviado el déficit estatal, según han confirmado fuentes cercanas al acuerdo a Europa Press.

La medida adoptada entraría en vigor en las cuentas de 2019 y permite a Sabadell y BBVA cerrar las operaciones de venta de sus activos inmobiliarios traspasados a fondos mediante la creación de sociedades. El valor de la cartera en cuestión del banco catalán asciende a 24.644,3 millones de euros, mientras que la del de origen vasco es de 7.359,7 millones de euros.

Tanto la entidad presidida por Josep Oliu como la dirigida por Francisco González recibieron esquemas de protección de activos (EPA) con la compra de CAM y Unnim a mediados de 2011. Esta garantía estaba vigente durante un periodo de 10 años, durante el que el fondo asumiría el 80% de las pérdidas y los bancos el 20% restante.

No obstante, la venta acelerada de las carteras bajo EPAs acometida durante los últimos meses por Sabadell y BBVA, con el objetivo de limpiar sus balances, implicaría que el pago de la factura al fondo público por recibir estas ayudas también se deba anticipar. El pago en un solo abono lastraría tanto las cuentas públicas como las de los bancos.

Dos años de superávit

Según los últimos datos disponibles, correspondientes al cierre del ejercicio 2017, el FGD generaba un superávit de 356,96 millones de euros. Esta cifra, aunque es positiva para las cuentas estatales, es más de un 20% inferior a la registrada en el año 2016, primera vez que el fondo público cerró su balance en 'verde'.

El descenso del superávit se debió principalmente a un aumento de las partidas extraordinarias, que dobló su importe hasta 550,3 millones de euros, así como a pérdidas por deterioro del inmovilizado por valor de 66,8 millones de euros.

Por otro lado, el último informe realizado por expertos independientes sobre la cartera protegida de Sabadell (CAM) a 31 de diciembre de 2017, se estimaba una pérdida total durante la vigencia del EPA de 12.248 millones de euros, por lo que la pérdida estimada para el FGD sería de hasta un total de 6.693 millones de euros, resultando una pérdida estimada pendiente de liquidar, tras los pagos efectuados, de 4.883 millones de euros.

Asimismo, en el caso de la cartera protegida de BBVA (Unnim), estiman una pérdida total durante la vigencia del EPA de 3.633 millones de euros, por lo que la pérdida estimada para el FGD se ha elevado hasta 1.842 millones de euros, resultando una pérdida estimada pendiente de liquidar, tras el pago ya efectuado, de 1.709 millones de euros.

publicidad
publicidad