15 de Diciembre, 20:39 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

pensiones

El Pacto de Toledo, dispuesto a subir más las pensiones, pero se enreda en cómo hacerlo

J.M.Camarero

Los grupos esperarán a que Rajoy intervenga en el pleno para plasmar sus propuestas definitivas, con el PP contrario a ligar el alza solo al IPC

La segunda recomendación del Pacto de Toledo establece el sistema de revalorización de las pensiones públicas, el punto más espinoso que tiene ante sí el Gobierno de Mariano Rajoy, tras la multitud de concentraciones protagonizadas por los jubilados para exigir que sus prestaciones se incrementen como lo haga la inflación, y no el 0,25% mínimo establecido ahora. Ante la dimensión que está tomando la movilización ciudadana, el grupo parlamentario popular se mostró este miércoles dispuesto a debatir un nuevo índice de revalorización de las pensiones, pero que no esté solo vinculado a la inflación.

Es un primer paso, a la espera de que el presidente Rajoy comparezca ante el Congreso el próximo miércoles en un pleno monográfico sobre pensiones en el que se espera que ofrezca alguna medida de calado. En cualquier caso, el PP insiste en que cualquier actuación debe tener en cuenta el impacto económico que tendrá para las arcas de la Seguridad Social. «Algunas posiciones se han ido modulando según se hablara de coyunturas económicas favorables», indicó el portavoz popular en el Pacto de Toledo, Gerardo Camps.

Todos los grupos salieron este miércoles de la reunión que tuvo la comisión parlamentaria admitiendo que se ha abierto la puerta a modificar el actual índice de revalorización. El problema es que existe tal heterogeneidad de propuestas, que resulta imposible alcanzar un consenso. Será el próximo día 20, una vez transcurrido el pleno monográfico, cuando vuelvan a reunirse.

Lo harán para que cada grupo exponga la fórmula deseada para que las pensiones suban más del 0,25%, a la espera también de que el inminente proyecto de Presupuestos Generales del Estado pueda incluir alguna medida inesperada. El PSOE insiste en vincular las prestaciones a la inflación, para que suban un 1,6% con efectos de 2017. Sin embargo, los diputados socialistas no quieren oír hablar de derogar la reforma del sistema que el ex-presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, impulsó en 2011. La portavoz del partido en el Pacto de Toledo, Mercé Perea, afirmó este miércoles de forma irónica que «habrá que esperar a que Rajoy se decida a hacer algo» tras su comparecencia la próxima semana.

Por su parte, Unidos-Podemos va un paso más allá: no solo quiere vincular la subida de las pensiones con la inflación, sino que además aboga por acabar con las dos reformas del sistema, tanto la del último Ejecutivo socialista, como la impulsada por el actual Gobierno en 2013. «No hay ninguna buena intención» del PP, según el diputado Alberto Montero. Además, el representante de Compromís, Ignasi Candela, insistió en que el IPC es el único indicador claro «hoy en día» para elevar la prestación por jubilación.

Los 1.000 euros del PDeCAT

Los matices también han llegado de la mano del Partido Demócrata Catalán (PDeCAT), cuyo portavoz, Carles Campuzano, ha reiterado su postura de recuperar el IPC como indicador de referencia. Sin embargo, ha aclarado que esa subida no se aplique a todos los jubilados «en tiempos de dificultad». Para ello, ha puesto un ejemplo: en momentos de recesión, el incremento de las prestaciones podría abarcar hasta un nivel máximo, como 1.000 euros, y por encima de esa cifra congelar las pensiones. En tiempos de bonanza, todos los jubilados podrían beneficiarse del alza del IPC.

El portavoz del PNV en la comisión, Íñigo Barandiarán, recordó que hay un acuerdo mayoritario en que la subida actual del 0,25% «no sirve», y en modificar una fórmula que garantice el poder adquisitivo de los pensionistas. «No es cuestión de terminar, sino de acabar bien», indicó el diputado vasco. «Hay voluntad, pero también es cierto que no es fácil», afirmó.

El grupo con una posición más equidistante es Ciudadanos. Más allá de adentrarse en la polémica sobre cuánto deben subir las pensiones, el partido liderado por Albert Rivera insiste en que no se puede desligar este debate de las reformas necesarias para que el alza que se apruebe sea sostenible en el tiempo, en relación al pacto laboral, la conciliación y la natalidad. 

publicidad
publicidad