Vocento 15 años 20 de Noviembre, 18:16 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

LOS DIFERENTES ESCENARIOS Y LA REACCIÓN DE LOS ACTIVOS FINANCIEROS

El mercado, atento al 'Brexit' que llegue tras las elecciones británicas

Cuando Theresa May, la primera ministra británica, convocó elecciones anticipadas el pasado 19 de abril para el 8 de junio, creía que lo iba a tener fácil para reforzarse y negociar el 'Brexit' desde una posición más sólida. Entonces, la popularidad de los laboristas y de su líder, Jeremy Corbyn, era escasa. Ahora, cuando faltan apenas días para la celebración de los comicios, el Labour ha recortado distancias respecto de los conservadores, según las encuestas. El panorama que adelantan los sondeos, pues, es mucho más abierto de lo que se podría sospechar. No sólo cabe que May refuerce su mayoría en la Cámara de los Comunes, sino que la puede reducir, incluso puede abrirse la posibilidad de que sea necesaria una coalición o de que venza el Labour. ¿Qué pasará en los mercados según cuál sea el resultado? 

François Rimeu, director de Cross Asset en La Française AM, afirma: «No anticipamos una reacción significativa del mercado si los conservadores ganan las elecciones». Ello, porque, como señala Lucy O'Carroll, de Aberdeen AM, los inversores ya anticipan que ganará May. Pero precisa que será el margen de su victoria el factor significativo que determine el movimiento de los mercados. ¿Por qué? Sasha Evers, de BNY Mellon IM en Iberia, comenta que lograr una mayoría reforzada le haría posible a May negociar el 'Brexit', mientras que una victoria reducida podría hacerla más vulnerable a los más aislacionistas de su partido, partidarios de romper con Europa sin acuerdos o negociaciones. 

¿Qué ocurriría en el resto de Europa si May no se refuerza? Según Evers, no sería favorable que May quedara secuestrada por los más anti-europeos. Witold Bahrke, de Nordea, no espera una reacción en los mercados en general como consecuencia del mero resultado electoral, sea cual sea, pero si las negociaciones del 'Brexit' llegan a un punto muerto, entonces probablemente será negativo para las acciones europeas, ya que subrayaría los riesgos políticos que hay en la región. Quizás los mercados pueden anticiparse a esa posibilidad según cuál sea el resultado.

Victoria amplia de May. Andrew Belshay, de Western Asset, filial de Legg Mason, comenta que una victoria amplia de los conservadores, que es aún el escenario más probable pese a las encuestas (los expertos de AXA le otorgan una probabilidad del 70%), sería positivo para la libra y neutral para la renta fija del país. Las acciones se beneficiarían, especialmente las vulnerables a una victoria laborista, que promete nacionalizaciones, como las 'utilities', los ferrocarriles y correos. Aunque quizás una libra más fuerte, que es lo que espera Bahrke, con una gran victoria de May, pudiera afectar negativamente a las acciones más exportadoras, tan importantes en el Ftse 100. 

David A. Meier, de Julius Baer, ofrece una visión diferente: «Seguimos pensando que la primera ministra Theresa May disfrutará de un amplio apoyo parlamentario para sus planes hacia el 'Brexit' duro durante los próximos cinco años. Por eso, seguimos pegados a nuestra previsión bajista para la libra para el largo plazo. Basamos esa opinión en la expectativa de una reducción de flujos de inversión hacia el país una vez las negociaciones del 'Brexit' incrementen la incertidumbre económica». David A. Meier añade que la caída de la libra sería más relevante si la Unión Europea forzara al Reino Unido a una separación primero de ambos bloques para negociar a continuación las nuevas relaciones comerciales.

Triunfo conservador menos holgado. Según Belshay, una victoria conservadora con menor distancia o un parlamento dividido serían más problemáticos para los activos británicos, dado que la incertidumbre sobre las negociaciones del 'Brexit' se incrementaría y la probabilidad de una postura más rupturista, más aislacionista, como apunta Evers, en el caso de una estrecha mayoría conservadora sería negativa para la libra y los activos del Reino Unido. 

Evers precisa que una caída de la libra podría favorecer a las compañías exportadoras, aunque perjudique a las de exposición más doméstica. Michael J. Bell, de JP Morgan, coincide: «En este escenario, el avance de la libra desde que se anunciaron las elecciones probablemente se revertiría. Una libra más baja favorecería a las compañías que obtienen la mayor parte de sus ventas en el extranjero, y sería positiva para el Ftse 100. Sin embargo, la renta variable de mediana y pequeña capitalización se comportaría peor, ya que el potencial de un 'Brexit' sin acuerdo aumentaría. Basándonos en la misma lógica, los diferenciales de crédito corporativo de Reino Unido se ampliarían».

Un parlamento dividido o una coalición. Witold Bahrke señala que un parlamento sin mayorías sería el que de verdad provocaría una reacción tanto en los tipos de interés como en la libra, dado que haría más difícil comenzar las negociaciones sobre el 'Brexit'. Así, Bahrke espera una caída de la divisa británica en caso de que se haga realidad este escenario.

Una ausencia de mayorías quizás llevara a la necesidad de formar una coalición. Pese a que los liberal-demócratas han dicho que no participarán en otra coalición y los expertos de AXA IM le dan una probabilidad de apenas un 5% a que los conservadores lleguen a gobernar con los liberales y de otro 5% a que los laboristas lideren una coalición, bien con los liberales, bien con los nacionalistas escoceses, de acuerdo con Bell, de JP Morgan, una coalición de Gobierno que involucrara a los Lib Dems provocaría un 'rally' en la libra, por lo menos inicialmente, ante la esperanza de que exigieran un 'Brexit' blando a cambio de su apoyo. Otro efecto de este escenario sería, según Bell, que los intereses de los bonos británicos se elevarían, ante, quizás, un Banco de Inglaterra menos prudente.

¿Y si gana Corbyn? «El programa de Corbyn se centra esencialmente en temáticas sociales financiadas por un aumento de los impuestos a las compañías y a los patrimonios más elevados, lo que sería mal recibido por los mercados de acciones», responde François Raynaud, de Edmond de Rothschild, AM. «La subida reciente de los laboristas ha apoyado las obligaciones soberanas, pero no es seguro que una victoria en las elecciones reforzaría esta 'huida a la calidad': los temores sobre la deuda y las incertidumbres de los inversores extranjeros podrían neutralizar este efecto, en paralelo con una depreciación de la libra», continúa Raynaud. Hans Bevers, de Bank Degroof Petercam, también señala que la libra podría perder terreno, los tipos de interés y la renta variable podría experimentar presión a la baja, aunque «todo esto podría ser bastante breve».

Para los expertos de JP Morgan, como en cuanto al 'Brexit' las posiciones de los laboristas son equívocas, la libra podría estar dividida entre una probabilidad ligeramente más alta de un 'Brexit' blando y los temores sobre un endeudamiento más elevado y un Gobierno que se percibe como menos favorable a las empresas. «La libra probablemente caería, aunque esto pudiera revertirse más tarde», afirma Bell.

publicidad
publicidad
publicidad