18 de Enero, 16:18 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política

El Congreso reprueba a Catalá por su «plan perfecto para proteger corruptos»

Melchor Saiz-Pardo

207 votos a favor y 134 en contra. Rafael Catalá se convirtió hoy en el primer ministro en ejercicio de la democracia en ser reprobado por el pleno del Congreso de los Diputados. No hubo sorpresas y la propuesta del PSOE para censurar al titular de Justicia, al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y al fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, por sus supuestas interferencias y presiones en el 'caso Lezo' contó con el apoyo de toda la oposición. Mereció la reprobación incluso Ciudadanos, que había exigido la cabeza inmediata de Moix para desmarcarse de la interpelación urgente promovida por los socialistas. Antes de Catalá, en la Cámara baja solo había sido reprobado el exministro Jorge Fernández, pero únicamente en la comisión de Interior, no en el pleno.

El contundente reproche parlamentario, sin embargo, va a tener pocas consecuencias prácticas. Catalá, que estuvo en el hemiciclo durante el debate, ya anunció que seguirá en su puesto hasta que Mariano Rajoy «decida» lo contrario y tiene la intención de seguir «trabajando con toda la ilusión y toda la energía». Maza, por su parte, afirmó que la reprobación no le «provoca ninguna incomodidad». Y el PP dejó claro que la resolución del parlamento no le importa. Es más, Rafael Hernando aseguró que la reprobación, lejos de dejar «tocado» a Catalá, le «refuerza».

En el pleno hubo palabras gruesas, empezando por la de la portavoz adjunta del PSOE, Isabel Rodríguez, quien acusó a Catalá de haberse convertido en «abogado defensor» de «presuntos delincuentes». La diputada socialista señaló que Catalá se merecía esta moción por «urdir un plan perfecto para proteger a sus corruptos». Desde el PP, Carlos Rojas, acusó a los socialista de buscar solo el «descrédito de las instituciones mintiendo una y otra vez», cuando aseguran que Catalá maneja al Ministerio Público mientras los propios fiscales niegan las injerencias.

Las supuestas interferencias en el 'caso Lezo' son la causa directa de la reprobación, pero ésta, sin embargo, hunde sus raíces en la no renovación como fiscal general del Estado de Consuelo Madrigal en noviembre del pasado año. Madrigal, según diferentes fuentes, mantuvo varios desencuentros con Catalá durante el pasado otoño por la insistencia del Gobierno de renovar varias jefaturas fiscales muy delicadas, entre ellas la de Anticorrupción o la de la Audiencia Nacional.

El Ejecutivo se mostró partidario desde el inicio de nombrar a Moix como responsable de Anticorrupción a pesar de su nula experiencia en esta materia y a pesar de que Madrigal apostaba por Alejandro Luzón, un histórico en este departamento. Los roces también se trasladaron a la jefatura de la Audiencia Nacional, donde Justicia no quería bajo ningún concepto que siguiera Javier Zaragoza. Finalmente, Jesús Alonso terminó por sustituirle en el cargo. Y Moix, que había intentado cerrar el caso de los espías en la Comunidad de Madrid, que ignoró las primeras denuncias sobre el campo de golf en el Canal y que se negó a acusar a Esperanza Aguirre por su incidente de tráfico, se hizo con Anticorrupción.

«Cojonudo»

En agosto de 2016, mucho antes de la designación de Maza , el propio expresidente de Madrid, Ignacio González, en sus conversaciones con Eduardo Zaplana intervenidas en el 'caso Lezo', parecía saber que el Gobierno iba a apostar por Moix. Es más que ese nombramiento iba a ser «cojonudo» para sus cuitas judiciales (caso Ático), hasta el punto de estar dispuesto a hablar del tema con «Rafa» (Catalá).

No es esa la única mención al ministro en las escuchas de 'Lezo'. Catalá mandó un mensaje a González, cuando éste le felicitó por su nombramiento: «Gracias Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se cierren pronto los líos».

La operación Lezo, la primera gran redada anticorrupción de la era Maza, ha sacudido de lleno a Moix, tras conocerse que intentó, horas antes de que se desatara el operativo, vetar algunos de los registros, provocando una rebelión en la Fiscalía. Moix no llegó a cambiar a los fiscales de Lezo por falta de tiempo.

El nombre de Maza también se ha visto comprometido. El fiscal general fue alertado dos veces antes de nombrar a Moix de que éste aparecía en escuchas comprometedoras de Lezo y de que era el favorito de González.

publicidad
publicidad