Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Petroleras

El descubrimiento de Repsol en Alaska, ¿es para tanto?

El hallazgo ha acaparado los titulares de los medios de comunicación y provocó que el valor subiera un 2,5% ese día. Pero los analistas recuerdan que a la petrolera sólo le correspondería un porcentaje del mismo y que hace falta concretar en qué se va a t

Las noticias corporativas raramente ocupan un espacio en los titulares del telediario. Sin embargo, el descubrimiento del mayor yacimiento de petróleo estadounidense en los últimos 30 años por parte de Repsol se hizo un hueco en el espacio televisivo. Ese mismo día, la cotizada se revalorizó un 2,49 por ciento. Sin embargo, una vez pasada la euforia inicial, los analistas llaman a la prudencia. Aunque la noticia es indudablemente positiva, hace falta concreción sobre lo que va a suponer, según explica Álvaro Navarro, de Intermoney Valores. Para empezar, porque a Repsol no le corresponde el 100 por cien de las reservas encontradas y es complicado calcular a cuánto ascenderá su parte. Según el comunicado oficial, Repsol tiene una participación del 25 por ciento en Horseshoe y del 49 por ciento en Pikka, ambos dentro de la formación de Nanushuk (Alaska). ¿Pero qué significa eso? Fuentes de la compañía explican que Repsol lleva explorando Alaska desde 2008 y ya ha realizado descubrimientos en Pikka (donde posee ese 49 por ciento y donde la producción inicial sería de 120.000 barriles al día a partir de 2021). Ahora, el nuevo hallazgo de Horseshoe (donde tiene el 25 por ciento) permite estimar que el conjunto de la formación (tanto Pikka como Horseshoe, como lo que hay en medio) se extiende a lo largo de 32 kilómetros y que las reservas recuperables de todo Nanushuk ascienden a 1.200 millones de barriles de crudo ligero.

«Son cifras muy apabullantes en cuanto a número de barriles, pero cuando eso se traduce a beneficios en el futuro hay más incógnitas. Hay análisis que incluso dicen que eso no significa un aumento del precio objetivo más allá del 3-4 por ciento. Y lo que se ha vendido como algo de Repsol en exclusiva, solo tiene un porcentaje. Eso rebaja un poco la euforia», opina Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole.

«Se ha dado demasiado bombo al tema del hallazgo, que va a aumentar su producción un 4 por ciento desde 2021. Tampoco es que la vaya a duplicar. Por eso, no creemos que esto sea un cambio de visión en la compañía que, en todo caso, para nosotros es positiva», dice otro analista que prefiere mantenerse bajo el anonimato.

«El yacimiento es grande, se trata de crudo ligero y se encuentra en un país como Estados Unidos, que ofrece más garantías que otros países productores. En todo caso, tras el anuncio, hay que hacer los números y concretar», dice Navarro. 

Si bien, también hay analistas que se atreven a hacer cálculos con la información disponible. Enrique Yáguez, analista de Mirabaud Securities en España, cree que «es razonable asumir que Repsol será propietario directo de unos 400 millones de recursos contingentes de petróleo ligero, de los cuales 250 millones de barriles equivalentes de petróleo provendrán de Pikka y 150 millones de Horseshoe». Yáguez también estima que el proyecto tendrá «una contribución potencial a Repsol de 40.000 barriles diarios desde 2021, lo que ayudará a lograr una producción sostenible cercana a los 700.000». Por eso, él sí cree que la noticia va a tener un efecto positivo sobre el valor.

En todo caso, la prudencia de sus compañeros respecto al descubrimiento de Alaska no quiere decir que estén negativos con el valor. Javier Esteban, de Sabadell, por ejemplo, dice que le queda un 9 por ciento de potencial pese a la fuerte subida del 12 por ciento experimentada en los últimos 3 meses con motivo de la recuperación de los precios del petróleo. «Nosotros entraríamos hoy en el valor. Cotiza a múltiplos bajos, está saneando su estructura financiera y sorteando de forma bastante positiva las noticias que van saliendo en el sector. Son fundamentales que, en nuestra opinión, son fuertes. Además, el hecho de que el crudo esté estabilizado es una ventaja más que un inconveniente», dice este experto, que sitúa el precio objetivo en los 15,70 euros.

Navarro es algo más prudente pero positivo. «Habrá que ver cómo evolucionan los precios del petróleo y los márgenes de refino pero, con previsiones de 55 dólares el barril y los márgenes de refino estables, los resultados pueden ser buenos», dice.

En cambio, De Blas cree que «posiblemente no sea mala idea hacer algo de caja» si se tiene el valor desde hace tiempo, teniendo en cuenta la fuerte subida experimentada. Asimismo, de no tener el valor, tampoco entraría ahora. «Esperaría a un recorte para tomar posiciones. En 9,400-9,500 podría ser una opción más que saludable para poder reengancharte». En todo caso, De Blas tampoco espera fuertes bajadas (a no ser que haya sorpresa en las elecciones francesas) pues el sentimiento general y las cifras son­­ positivas.

publicidad
publicidad
publicidad