Vocento 15 años 21 de Octubre, 01:21 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Reino Unido

Theresa May y Andrea Leadsom, las damas del Brexit

Íñigo Gurruchaga

El Partido Conservador elegirá a su líder entre estas dos mujeres. La política británica se va de vacaciones con la incertidumbre sobre el Brexit en máximos

El Partido Conservador británico elegirá líder y futura primera ministra entre Theresa May, la actual titular de Interior, y Andrea Leadsom, secretaria de Estado de Energía, después de superar ambas el proceso de eliminación de candidatos por el grupo parlamentario. May logró 199 votos; Leadsom, 84, y el tercero, el ministro de Justicia, Michael Gove, 46.

Los 150.000 miembros del Partido Conservador tendrán que decidir entre una política percibida como más ortodoxa y gris, May, que ha señalado que no iniciará la negociación con la UE sobre la marcha de Reino Unido antes del fin de año, y otra más desconocida, Leadsom, ecléctica y original en sus políticas, militante del cristianismo y partidaria de abrirla en septiembre.

Ahora, May y Leadsom harán campaña entre los 150.000 miembros del partido, que decidirán por voto postal quién sustituirá a David Cameron a partir del 9 de septiembre. La victoria tan holgada en la selección de sus colegas en el Parlamento y algunos sondeos publicados en los últimos días indican que Theresa May es la favorita para dirigir al país hacia el abandono de la Unión Europea.

May, de 59 años, entró en el Parlamento en 1997, en las elecciones que iniciaron la larga hegemonía laborista. Ascendió pronto a cargos de responsabilidad en la oposición y fue presidenta del partido durante un año, en un momento en el que los conservadores eran percibidos como el «partido desagradable», tal como ella dijo para advertir a sus miembros de la necesidad de actualizar sus políticas.

Es la más longeva ministra de Interior desde el siglo XIX. Aunque ese ministerio daña reputaciones por su capacidad de dar malas noticias, May ha emergido como la dirigente que da seguridad para cubrir el vacío político actual en Reino Unido. Ni su responsabilidad en la política de inmigración ni sus conflictos con colaboradores y colegas han hecho mella en su reputación.

Su euroescepticismo ha sido cauto, pero ha adquirido notoriedad por su insistencia en que Reino Unido abandone la Convención Europea de Derechos Humanos, creada con gran influencia británica por el Consejo de Europa. Aunque en abril aún insistía en la idea, ha dicho en la campaña que no la impulsará porque no cuenta con apoyos suficientes.

Frente a la búsqueda de seguridad, los miembros del Partido Conservador tendrán la tentación del optimismo que promueve Andrea Leadsom, de 53 años, cuya presencia en el Gobierno, como secretaria de Estado para la City financiera y luego de Energía, era posiblemente ignorada por la inmensa mayoría del país hasta que tuvo un papel prominente en la campaña por la marcha de la UE.

Leadsom se convirtió a la causa del 'Brexit' en los tres últimos años. Antes había afirmado que abandonar la UE sería un desastre económico. Cree que ella es la persona indicada para aprovechar las oportunidades ahora abiertas y avala su candidatura con su pasado profesional «en el mundo real», como empleada y directiva de varias empresas financieras.

Su currículum ha sido analizado con más detalle en los últimos días y ha tenido que defenderse de las acusaciones de embellecerlo, porque daba la impresión de que había sido responsable de la gestión de fondos, cuando sus funciones se desarrollaron en el campo de recursos humanos o la relación con los clientes y con otras instituciones. Es la candidata que apoyan los más militantes de la causa del 'Brexit'.

El adiós de Gove

Un estudio sociológico publicado en 2013 indica que la media de edad de los miembros del partido es de 59 años, que el 82% pertenece a las tres categorías más ricas y cualificadas de la estadística económica y que, de 0 a 10, entendiendo como 0 ser muy de izquierdas y 10 como muy de derechas, se califican ellos mismos como promedio en el 8,4.

Las circunstancias favorecen ahora que la campaña interna transcurra con la política que se ocupa de los asuntos del país ausente de la vida pública. El Gobierno está en funciones y el Parlamento toma vacaciones desde el día 21 hasta el 5 de septiembre. E inmediatamente cerrará de nuevo sus puertas, hasta el 10 de octubre, por la celebración de las conferencias anuales de los partidos.

Michael Gove añadió ayer su coda personal a tan memorable quincena. Ministro del Gobierno de su íntimo amigo, Cameron, lo destruyó apoyando el 'Brexit'. Luego traicionó a Boris Johnson, para presentarse él. Y cayó ayer, después de que su director de campaña informase a los diputados votantes, por mensaje telefónico, de que Gove está aterrorizado por que los miembros del partido son capaces de elegir a Leadsom. Les pedía el voto y se ofrecía a ser 'pulverizado' por May. Todo ello siempre en nombre del interés nacional.

publicidad
publicidad
publicidad