Vocento 15 años 17 de Diciembre, 01:37 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MERCADOS

Las minas que deja el 'Brexit'

Ana Barandiaran

Los mercados se recuperan al descartar otro Lehman Brothers, pero el riesgo político es aún un gran lastre

Los mercados han recuperado la calma en los últimos días tras el susto que se llevaron con la inesperada victoria del 'Brexit' el 23 de junio. A ello han ayudado considerablemente los bancos centrales, no por haber adoptado nuevas medidas sino gracias a los cortafuegos que ya tenían instalados. Y, sobre todo, por su mensaje, que ha terminado calando, de que esto no es en absoluto otro Lehman Brothers. Los riesgos que deja el referéndum vienen por el lado político, por el miedo a la desintegración de la UE si cunde el ejemplo británico. Pero también porque el voto a favor del 'leave' refleja cómo el descontento de la clase media-baja, golpeada por los efectos de la crisis, la globalización y la digitalización, se transforma en apoyo a los partidos populistas anti-inmigración y anti-libre comercio. Eso afecta a todas las economías desarrolladas. Por eso hay temor a un giro mundial hacia el proteccionismo, que sería letal para el actual contexto de crecimiento anémico y alto endeudamiento.

Para Morgan Stanley, esta amenaza es suficientemente grave como para elevar la probabilidad de una recesión global en los próximos doce meses desde el 30% al 40%. «El rechazo de los votantes a los partidos del 'establishment' y a las instituciones internacionales solo acaba de empezar. El descontento podría afectar a todas las próximas elecciones: EE UU, Holanda, Francia, Alemania... Aunque los partidos protesta no ganen, marcarán la agenda», señala el banco de inversión. «La victoria del 'Brexit' supone el mayor revés hasta la fecha para el consenso que se alcanzó tras la Segunda Guerra Mundial de avanzar hacia la integración y el libre mercado», añade Credit Suisse en el informe titulado 'El final de la globalización'. A su juicio, esto tendrá implicaciones en el crecimiento, los beneficios empresariales y el precio de los activos.

La incertidumbre política va a pesar mucho en el futuro, aunque el corto plazo se vea con más serenidad una vez digerido el 'shock' inicial. Ahora, a toro pasado, los analistas creen que la virulenta reacción del viernes 'post-referéndum' se debió a que nadie esperaba ese resultado. «Yo llevo más de 36 años en esto y nunca en mi vida había visto a los mercados equivocarse tanto», apunta Juan Mari Ochoa, de Fineco. Contra todo pronóstico, los británicos desoyeron las advertencias sobre el brutal impacto económico y financiero que tendría el 'Brexit' y votaron a favor de marcharse de la UE para reforzar la soberanía nacional.

Por el momento, lo único claro es que el 'Brexit' no ha desencadenado otro Lehman. «No se han colapsado los mercados. Alan Greenspan dijo que podía ser otro Lehman pero se equivocó», afirmó el miércoles el vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio. «Es que esto no tiene nada que ver. Cuando quebró Lehman nos dimos cuenta de que la banca americana estaba quebrada. Los efectos del 'Brexit' se notarán con el tiempo y dependerán, en gran medida, de las decisiones políticas que se tomen», añade el analista Juan Ignacio Crespo. Eso sí, de cara a los próximos meses se impone la cautela con las bolsas, sobre todo respecto a las europeas, porque ya antes del referéndum había miedo. «Sonará raro pero a mí todavía hoy es China lo que más me preocupa», apunta Ochoa.

La banca, asfixiada

Hay coincidencia en atribuir el mérito de esta rápida recuperación a los bancos centrales. «Estaban preparados para actuar desde el primer momento. Tras la crisis se dotaron de cortafuegos muy efectivos», señala Víctor Echevarría, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), en referencia al programa de compra de bonos del BCE. Por este lado, la victoria del 'Brexit' ha tenido incluso consecuencias positivas. Ahora no se vislumbran subidas del tipos de interés por parte de la Reserva Federal para este año, lo que despeja una de las grandes preocupaciones de los mercados. Pero toda cara tiene su cruz. Se espera que los bancos centrales se vean obligados a mantener durante más tiempo los tipos de interés en mínimos. Eso es un quebradero de cabeza para la banca, ya muy asfixiada.

Por esta razón las entidades financieras fueron las más castigadas al conocerse el resultado del referéndum. Las británicas sufrieron especialmente porque no se sabe qué va a pasar con la 'City' si los bancos con base en Londres pierden el 'pasaporte europeo', que les permite operar en toda Europa. A ello se suma el impacto que podría tener en sus cuentas el frenazo en el consumo y la inversión. Pero también acusaron el golpe otras entidades, especialmente las italianas.

Es demasiado pronto para calibrar el impacto económico que tendrá el 'Brexit'. En general se espera que el Reino Unido se lleve la peor parte, mientras que la rebaja de previsiones para la zona euro es moderada -una merma en el PIB del 0,3% al 0,5% en tres años, según Draghi- y el impacto en el resto del mundo casi imperceptibe. Pero son pronósticos muy condicionados por las decisiones políticas que se tomen.

ESPAÑA GANA ATRACTIVO FRENTE A ITALIA

En un escenario económico en el que el riesgo político pesa tanto, España ha ganado un gran impulso tras las elecciones del pasado domingo. Todavía se debate intensamente si la causa fue la hecatombre bursátil generada por el 'Brexit', pero el caso es que el PP salió victorioso y reforzado mientras que se alejó la posibilidad de un gobierno liderado o compartido con Unidos Podemos, la opción que más inquietaba a los mercados.

«Hemos estado fuera de la Bolsa española desde septiembre pero ahora nos vuelve a gustar. El escenario de un gobierno con Podemos ha desaparecido», opina Ignacio Dolz, de N+1 SYZ. El Ibex-35 terminó el viernes, tras cuatro jornadas de rebote, en los 8.268 puntos, solo un 7% por debajo del nivel que tenía antes del 'brexit'.

Pero la evolución del bono español es todavía más espectacular. El tipo de interés que se exige al título a diez años acabó el viernes en el 1,13%, tras haber llegado a caer al 1% en el día, algo jamás visto en la historia. La prima de riesgo ha descendido hasta los 122 puntos. España se ha colocado en una posición mejor que la de Italia, su principal referencia para las comparaciones, ya que es también un país periférico y, por tanto, considerado vulnerable por los inversores en tiempos de estrés.

El tipo de interés del bono italiano está en el 1,2% y su prima de riesgo en los 130 puntos, valores nada malos pero que se deben a la protección del BCE.

publicidad
publicidad
publicidad