Vocento 15 años 18 de Diciembre, 17:42 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Efectos

El turismo de sol y playa teme al Brexit

D. Valera

La devaluación de la libra podría reducir las llegadas y el gasto de los viajeros británicos, los más numerosos en España

España es una potencia turística mundial. El año pasado recibió 68,1 millones de viajeros internacionales, todo un récord que permite al país mantenerse en el podio global sólo superado por Francia y EE UU. De hecho, en los peores años de la crisis este sector fue de los pocos que logró una aportación positiva al PIB. Sin embargo, ahora es uno de los segmentos económicos más afectados ante un posible Brexit. Los datos son claros. El grueso de los turistas que llegaron a España en 2015 procedieron de la UE y muy especialmente del Reino Unido con casi una cuarta parte del total. En concreto, 15,6 millones de viajeros británicos eligieron España como destino. Esto les mantiene como el principal mercado emisor. Sólo hace falta acudir a cualquier playa de la costa levantina o andaluza para comprobar la elevada presencia de turistas de dicha nacionalidad. Una afluencia que no deja de crecer cada año y que un triunfo de los partidarios abandonar la Unión puede poner en peligro.

El sector turístico estará muy pendiente del resultado del referéndum de la próxima semana sobre el futuro de Reino Unido en la UE. Y es que a nadie le gusta perder a su mejor cliente. Y los turistas británicos no solo son los más numerosos, sino que también quienes en conjunto más dinero se dejan durante su estancia en España. El año pasado gastaron 14.057 millones de euros, lo que supone el 20,9% de los ingresos totales (67.385 millones). Una cifra que se incrementó un 10,3% respecto a 2014 y que es muy superior a los 9.837 millones que dejaron los alemanas, los segundos que más gastaron (14,6% del total). Pero, ¿por qué iban a dejar de venir los británicos?

"Si la libra se deprecia el turismo británico se hace más pobre. Podemos perder una parte de estos turistas", explica Agustin Ulied, profesor del departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad en ESADE. Este experto también señala que muchos de los turistas del Reino Unido que vienen a España son jubilados que podrían ver devaluada su pensión al cambiarla a euros y, por tanto, buscar otros destinos más económicos. La evolución una moneda no es baladí y el ejemplo ruso es una prueba. La llegada de turistas procedentes de ese mercado -que además son de un alto poder adquisitivo- se ha desplomado un 32% el año pasado por la fuerte devaluación del rublo (las sanciones impuestas por Bruselas al país también influyen). Aunque los expertos destacan que la situación no es del todo comparable cuantitativamente (el número de turistas rusos es muy inferior al de británicos) ni la tradición turística entre Rusia y España es tan fuerte como la existente con el Reino Unido.

El ejemplo ruso

La patronal del sector turístico Exceltur insiste desde hace muchos años en que lo importante no es la cantidad de turistas, sino la calidad. Por ello destacan la necesidad de renovar la oferta y tener una gran diversidad de productos de valor añadido que permitan fidelizar al viajero y hacer que sea más intensivo en su gasto. Sin embargo, la pérdida de poder adquisitivo de los británicos como resultado de la depreciación de la libra podría hacer que quienes opten por disfrutar de España se rasquen menos el bolsillo. Hay que tener en cuenta que el turista de Reino Unido realiza un gasto medio diario de 105 euros, según datos de Egatur. Una cifra que se encuentra por debajo de la media (112 euros), pero que es superior a la de alemanes (101 euros) y franceses (80 euros), los dos mercados con más afluencia después del británico. Eso sí, se queda lejos del gasto medio diario de los turistas italianos (112 euros) o de los países nórdicos (120 euros).

Un peor comportamiento en llegadas o en gasto de los británicos afectaría sobre todo a las comunidades autónomas favoritas para estos turistas y que tienen en común el conocido lema de sol y playa. Así, en la Comunidad Valenciana un 35,2% de los viajeros recibidos el año pasado eran de esa nacionalidad. En Andalucía el 32% y en Canarias el 31,2%. En cualquier caso, los expertos señalan que en caso de triunfo del Brexit el turismo británico tampoco se hundiría. De momento, en los cuatro primeros meses de 2016 su número ha aumentado un 19,4% y este verano seguro que en las playas españolas volverá a escucharse con fuerza el acento anglosajón.

publicidad
publicidad
publicidad