Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

estancamiento

Sólo el 26% de las mujeres ocupa puestos directivos en España

finanzas.com

Las mujeres suponen más de la mitad de la población con estudios universitarios, pero sólo ocupan uno de cada cuatro puestos directivos en las empresas españolas medianas y grandes. Ésta es una de las principales conclusiones para nuestro país del estudio internacional Women in Business 2016 de Grant Thornton, que analiza la situación del liderazgo femenino en el mundo a partir de más de 5.500 entrevistas a directivos y directivas de 36 países (200 en España). 

El 26% de puestos ejecutivos ocupados por mujeres coloca a nuestro país ligeramente por encima de la media global y de la UE, situadas ambas en el 24%. Sin embargo, refleja también el estancamiento en el avance del liderazgo femenino con un crecimiento de sólo dos puntos porcentuales respecto a 2012. 

"A este paso alcanzar un nivel razonable de paridad nos llevaría cuatro décadas. No hay ninguna razón objetiva para que perder todo ese tiempo cuando existe una proporción de mujeres preparadas para dirigir que es similar a la de hombres. Cada año que pasa sin mejoras significativas en este asunto es un argumento a favor de medidas tan imperfectas como las cuotas obligatorias", opina Aurora Sanz, socia responsable de Laboral en Grant Thornton.

RANKING MUNDIAL Y EUROPEO

El ranking mundial del liderazgo femenino lo encabeza Rusia, donde las mujeres ocupan el 45% de los puestos directivos. Le siguen Filipinas y Lituania, ambas con un 39%. El resto de los primeros puestos está ocupado por una combinación de países del este de Europa (Estonia, Letonia y Polonia) y del sudeste asiático (Tailandia, Indonesia y China). En los últimos puestos se sitúan Japón, con tan sólo un 7% de sus cargos directivos desempeñados por mujeres, Alemania, con el 15%, e India, con el 16%. El en caso de Rusia, según Aurora Sanz el alto porcentaje de mujeres ocupando puestos directivos se debe a una cuestión cultural: "Tiene una cultura de igualdad muy arraigada debido al comunismo. Además, las mujeres tienen muy fácil acceso a carreras superiores y, por último, se les ha facilitado muchas infraestructuras para el cuidado de los hijos, con lo que casi todos los centros de trabajo disponen de guarderías para dejar a los hijos". 

En cuanto a Europa, Italia, con un 29% de los cargos directivos desempeñados por mujeres, y Francia, con un 28%, lideran el ranking de las grandes economías de la UE, por delante de España (26%), del Reino Unido, (21%), y de Alemania, con tan sólo un 15%. De hecho, la presencia de la mujer en la dirección empresarial alemana ha bajado un punto desde que se iniciara el estudio en 2004, mientras que ha subido en el resto de Europa. 

UN PROBLEMA ECONÓMICO

Un reciente estudio de Grant Thornton mostraba cómo el desempeño económico de aquellas compañías cotizadas con consejos de administración únicamente masculinos en Gran Bretaña (FTSE 350), Estados Unidos (S&P 500) e India (CNX 200) era claramente menor que el de las empresas que contaban con consejeras ejecutivas. 

El coste de oportunidad, en términos de rentabilidad económica, para las empresas sin diversidad de género en sus consejos se cifró en 655.000 millones de dólares para los tres mercados. El estudio estimaba también que la introducción de diversidad en los órganos de dirección de las grandes cotizadas de Estados Unidos y Gran Bretaña podría suponer un impulso de alrededor del 3% en el PIB de ambos países y destacaba el enorme impacto potencial que una mayor diversidad podría tener en el resto del tejido empresarial global. 

"Existe un consenso general en cuanto a que, más allá de las consideraciones éticas y legales, la escasez de mujeres en la dirección empresarial supone también un problema económico", explica Aurora Sanz. "Sin embargo y como ocurre con otros problemas complejos y globales, el hecho de que se reconozcan no significa que se esté haciendo todo lo necesario para afrontarlos. Mientras algunas empresas siguen evitando el tema con excusas o maquillajes otras han comprendido que el debate ya no es sobre por qué debería haber más mujeres en la dirección sino sobre cómo conseguir que haya más. Y se están beneficiando de ello."

publicidad
publicidad
publicidad