Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EL SELECTIVO BAJA UN 1,42% HASTA LOS 8.267 PUNTOS

El Ibex-35 no pudo con los 8.400 y perdió los 8.300

El selectivo español aguantó prácticamente en tablas hasta las tres de la tarde, pero a partir de ahí entró en números rojos sin remedio. Al cierre, el indicador español retrocedía un 1,42%, hasta los 8.267 puntos. El PSI-20 de Lisboa lo hizo peor que el Ibex-35: retrocedió un 2,31%. Después se colocó el Ftse Mib de Milán, con una caída del 1,95%, mientras que el Dax alemán se dejó un 1,64%. El Cac 40 francés, mientras, perdió un 1,40%. 

Posiblemente estas caídas tuvieron lugar por el mal tono que presentaba Estados Unidos en la apertura. Al cierre de los mercados del Viejo Continente, los indicadores de Wall Street perdían más de un punto porcentual. Y ello porque los datos que se publicaron en Estados Unidos no fueron buenos. El índice manufacturero de Richmond cayó desde los 2 hasta los -4 puntos. El índice de confianza del consumidor que elabora la Conference Board se deterioró desde los 98,1 hasta los 92,2 puntos, cuando los analistas esperaban que se colocara en los 97,2 puntos. Además, los precios de la vivienda subieron algo menos de lo previsto por los analistas: en las veinte principales ciudades de EE.UU. avanzaron a un ritmo interanual del 5,74% en diciembre, frente a la subida del 5,80% que esperaban los expertos. 

Las cifras de hoy de Estados Unidos junto a las de ayer del sector industrial a nivel global son preocupantes, hacen pensar que la economía mundial se ralentiza más de lo esperado. Además, por la mañana conocimos el índice de confianza empresarial en Alemania, el Ifo, que también se colocó por debajo de lo previsto: retrocedió desde los 107,3 puntos hasta los 105,7, cuando los expertos esperaban que se colocara en los 106,8 puntos. La decepción vino sobre todo por el lado de las expectativas, dado que en la evaluación de la situación actual superó expectativas. 

Junto a los malos datos económicos, a las Bolsas también les afectaba que el precio del crudo volviera a bajar con fuerza. El barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 4%, hasta los 33,30 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 2,15%, hasta los 30,80 dólares. Eso, después de que el lunes registraran fortísimas subidas de entre un 5% y un 6%.

Además, en el ánimo de los inversores pesó la nueva devaluación del yuan que acometió la autoridad monetaria china, lo que volvió a introducir dudas sobre la situación económica del gigante asiático. China aún conserva potencial para desestabilizar la situación de los mercados globales. 

En el selectivo español, OHL encabezó los ascensos, con una revalorización del 6,85%. Después se colocó IAG, con una subida del 2%. Bankia, por su parte, ganó un 1,47% y ACS, un 1,31%. Amadeus, mientras, se anotó un 0,91%. Abertis fue el otro valor que esquivó los recortes, pero apenas logró cerrar la sesión en tablas. 

En negativo, ArcelorMittal fue el peor, con un descenso del 4,24%. Sacyr, Repsol y Acerinox registraron pérdidas de más de un 3%. BBVA, Indra, Acciona, Telefónica, Inditex y Merlin Properties retrocedieron más de un 2%. Popular y Sabadell se colocaron después, con un descenso de alrededor de un 1,85%. Bankinter, Enagás, el Santander y Gas Natural se dejaron alrededor de un 1,7%, mientras que Iberdrola perdió medio punto porcentual. 

En el Mercado Continuo, no hubo ningún valor más rentable que OHL. Después se colocó Lingotes, con una subida del 4,26%, mientras que Nicolás Correa se anotó cerca de un 4%. Reig Jofre, Tubos Reunidos, Talgo, Inypsa, Dogi y Colonial subieron más de un 3%. En rojo, el peor fue CAF, con un descenso del 4,92%. GAM, las acciones "A" de Abengoa y Tubacex también retrocedieron más de un 4%. 

En el mercado de divisas, el euro retrocedía al cierre un 0,10% con respecto al billete verde, con lo que se movía por encima del nivel de 1,10 unidades. La libra también continuaba a la baja con respecto al dólar: al término de la jornada europea caída medio punto porcentual.

Los activos más seguros atrajeron dinero. Por ejemplo, el oro: su precio subía un 1,15% al cierre, hasta los 1.222 dólares la onza. Aunque en el mercado de deuda hubo un poco de todo. La rentabilidad del bono español a diez años bajó desde el 1,68% hasta el 1,65%, quizás, ante la cercanía de la formación de Gobierno en España, dado que la rentabilidad de su comparable italiano subió desde el 1,52% hasta el 1,53%. El rendimiento de los títulos alemanes a diez años se mantuvo en el 0,18%. Con ello, la prima de riesgo de España se estrechó desde los 150 hasta los 146 puntos básicos. 

publicidad
publicidad