Vocento 15 años 16 de Diciembre, 21:20 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

START UP

QualityFry, los creadores de una freidora del siglo XXI, sin humos ni olores

Este proyecto, que cuenta con el sello de excelencia de la Comisión Europea, es una freidora automática destinada al sector de la restauración. Basta con apretar un botón y recoger el producto.

Cuenta Javier Fernández, el ingeniero fundador de Qualityfry, que la idea que le hizo obsesionarse con el mundo de la fritura fue un antiguo proyecto alemán para fabricar una máquina de «vending» que friera automáticamente una ración de patatas. Este invento fracasado suscitó su interés hasta tal punto que se dedicó durante varios años a ingeniar diferentes prototipos. Finalmente, en el año 2012 fundó una sociedad junto con otros inversores y se puso manos a la obra para utilizar «esas ideas y ese montón de horas de investigación» en la fabricación una freidora automática destinada al sector de la hostelería. El resultado es Fast Chef Elite, una máquina que consigue freír productos de muy diferentes características -dulces, salados, frescos o congelados- con una serie de características diferenciadoras respecto a cualquier otra freidora, según defiende Fernández. «La primera es que no libera ningún tipo de humo. Por tanto, permite su instalación en locales sin salida de humos. Lo segundo es que no produce olores ni mezcla sabores. Así, en el mismo aceite pueden freírse dos productos tan diferentes como churros y croquetas de bacalao a la vez. Otra cosa muy característica es que no puede arder y producir un incendio, ni quemar a la persona que está trabajando», asevera Fernández, quien añade que otra de las virtudes de la máquina es que el producto no sale muy engrasado y que avisa cuando el aceite ha acumulado demasiadas toxinas para seguir cocinando con él.

«Debido al sistema para eliminar olores y humos, conseguimos que el producto libere el agua que tiene, con lo cual el poro del producto se cierra antes de lo habitual y no permite que entre mucho aceite. El aceite sólo tiene la misión de hacer que el producto cruja», explica.

Empezaron a comercializar la máquina a finales de 2013 a un precio de 7.990 euros, aunque hay una política de descuentos en función de la tipología de cliente y del número de máquinas adquiridas. Ya la venden en países como Australia, Noruega y Francia, con varias compañías de restauración reconocidas entre su clientela como Mas Q Menos, el grupo Áreas y Sodexo. Además de la expansión internacional, en Qualityfry piensan ya en la fabricación futura de una máquina para cocinas grandes, otra doméstica y, finalmente, una máquina de «vending» como la que hizo que Javier Fernández soñara con montar Qualityfry.

Un proyecto reconocido en Europa

- El Ejecutivo comunitario concedió a este proyecto el sello de excelencia dentro del Programa Marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020, que pretende promover el liderazgo industrial en Europa y reforzar la base científica de proyectos empresariales.

- Inversores. La ronda inicial de financiación recabó unos 300.000 euros entre varios inversores agrupados en Fritojazz and Friends y Juan de Sala. Después, han entrado otros socios como Kereon Partners o Caixa Capital Risk. En total, la inversión en este proyecto se acerca a los 2 millones de euros. En cuanto a sus planes para alcanzar los números negros, Fernández lanza lo siguiente: «Este año lo terminaremos ya con break even».

- Un equipo cada vez mayor. Qualityfry está en plena expansión geográfica y también de crecimiento interno de la compañía, que ahora tiene 19 empleados. Entre sus previsiones, calculan vender unas 400 máquinas durante este año.

publicidad
publicidad
publicidad