18 de Febrero, 13:39 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

tendencias

Las marcas de puros se reinventan

finanzas.com

Rock, hip-hop, imagen vanguardista, celebrities, nuevas mezclas y sabores. Los fabricantes de cigarros premium centroamericanos adaptan su estética y mensaje a los nuevos tiempos para captar la atención de un público joven.

Calaveras rodeadas de dibujos tribales, escorpiones, letras góticas o grandes alas de halcón en las vitolas. Colores vivos en el packaging y contundente música de guitarra eléctrica en los vídeos promocionales. Pocos podrían imaginar que es de cigarros premium de lo que hablamos. Una estética nueva y revolucionaria que pisa con fuerza en Estados Unidos y que empieza a abrirse paso dentro de nuestras fronteras. Es la apuesta de las marcas de puros por romper con su tradicional imagen, asociada a un consumidor en edad madura, acomodada y momentos de consumo muy concreto. Los gustos de su target han cambiado y es algo que se percibe tanto por dentro -en la composición y características del tabaco- como por fuera.

La guerra contra el cigarrillo y sus componentes químicos ha dejado paso a un nuevo consumo del tabaco. A lo que algunos especialistas denominan el 'slow smoke'. Una fumada menos compulsiva, reflexiva y más espaciada en el tiempo. Los aficionados relacionan el encendido del puro con un momento muy concreto, en el que la degustación es determinante y, con ella, el estudio de sus peculiaridades y procedencia. En este escenario, el tabaco Centroamericano juega un papel clave. Países como Nicaragua, República Dominicana o Guatemala están ganando terreno y marcando tendencia gracias a la elaboración de un tabaco muy cuidado, reposado y variados matices. Y lo que es más importante, a un precio más asequible que el de otras denominaciones de mayor renombre.

"Muchos se sorprenderían de conocer la cantidad de gente que sólo consume puros y no son fumadores habituales. Dos o tres a la semana, o incluso al mes. Gente muy variopinta, de perfil socioeconómico muy variado, a la que le gusta probar cosas nuevas", explica Jorge Sánchez, estanquero. La observación de los hábitos y perfil de sus clientes le ha llevado a detectar un nicho de mercado en el público que cabalga entre la juventud y la madurez, al que busca satisfacer con la apertura de una cava en Cáceres especializada en este tipo de productos y que cuenta con novedades como una custodia en celdas privadas para que el consumidor conserve en condiciones óptimas sus adquisiciones.

En muchos establecimientos tabaqueros ya se puede comprobar lo anterior. Vitolas vanguardistas, colores llamativos y, sobre todo, precios mucho más asequibles tratándose de cigarros artesanos y con tabaco de calidad en comparación con denominaciones o procedencias que tradicionalmente han gozado de más peso. Se trata de toda una tendencia en ciernes. Una simple búsqueda en Internet arroja multitud de vídeos de catas y revisiones realizadas por "youtubers" que apenas sobrepasan la treintena. La mayoría son estadounidenses, país en el que además las 'celebrities' empiezan a dejarse ver con vitolas de grandes dimensiones, como Cepos 80. Rihanna, Kanye West o Michael Jordan son algunos de sus prescriptores. 

En España, de momento, el Asylum Schizo Hercule ya distribuye un 70 (28 mm de diámetro, 18 cms de largo y un tiempo estimado de fumada de 90 minutos). Una moda que no ha hecho más que empezar y que será cada vez más perceptible dentro de nuestras fronteras. "Los tiempos cambian, la imagen del consumidor de puros ha evolucionado, igual que sus consumidores. Tatuajes, rock o hip-hop, por ejemplo, son elementos con los que convivimos hoy en día. Las marcas que se han dado cuenta de que gente joven, con 'looks' urbanos, consumen cigarros. Este público cada vez es más numeroso y no debemos dejarlo fuera. Una vez más la sociedad va un paso por delante del mercado", explica Aitor Zapata, director de marketing de La Casa del Tabaco, importadora de referencia en España de puros premium de países centroamericanos. "Se trata de un target transgresor, de entre 25 y 40 años, con un espíritu rebelde, e inconformista pero al mismo tiempo exigente y con un alto conocimiento del producto", asegura. No es, por tanto, sólo fachada. Alta calidad, mezclas de sabores distintos a los de siempre y tabacos añejados durante mucho tiempo acompañan a esta evolución del sector para adaptarse a los nuevos tiempos.

publicidad
publicidad