Vocento 15 años 18 de Diciembre, 06:07 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

LA MAYOR CAÍDA DESDE AGOSTO

El Ibex-35 se desploma un 4,5% y cierra en los 8.100 puntos

Fortísima caída de los mercados de renta variable europeos. El Ibex-35 cerró la jornada con un descenso del 4,44%, para dar un último cambio en los 8.122 puntos, un nuevo mínimo anual en niveles que no veíamos desde 2013. Se trata de su mayor descenso desde el 24 de agosto de 2015, cuando perdió más de un 5%. 

El selectivo español comenzaba la jornada intentando defender el nivel de los 8.500 puntos, pero entró en números rojos a las nueve y media de la mañana, para ir incrementando las pérdidas a medida que pasaban las horas. Se aceleraron con la apertura de Wall Street, dado que sus índices empezaron el día con recortes de más de un 2%. El selectivo español, pues, terminó el día casi en sus mínimos intradiarios. Casi porque llegó a perforar el nivel de los 8.100 puntos. Estrictamente, el nivel más bajo del día se marcó en los 8.084 puntos. 

Pero el Ibex-35 no fue el único que sufrió fuertes descensos. Le ganó el Ftse Mib de Milán, que se dejó un 4,69%, mientras que el Dax alemán retrocedió un 3,30%. El PSI-20 de Lisboa y el Ftse 100 británico, perdieron un 2,80% y un 2,71%. 

Ningún valor del selectivo español cerró la jornada en verde. El que mejor se comportó fue Iberdrola y cerró la jornada con una caída del 1,59%. Después se colocó Enagás, con un descenso del 1,81%. A partir de ahí, todas las acciones sufrieron pérdidas de más de dos puntos porcentuales. Así, Red Eléctrica cayó un 2,59%, mientras que Mapfre retrocedió un 2,71% y Telefónica, Inditex y Endesa, alrededor de un 2,95%. Desde ahí, los valores del selectivo registraron pérdidas de más de un 3%. Así, Grifols se dejó un 3,11%, mientras que Bankinter perdió un 3,15%. Gas Natural y Aena se dejaron alrededor de un 3,25%. Acerinox, Indra y OHL perdieron alrededor de un 3,5%. 

El Popular fue el peor de todos los valores del Ibex-35, con un descenso del 7,32%. Inmediatamente después se colocó IAG, con una caída del 7,30%. También más de un 7% perdió ArcelorMittal. Casi siete puntos porcentuales retrocedieron Gamesa y Amadeus. Más de un 6% se dejaron Bankia, el Sabadell, Mediaset y CaixaBank. Casi seis puntos porcentuales perdieron Abertis y Repsol. Técnicas Reunidas se colocó después con un retroceso del 5,80%, casi igual que el que sufrió ACS. (Lea también: ¿Por qué esta nueva paliza a los bancos?)

En el Índice General de la Bolsa de Madrid sí hubo valores en verde. El que más subió fue Amper, con una revalorización del 4,42%. Después se colocó Naturhouse, que ganó un 1,96%. Funespaña y Ercrós ganaron más de un punto porcentual. Sólo un valor perdió más que el Popular: fue Coemac, que retrocedió un 8,82%. 

En el Eurostoxx 50, el valor que más cayó fue Deutsche Bank, que retrocedió un 9,50%. A continuación se colocaron Saint Gobain, Santander y Société Générale, que se dejaron más de un 6%. ING, Safran, Unicredito, BBVA, BNP Paribas y Airbus también perdieron más de un 5%. Ningún valor del selectivo paneuropeo se salvó de los recortes. El que mejor lo hizo fue LVMH y retrocedió un 0,65%. Münich Re, Danone y Engie fueron los únicos que bajaron menos de un punto porcentual. 

Los síntomas del mercado de deuda

El mercado de crédito está dando muy malos síntomas. El coste de los seguros contra el impago de las empresas de menor calidad crediticia de Estados Unidos subió a su nivel más alto desde el año 2012. Al mismo tiempo, subieron con fuerza las rentabilidades de los bonos de los países más endeudados de Europa: la de los títulos españoles a diez años subió desde el 1,65% hasta el 1,79%; la de sus comparables italianos, desde el 1,56% hasta el 1,72%; la de los portugueses, desde el 2,95% hasta el 3,23%. A cambio, bajó con mucha fuerza el rendimiento de los bonos alemanes a diez años: desde el 0,29% hasta el 0,23%. El dinero salió de los activos que considera de más riesgo para entrar en los más seguros. Con ello, las primas de riesgo de los títulos de la periferia se ampliaron: la de España, desde los 136 hasta los 157 puntos básicos; la de Italia, de los 127 hasta los 150 puntos básicos; la de Portugal, desde los 266 hasta los 301 puntos básicos.

Si utilizamos el mercado de deuda como termómetro de la salud económica global, los síntomas no son buenos. Sobre todo si tenemos en cuenta que en su plazo a dos años, los bonos franceses, alemanes, suecos, holandeses y suizos están en negativo (entre un -0,5% y -1%). Incluso los títulos a dos años españoles están en negativo. Los riesgos de recesión están creciendo y eso es lo que cotizan los bonos públicos y privados. El propio comportamiento de los mercados puede incrementar el riesgo de recesión, al transmitir a los consumidores la sensación de que entramos en una crisis,. lo que retraerá su gasto. Y el problema es que muchos expertos no ven un catalizador a corto plazo que haga que los mercados se den la vuelta, por lo que piensan que es prematuro decir que ya hayamos visto los mínimos en los mercados de renta variable. Y eso que el Ftse Mib de Milán cae ya un 23% en el año; el Dax alemán, un 16,42%; el Ibex-35, casi un 15% y el Cac 40 francés, más de un 12%. 

Esta situación en el mercado de deuda, la situación de China, además de la del petróleo han provocado que los estrategas hayan reducido sus objetivos de rentabilidad para las bolsas este año. Uno de los síntomas adicionales ha sido la publicación esta mañana del índice de confianza del inversor en la zona euro, que ha caído hasta su nivel más bajo en más de un año. 

El petróleo volvió a caer: el barril de Brent, de referencia en Europa, caía al cierre un 1,03%, hasta los 33,71 dólares; el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, bajaba un 1,75%, hasta los 30,35 dólares. Ello, debido al fracaso de las intenciones de Venezuela por llegar a un acuerdo de producción. Este fin de semana, el ministro saudí del petróleo, Ali al-Naimi, tuvo una reunión con su homólogo venezolano en Riad, pero en el comunicado posterior al encuentro, no mencionaron que se hubiera dado algún paso para "reparar" la situación del crudo en el mercado. 

A cambio, el oro subía un 1,77% al cierre de la sesión, para rozar el nivel de los 1.120 dólares. El oro vuelve a hacer valer su carácter de refugio. 

En el mercado de divisas, volatilidad. El euro comenzaba la sesión en el entorno de 1,1140 unidades, repuntó hasta superar el nivel de 1,1180 unidades, para caer por debajo del nivel de 1,11 a las dos de la tarde. Después, recuperó hasta llegar incluso a superar la cota de 1,1180 unidades.

publicidad
publicidad
publicidad